lee nuestro papel digital

Agroforestal

Piden adaptar el proyecto de las 40 horas laborales a las realidades del agro

Se adelantó un aumento de la cesantía en las regiones donde la agricultura se convierte en uno de los principales propulsores de desarrollo, situación que se atribuye al cambio en la legislación.


 Por Jorge Guzmán B.

am 3 0211
Las pequeñas y medianas empresas enfrentarían aún mayores dificultades para poder sobrellevar el aumento de costos que el cambio legislativo traería para las distintas actividades económicas.

Un gremio representante de la actividad agrícola a nivel nacional analizó las implicancias del proyecto de 40 horas laborales en el país, llegando a la conclusión de que las nuevas condiciones aumentarían los costos para los productores de los predios nacionales, razón por la que se propone generar consideraciones especiales para la actividad, en especial durante las temporadas de cosecha.

En el análisis del proyecto de ley, la Sociedad Nacional de Agricultura observó, respecto a las necesidades del sector que “la regulación de la jornada es un límite máximo, lo que no impide acuerdos individuales o colectivos por jornadas menores, lo que en la práctica ocurre. (Existe también la) posibilidad de interrumpir la jornada, tal como se aprobó para el sector turismo”. Otro imperativo agrícola indicado por el gremio consiste en la “posibilidad de extender jornadas diarias en épocas o situaciones específicas”. Lo anterior debido a que el “límite máximo de jornada es una limitante en épocas de cosecha, tratándose de productos perecibles, cuya época de maduración no depende de la voluntad del hombre”. “Lo mismo frente a situaciones excepcionales: Ejemplo: ante una lluvia o una helada, hay tareas necesarias para salvar la producción anual”, agregaron desde la SNA.

AUMENTO DE COSTOS IMPACTARÁ EN LA FRUTICULTURA NACIONAL

Entre los aspectos que el conjunto agrícola indicó que se deben considerar, se mencionó, inicialmente que “la disminución de la jornada no conlleva (a una) mayor productividad, sino que es resultado de esta última”. Como resultado de lo anterior, el conjunto de los productores de los predios nacionales concluyó que “la velocidad a la cual crece nuestra productividad es más lenta”. Sobre los efectos que el proyecto tendría sobre el empleo, la SNA calculó que una “disminución de 260 horas de trabajo al año por cada trabajador (es un) 11% menos de tiempo trabajado”. Esto acompañado por un “incremento real en las remuneraciones de un 11%. Esto es un costo adicional a la empresa: Que se transmitirá vía precio a los consumidores o, de no ser posible, se perderá competitividad” advertido por la asociación.

El proyecto de ley también fue criticado por el “incremento real en las remuneraciones de un 11%. Esto es un costo adicional a la empresa: que se transmitirá vía precio a los consumidores o, de no ser posible, se perderá competitividad”. Entre los efectos esperados desde la Sociedad Nacional de Agricultura, se prevé que aumentará la “cesantía en regiones donde la agricultura es el principal motor de desarrollo (y que aumentarán las) exigencias y presión sobre trabajadores para compensar la reducción de horas”. Con dichas condiciones, se auspicia una “difícil continuidad de pequeñas y medianas empresas que no podrán soportar el aumento de costos”. La Sociedad Nacional de Agricultura tomó los lineamientos de la Organización Internacional del Trabajo sobre la reducción de la jornada laboral.

PIDIERON CONSIDERACIONES ESPECIAL PARA EL AGRO EN EL PROYECTO

Debido al análisis anterior, la SNA entregó en la presentación sus propuestas para mejorar el proyecto, indicando que “la reducción de la jornada debe ser gradual (…) se propone la incorporación de una jornada especial de temporada para los trabajadores agrícolas (permanentes) y trabajadores agrícolas de temporada”. “Se propone que únicamente dentro de esta jornada especial de temporada siempre exista acuerdo formal de las partes”, continúa la presentación. El gremio indica también que “se propone incorporar una norma especial en el título de los trabajadores agrícolas (…) en el sentido que tampoco se consideren horas extraordinarias aquellas trabajadas en compensación de un permiso que haya sido acordado expresamente y de manera escrita por las partes”. La Sociedad Nacional de Agricultura indicó que “se propone introducir modificaciones a la distribución de jornada para el sector agrícola, en el sentido de que el máximo semanal del artículo 22 no pueda distribuirse en más de seis ni menos de cuatro días”. “Se propone regular especialmente y de mejor manera para el sector agrícola el concepto de fuerza mayor en la regulación de las horas extras ante situaciones excepcionales de la naturaleza”, continúa la presentación. El conjunto nacional agrícola planteó “la necesidad de incorporar la interrupción de jornada para los trabajadores agrícolas (y que) en las empresas con menos de cinco trabajadores (Agricultura Familiar Campesina), se propone gradualidad en la entrada en vigencia de la norma”.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
40 horas chileagro chile y proyecto 40 horasproyecto 40 horas chile
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes