lee nuestro papel digital

Salud

Trastornos de la conducta alimentaria en Chile: Experta se refiere a esta preocupante situación

Un estudio reciente dio cuenta que el 75 % de la población consultante por estos trastornos se encuentra entre los 10 y 25 años, un panorama que no ha sido mejorado con el transcurso de la pandemia por Covid-19.


 Por Nicolás Muñoz

weight-loss-scale-with-centimeter-top-view (1)
Imagen de jcomp en Freepik

La salud mental es un tema que ha adquirido cada vez más importancia dentro del país, por lo mismo, es que instituciones de educación superior, expertos y autoridades están constantemente dialogando en esta materia. Tal es el caso del documento publicado por la Pontificia Universidad Católica de Chile durante 2022, llamado ‘Trastornos de la conducta alimentaria en adolescentes chilenos: una epidemia silenciosa’, que buscó reactivar este debate.

Dentro de este artículo se evidencia que la pandemia por coronavirus ha tenido un impacto negativo en el bienestar psicológico de la población global y, en particular, en mujeres y jóvenes. Sin ir más lejos, se asegura que “el impacto en niños y adolescentes ha sido visualizado por grupos de trabajo en TCA, con un aumento de hasta un 66% en los ingresos hospitalarios por esta causa”.

A su vez, un estudio que recopila el documento da cuenta de que el “75% de la población consultante por TCA se encuentra entre los 10 y 25 años, con un preocupante 40% entre los 10 y 17 años, pudiendo objetivar un aumento de la consulta por esta causa durante los años 2019-2021, entre cuatro a cinco veces la de años previos”.

En ese sentido, diario La Tribuna conversó junto a María Consuelo Díaz, docente de Nutrición y Dietética de la Universidad San Sebastián, para conocer sus apreciaciones acerca de los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) en los adolescentes.

De acuerdo con la especialista, “los TCA son una agrupación de trastornos de origen mental, los cuales tienen una repercusión en la alimentación. Estos se definen por el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM5) y se describen como trastornos con consecuencias médicas de origen psicológico, social y funcional”.

Al ser consultada por el impacto que tienen estos trastornos en las personas jóvenes, la profesional explicó que: “Esto es complejo, ya que, efectivamente, los TCA son más frecuentes en adolescentes, entre los cuales podemos tener, por ejemplo, la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa, el trastorno por atracón, entre otros”.

En cuanto a los efectos que pueden tener estos problemas en el desarrollo de físico y mental de los pacientes, Díaz detalló que “las consecuencias en los adolescentes a nivel psicológico son muy fuertes, pero también podemos tener repercusiones a nivel metabólico, ya que la adolescencia es un periodo de alta vulnerabilidad nutricional, puesto que tenemos crecimiento exacerbado y desarrollo de la función reproductiva. Puede haber carencias de micronutrientes, vitaminas y minerales, las cuales también pueden tener repercusiones en la salud”.

DIAGNÓSTICO Y PREVENCIÓN

Además de detallar en qué consisten estos trastornos, la profesional recalcó los hábitos a los que se debe estar alerta. “Hace un tiempo se había detectado que estábamos teniendo ‘la tormenta perfecta’ para que las cifras de TCA aumenten, ya que por la pandemia tuvimos una serie de cambios en la vida. Una buena forma de que esto disminuya es cultivando los espacios de alimentación compartida con la familia”, afirmó.

“El encierro prolongado en dormitorios es un factor de riesgo para estos trastornos. Lo ideal es que la familia promueva conversaciones positivas sobre la imagen corporal (…) la idea de neutralizar, cuestionar o, incluso, rechazar prototipos de belleza impuestos por redes sociales y presentes en todas las plataformas que conocemos. Enfatizar, por ejemplo, que el cuerpo tiene que basarse en la salud. Tener conciencia de nuestro propio cuerpo y de ampliar el concepto de belleza”, agregó.

UN MENSAJE A LOS PADRES Y ADOLESCENTES

Según Díaz, en la adolescencia es la etapa en que más se presentan estos trastornos, pero se ha visto últimamente que cada vez se está presentando en edades más tempranas, lo que hace preocupar a padres de adolescentes. Por lo mismo, la entrevistada quiso dejar un mensaje a la comunidad.

“Es importante no normalizar este tipo de conductas, los TCA son una enfermedad, no es un proceso y es algo que no va a acabar sin el debido tratamiento. Muchas veces se piensa que esto es algo crónico, y la verdad es que se puede tratar con un buen pronóstico si se diagnostica a tiempo (…) Es relevante estar atento a grupos familiares cercanos y amigos, comer en familia es un buen momento para prevenir este tipo de conductas. Y también tener ojo con los comentarios, ojalá tener comentarios positivos y de neutralidad en relación al peso corporal, dejando un poco de lado esta medicina un poco peso centrista”, declaró la profesional en conversación con diario La Tribuna.

REVISA TAMBIÉN:


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Salud
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes