suscríbete al boletín diario

Salud

Desde imitadores hasta el calentamiento global amenazan a la miel de Biobío

Los productores advirtieron de una alta oferta de menor calidad, lo que merma el potencial de ventas.


 Por Jorge Guzmán

foto miel
La miel mejora la salud y fortalece el sistema inmunológico.

En el marco del pasado Día Mundial de la Miel, los apicultores de la zona reafirmaron las bondades de este producto. Se refirieron también a los riesgos que enfrentan con una alta oferta de menor calidad, que hoy merma el potencial de mercados y de compradores potenciales.

Guillermo Purrán, director de la Asociación de Apicultores de Callaqui, cuenta que el propósito de la organización es “ayudar al desarrollo de la comunidad, ya que no hay muchas fuentes laborales en la zona”.

Agregó que “la miel es lo que ha ayudado a paliar la baja actividad productiva y a conseguir fuentes de desarrollo económico a parte de la población que se ocupa en esta actividad”. Según Purrán, la miel “ayuda a la autonomía y permite mantener la zona rural”.

Lo anterior porque, al dedicarse al trabajo apícola, los pobladores de la zona rural tienen opciones que les “permiten mantenerse trabajando dentro de su comunidad”, y no verse en la necesidad de emigrar en busca de mejores alternativas fuera de su lugar de origen.

De hecho, el director de la Asociación de Apicultores de Callaqui cuenta que 21 familias son parte de la agrupación. “Es una tarea que se hereda de generación en generación”, dice. Y no solo esto, sino que “es un trabajo colaborativo” que une a las distintas familias de la zona a través del intercambio de experiencias.

“Hay personas que llevan años en la apicultura”, explica Purrán, que es dirigente del gremio apícola desde hace cuatro años. Pero cuenta que “hay personas que llevan años trabajando en esto. Muchos años antes, la gente trabajaba una apicultura tradicional, pero hoy por hoy, es más industrializada”

EL VALOR DE LA MIEL DE CALIDAD

El apicultor y presidente de Apicultores de Los Ángeles, Julio Beltrán, cuenta que el Día Mundial de la Miel “se instauró hace 10 años para difundir el consumo de este producto”. Pero hoy en día, también es un día para concientizar respecto a la importancia del consumo de “miel real”.

Beltrán asegura que “hoy hay mucha miel adulterada que hace mucho daño a la salud de las personas”. La miel adulterada, dice, es miel que “se altera con productos nocivos para la salud, lo que genera problemas graves”.

Es por lo anterior que en el marco del pasado Día Mundial de la Miel, y constantemente desde el movimiento de Apicultores de Los Ángeles, quieren “fomentar el consumo de miel real porque se tiende a usar por problemas de salud, y la miel adulterada no ayuda a superar los síntomas, por ejemplo, el malestar de un resfrío. Incluso podría empeorarlos, considerando que algunas mieles tienen azúcar procesada como ingrediente principal en su composición, lo que agrava los síntomas de algunas enfermedades”.

Además, comenta que la zona de Biobío es “particularmente productiva”. De hecho, según el líder del movimiento apícola de Los Ángeles, “la importancia de la zona para la producción de miel y el fomento de la actividad ha permitido un desarrollo permanente en la región”.

Lo anterior, según el vocero de Apicultores de Los Ángeles, porque “la tarea apícola ayuda a la productividad, impulsa cultivos frutales y genera importantes empleos en la zona”. Ello permite mejorar las cosechas y trabajos, pues “mientras más abejas se pongan en los cultivos, mejores resultados darán”.

LA IMPORTANCIA DE BIOBÍO

Carlos Railef, socio de la Asociación de Apicultores de Callaqui, también dice que la región “forma parte de un sector relevante en la producción de miel”. En Alto Biobío, la apicultura “ya es propia de la cultura; nuestros antepasados hacían miel, aunque de manera más natural”.

Railef dice que la producción de miel “se hereda a nivel familiar”. Y 24 familias forman parte de la asociación desde 2017. El vocero de la Asociación de Apicultores de Callaqui cuenta que “nuestros hijos se quedarán con la actividad en los próximos años. La apicultura es nuestra fuente de ingresos y seguirá siéndolo. Funciona seis meses al año, por lo que es nuestro modo de vivir”.

BENEFICIOS PARA LA SALUD

El apicultor callaquino también dice que una de las ventajas de la zona es que el 80% de la miel se hace de guindo santo, lo que la hace “muy buena para la salud. Este tipo de miel en especial sirve para fortalecer el sistema inmunológico y desintoxicar el cuerpo”.

Pero según el apicultor, la miel adulterada le ha hecho un gran daño al rubro. Eso y el cambio climático han disminuido las ventas de su producto natural porque “las épocas florales se acortan y la producción baja”.

Por esa misma razón es que los apicultores están trabajando en mantener lo mejor posible su entorno, para así poder conservar su actividad durante el mayor tiempo posible.     

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Apiculturaapicultura biobiomielmiel biobiomiel los angeles

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes