suscríbete al boletín diario

Política

Fica: “Desarticulamos un grupo que tenía armamento en Collipulli que coincidía con el armamento que participó de los atentados en Mulchén”

En materia política, defendió el trabajo del ministro del Interior, Víctor Pérez Varela, y apuntó a la oposición, usando las palabras “vergüenza” para referirse a las acusaciones constitucionales contra el jefe de gabinete de Piñera y contra el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich.


 Por Benjamín Ahumada

Fica

El gobernador de Biobío habló por primera vez de las pesquisas policiales que permitieron dar con parte de los responsables de ataques incendiarios en Collipulli y Mulchén, y también usó la palabra “víctima” para referirse a los camioneros y operadores atacados.

Para nadie es un misterio que el hito político de la llegada de Víctor Pérez al Ministerio del Interior y su visita inmediata a la zona de la violencia rural generó, en los violentistas, una escalada agresiva nunca antes vista en medio del conflicto.

Una niña de nueve años sufrió una herida a bala y quemaduras, un joven asesinado y ataques a maquinarias e inmuebles fueron solo parte del recrudecimiento de los ataques.

En paralelo, los camioneros hicieron lo suyo y también con un hombre muerto que, en medio de la paralización de seis días, fue catalogado, pese a ser atropellado por un colega, como un mártir.

Además, desde el mundo político, el Poder Legislativo otra vez volvió al ataque, pero ahora sorprendiendo a todos, pues con menos de dos meses en el cargo, ya acusaron constitucionalmente a Pérez.

Mientras los problemas locales se intentan solucionar con medidas tomadas en La Moneda, el gobernador de Biobío, Ignacio Fica, aterrizó la situación en nuestra provincia, recordando la existencia de la mesa de trabajo multidisciplinaria, demandada por contratistas, conductores y operadores para ser considerados como víctimas, pues hasta el día de hoy no lo son.
También para hablar de política y para contar buenas noticias en cuanto al trabajo policial, pues en esta mesa de trabajo, además de los gobernadores de Malleco y Biobío, están también las grandes empresas forestales y las policías.

No hubo filtros, tampoco se evadieron preguntas y, desde su posición, Fica fue transparente, criticando a los opositores que -a su juicio- mal usan las herramientas constitucionales y a aquellos que usan el nombre de la Nación Mapuche para lograr objetivos personales.

Gobernador ¿cómo quedó la mesa de trabajo después del paro de camioneros y del recrudecimiento de la violencia?

La mesa se mantiene firme. Sabemos que esta es una problemática que no vamos a solucionar en un par de semanas.

¿Las 13 demandas de los camioneros se trataban en la mesa o se sumaron tras el paro?

Gran parte de las demandas que tenían en su minuto los camioneros también se levantaron a través de esta mesa de trabajo y conversaciones que tenemos con ellos, hace ya cuatro meses (N. de R.: la mesa lleva cuatro reuniones de trabajo) y esperamos, también, a medida que avancen las reuniones, ir viendo los resultados.

Una de las principales demandas de los operadores y camioneros es que sean considerados víctimas de los ataques. ¿Eso avanza?

Estos son resultados que vamos a ir viendo en el tiempo. Ya tenemos algunos resultados y vamos a seguir trabajando las otras demandas de los trabajadores forestales, y la ventaja de esta mesa es que además del Gobierno y los trabajadores, también están invitadas las empresas, las mandantes.

¿Y es importante la presencia de las grandes empresas que decidieron invitarlas a la mesa?

Para solucionar la problemática de los trabajadores, que son los que sufren los hechos de violencia, necesitamos de todas las partes, y una parte importante es la empresa forestal.

Una de las principales críticas al trabajo de los gobiernos es que no hay avances en materia policial. Hay sensación de impunidad. ¿Qué pasa en nuestra provincia respecto del trabajo policial?

Hemos tenido avances que hay que destacar. Tuvimos procedimientos importantes en el sector de Collipulli y Ercilla, como en el sector de Mulchén. Eso también permitió desarticular un grupo que tenía armamento en Collipulli y que finalmente coincidía con el armamento que participó de los atentados en Mulchén a principios de año.

LA LLEGADA DE PÉREZ A LA MONEDA

La llegada de Víctor Pérez a Interior fue ruda. Es el tercer jefe del gabinete del Presidente Sebastián Piñera y, tras su nombramiento, el nivel de violencia aumentó, tanto desde quienes atacan, como de un grupo de víctimas con muertos y tomas de carreteras.

Le ha tocado duro a Pérez ¿Qué piensa de su gestión?

El ministro lleva poco más de dos meses en el cargo y le ha tocado vivir situaciones y desafíos bien complejos. Primero, lo que ocurre en la macro zona con un desafío que es mantener las líneas de trabajo, tanto con las policías como con los gremios y las empresas forestales y, por cierto, como Gobierno tenemos ese compromiso.

¿Y los camioneros?

A raíz de la violencia, vivimos la movilización de los camioneros, que también está asociada a los que son los hechos de violencia en la macro zona.

Pero ellos se tomaron las carreteras y el país casi vivió desabastecimiento. ¿Hubo mucha muñeca política para terminar con el paro o no?

El escenario que le ha tocado al ministro Pérez ha sido un escenario de mucho diálogo y de mucho trabajo, y acá seguimos convencidos como Gobierno de que aquí, para avanzar, necesitamos dialogar.

Y en el caso de la Nación Mapuche, a su juicio, ¿son los culpables de la violencia?


No. Muchas de las personas tratan de asociar la demanda étnica con los hechos de violencia; acá hay que ser sumamente claros, los violentistas son delincuentes y están haciendo este daño a la macro zona. Estos violentistas y delincuentes ni siquiera dañan al Gobierno, aquí con esto dañan a sus familias, a su entorno y a personas que no tienen responsabilidad en las demandas que dicen representar.


Pero, lo que se discute en el país es que los violentitas tienen apoyo, pero la realidad da cuenta de que hay familias que viven en el miedo, ¿qué sabe de eso?

Acá hay que generar las instancias de conversación, pero también necesitamos el apoyo de todos, porque yo entiendo que en muchos sectores del país, comunidades no denuncian, sabiendo quiénes son, por miedo, entonces, cuando se producen estas situaciones, cuando amedrentan a la comunidad, finalmente uno se da cuenta de que estos violentistas lo único que hacen es romper los liderazgos ancestrales que existen en esas comunidades, dañando y violentando a sus familias, y eso no tiene explicación, eso es delincuencia.

LAS ACUSACIONES CONSTITUCIONALES

En palabras muy simples, la acusación constitucional es una facultad del Poder Legislativo, especialmente de la Cámara de Diputados como fiscalizadora, que busca aclarar y responsabilizar el actuar del Gobierno en determinadas materias.

Su principal objetivo es velar por el bien de los chilenos evitando abusos del Poder Ejecutivo, o bien, evitar que un actuar negligente de este pueda dañar a los habitantes de la nación.

Una acusación constitucional solo tiene efectos políticos, como la salida de un ministro y su inhabilidad para ejercer cargos públicos por un determinado tiempo (Yasna Provoste fue acusada por su actuar en la Revolución Pingüina y, tras cumplir el tiempo, hoy es senadora).

No obstante lo anterior, una vez que un ministro es destituido por la sanción de Acusación Constitucional, pierde su fuero, por lo que se pueden buscar acciones civiles y penales contra él o ella, pero eso ya no es político.

La semana pasada acusaron constitucionalemente a Jaime Mañalich, antes al Ministro Pérez. ¿Qué opinión le parece el uso de esta herramienta constitucional?

Lo encuentro vergonzoso porque hoy estamos en una situación sumamente compleja. Necesitamos del apoyo de verdad. Estamos en un momento crítico que afecta al Estado y a las familias de Chile, entonces cuando algún grupo minoritario de nuestros parlamentarios, lo único que se preocupan es de hacer acusaciones constitucionales, a mí me gustaría en que esas personas ocupen su tiempo en cosas que son realmente necesarias y que realmente tienen su asevero en sus acusaciones.

Van varias acusaciones de los diputados con esta herramienta, la pregunta es: ¿hay tiempo para eso?


Me gustaría ver a nuestros parlamentarios en un rol más proactivo, constructivo y no tan destructivo. Por ejemplo, hay muchas demandas de las familias chilenas y me gustaría que se siguiera conversando en qué va a pasar con el sueldo mínimo, con las pensiones, con la reactivación económica.

Pero las acusaciones siguen, más allá de las interpretaciones que se hagan desde el gobierno…

Sabemos que la Acusación Constitucional contra el ministro Pérez, que lleva poco más de dos meses en el cargo, de verdad que no tiene ningún sentido, y aquí voy a usar un dicho que usaba mi abuelo: “no hagamos política pa’la gallá”, no tratemos de crear escenarios que no van a llegar a ningún puerto, trabajemos mejor por la gente.

Entonces ¿qué es lo que se debe hacer?

Hoy necesitamos el apoyo de la oposición, necesitamos el apoyo de Chile Vamos, aquí necesitamos el apoyo de todos para seguir avanzando, y mientras exista un grupo que quiera seguir destruyendo, quieren seguir haciendo zancadillas y aportillando, créame que los únicos perjudicados no son el Gobierno, son las personas y las familias de nuestro país.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
ficaGobernadorviolencia rural

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes