lee nuestro papel digital

Opinión

Ser


 Por Luis Rozas Mardones, psicólogo.

Luis Rozas Mardones

Hoy quiero llevarte a un recorrido por lo cotidiano, en donde dejamos que nuestras palabras o nuestros actos tomen el control. Las primeras, son la declaración intrínseca que hacemos habitualmente, respecto de cómo decimos ser o comportarnos, es la manera en la cual otros se forman una idea, basada en la autorreferencia, es decir la imagen que queremos mostrar.
Pero muy diferente a eso son nuestros actos, que reflejan realmente como somos. En esa constante búsqueda por ser mejores padres, mejores trabajadores, mejores amigos, mejores hermanos etc., nos convertimos en victimarios o víctimas de nuestras acciones y realmente ello es lo que nos muestra tal cual como somos, sin adornos.
Por eso, cuando tú quieres mostrarte al mundo, sólo te puedo responder que eres lo que haces y esa es una verdad tan grande como el mismo cielo.
Eres las veces que cediste el asiento en el bus; también eres todas las ocasiones que pediste eso, incorporando un “por favor” y cerrándolo con un sincero “gracias”.
Eres el que cuida genuinamente a su mascota, el que acarició a un perro callejero, el que le dio alimento o que lo recibió como un hijo más en casa.
Eres el papel en desuso, que guardaste por mucho tiempo en el bolsillo, para arrojarlo al basurero más cercano; el que ayudó en silencio y sin publicidad al necesitado, sin dudarlo.
Eres el que con gesto amable, saludaste diciendo buenos días; el que se despidió exclamando “que te vaya bien”, el que dijo, “llámame cuando llegues”, eres ese que le pones el alma a lo que haces y transformas tus sueños en realidad.
Eres, ese que respeta la fila para comprar, el que espera su turno o que cede su puesto a una persona anciana o enferma; el que cuando otros quitan la mirada o se van, ayuda desinteresadamente.
Eres también las propinas que dejas, el que devolvió el vuelto de más en el negocio o el que cumplió la promesa que hizo en alguna ocasión, dibujando la confianza y la esperanza en otro.
Eres, el que cuando amó, lo hizo con el corazón, el que dio lo mejor de sí; el que fue y es bondadoso, el que sigue tratando bien, a pesar de que no sean iguales con él.
Eres el que reconoce el mérito y éxito ajeno; el que enseña o el que aprende, el que confía en su gente y se entrega; el entusiasta o el que llena de alegría el mundo ajeno.
Eres feliz, porque así lo decidiste. No eres lo que aparentas, ni menos lo que opinan los demás… eres y siempre serás el esclavo de tus actos. Siempre serás lo que haces, más que lo que dices; tus palabras se las puede llevar el viento, pero tus actos…sí, tus actos, te retratan de pies a cabeza y son el recuerdo que dejarás en quienes te conocieron o están contigo… piénsalo y ¡Que tengas un día maravilloso!
Luis Rozas Mardones, psicólogo.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes