suscríbete al boletín diario

Opinión

Tenencia responsable de mascotas: del interludio al cambio cultural. (Parte I)  

Víctor Jara Parra. Jefe de Carrera Técnico en Veterinaria y Producción Pecuaria CFT Santo Tomás Los Ángeles.


 Por La Tribuna

05-03-2019_21-12-541__víctorjara.jpg

 “El resultado final de todo esto fue la promulgación de la Ley 21.020, o también conocida como “Ley Cholito”, una iniciativa levantada por movimientos animalistas que entrega un nuevo marco jurídico y que asegura que los animales de compañía no sufrieran maltratos”.

La muerte de un perro callejero en el año 2017 fue registrada en video y viralizado por redes sociales. Esto movilizó a muchas personas y puso en marcha una campaña que tenía por objetivo evitar la impunidad a las personas responsables de la muerte de un animal indefenso y que situaciones similares no se repitieran en el futuro.

El resultado final de todo esto fue la promulgación de la Ley 21.020, o también conocida como “Ley Cholito”, una iniciativa levantada por movimientos animalistas que entrega un nuevo marco jurídico y que asegura que los animales de compañía no sufrieran maltratos. Esta es más integral que la antigua ley 20.380 “Sobre protección animal”, la cual fue considerada como insuficiente en este caso, pese a que esta iniciativa permitió modificaciones en el código penal, de modo que se pudieron establecer penas de cárcel a quien fuera responsable de maltrato animal.

La pregunta que nos hacemos entonces es si esta nueva ley, con énfasis en los animales de compañía, ¿logrará evitar que situaciones como la de “Cholito” se repitan?

En lo inmediato, es difícil que esto sea posible y casos como “Cholito” van a ir apareciendo de menos a más. Las razones son evidentes, si analizamos la situación actual, a la luz de la nueva normativa.

Si hacemos memoria, en la declaración de los inculpados en la brutal muerte del perro abandonado del 2017, señalaron que recibieron un pago por una comerciante que se quejaba por el alto nivel de agresividad del canino sin dueño, lo cual, obviamente, era malo para su negocio. ¿Qué indica la nueva ley respecto de este tipo de animales? La verdad es que muy poco, salvo catalogarlos; ahora tenemos claridad con respecto a las diferencias entre un animal callejero y un animal abandonado.

La ley declara que serán organismos sin fines de lucro los que respondan por ellos, ya que las ordenanzas respecto de la aplicación de la ley que generen las municipalidades deberán considerar como aspectos mínimos el tema de educación, prevenir el abandono, esterilización masiva, registro e identificación y desincentivar la crianza. Además, especifica claramente que está prohibido el sacrificio de animales como método de control de la población.

Bajo este modelo, considerando que el gran problema de la tenencia responsable es la falta de una cultura de respeto hacia los animales de compañía, con un cambio cultural podríamos contar con una sociedad donde la tenencia de mascotas sea una conducta humana de perogrullo, de aquí a unos diez años más.

Sin embargo, si a una semana de aplicada la ley, no se había logrado aún que el 10% del total de las mascotas que se estima que existen en Chile hubiesen sido registradas, las expectativas respecto al deber que tenemos para con nuestras mascotas son bastante bajas.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes