suscríbete al boletín diario

Opinión

Todos estamos llamados a votar, sí todos

Verónica García Luarte. Directora de Educación Diferencial Universidad San Sebastián


 Por La Tribuna

Enfrentados a las elecciones, es necesario reflexionar sobre lo que significa la formación cívica y el desarrollo de competencias ciudadanas en los niños y jóvenes para fortalecer y asegurar la democracia como sistema de gobernabilidad y convivencia social.

 

Trabajar temas de formación ciudadana no es fácil, requiere de profesores capaces de vincular las materias con el ejercicio de la ciudadanía. Sin embargo, la formación inicial docente no considera explícitamente asignaturas dedicadas a contenidos y habilidades cívicas, por lo que habitualmente los recursos metodológicos que emplean los profesores se basan más en su experiencia de ejercicio ciudadano que en la formación académica recibida en la universidad, incorporando con ello un fuerte componente ideológico, sus propias narrativas y su visión  sobre lo que implica ser ciudadano y participar en  sociedad.

 

En un momento histórico que vive la globalización y en que los movimientos sociales se hacen eco de temas como la libertad, la transparencia, el respeto por las diferencias y el cuidado del medio ambiente, debemos ser capaces de ofrecer a  nuestros estudiantes educación cívica de calidad, basada en la información que les permita comprender y generar opinión, de manera crítica y constructiva, tomar decisiones que generen cambios positivos para la sociedad, defender sus ideales en un ejercicio permanente de tolerancia y transformarse así en personas activas, participantes y críticas. 

Ad portas de la próxima elección, vale recordar que la Ley Nº 18.700 garantiza que todos los ciudadanos y ciudadanas con derecho a sufragio mayor de 18 años puedan votar, pero teniendo presente el hecho que la abstención se ha instalado en el electorado, desde la educación es preciso hacer el mea culpa en torno a qué hemos hecho o cuánto hemos contribuido para que esto sea así o, al revés, qué no hemos hecho para cautivar y hacer conscientes a los jóvenes y adultos de hoy de la responsabilidad de cada uno en la construcción del país y, más aún, qué tenemos que hacer para que todos los niños y jóvenes crezcan y se desarrollen convencidos que su voto vale. Sí, el de todos, también el de aquellos que tienen discapacidad y que tanto tienen que aportar en la instalación de una visión de país que acoge y respeta las diferencias, que construye bajo el prisma de la accesibilidad universal y que no apela a la subsidiaridad para el ejercicio de sus derechos, porque estos están garantizados en las políticas públicas hechas para todos, con todos.

 

De esta forma, y como dice la campaña, todos estamos llamados a elegir el país que queremos y, quienes trabajamos en educación, a comprometernos de manera decidida y sostenida a educar y motivar la participación ciudadana responsable.

 

 

Verónica García Luarte.
Directora de Educación Diferencial
Universidad San Sebastián

 

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes