Regístrate Regístrate en nuestro newsletter
Radio San Cristobal 97.5 FM San Cristobal
Diario Papel digital
La Tribuna

"Mi chiquillo": El fotógrafo angelino que lleva más de 40 años en el rubro

por Sofía Meier Améstica

Se trata de Alejandro "Cano" Vásquez, quien hoy trabaja a las afueras del Registro Civil de Los Ángeles; capturando momentos y recuerdos de matrimonios y uniones civiles.

Fotografías Mi Chiquillo / La Tribuna

Alejandro "Cano" Vásquez Flores tiene más de 60 años y lleva 41 de estos con su cámara en mano trabajando para diferentes entidades angelinas. Hoy su oficina son las afueras del Registro Civil angelino, donde captura momentos importantes en la vida de la comunidad como matrimonios y uniones civiles. 

Sus 41 años en el rubro lo han llevado a trabajar en todos lados, no sólo en el registro civil, sino también en la propia Municipalidad de Los Ángeles, donde colaboraba tomando fotografías de los vehículos o vendedores ambulantes para la emisión de partes. "Coordiné también con muchas juntas vecinales, como Santa Fe y Millantú, también trabajé para Pata de Gallina, San Manuel, Renacer, La Candelaria y Virquenco" relató el fotógrafo. Esos y otros sectores más cercanos a Los Ángeles o dentro de la misma región del Biobío recibieron los servicios de don Alejandro. 

"Me dicen Canito o Mi Chiquillo (por el nombre que le da a sus servicios). Ya nadie me dice Alejandro, cuando ando en el centro me dicen 'no a ese no lo conocemos'. Pero cuando les cuentan que me dicen "mi chiquillo" me reconocen" cuenta Cano Vásquez. 

Cuando estuvo en la cárcel

"Estuve en la cárcel 8 años, pero no preso. Yo iba a hacer las fotografías (...) Pasaba todos los días lunes a las 8 de la mañana, para todos los ascensos de Gendarmería. Buenas comidas habían ahí, después me mandaban cargadito a la casa" recordó con nostalgia el fotógrafo. 

Es constantemente reconocido por las calles de Los Ángeles, sobre todo cuando pasa por la Vega: "Todo el mundo me saluda, todos me conocen por  'mi chiquillo'. He sido toda la vida amistoso con todo el mundo". Cuenta que incluso, cuando desde la municipalidad lo enviaban a partear, se le dificultaba muchísimo concretar la tarea, pues a muchos de ellos los conocía. 

Sus aventuras en el Registro Civil

Al trabajar en un lugar tan concurrido día a día, cuenta Vásquez que ha visto de todo. Recordando anécdotas, relata que incluso ha tomado fotografías de las mismas personas, pero con diferentes parejas. Pues en determinada fecha, contraían matrimonio con una mujer y pasado el poco tiempo, lo hacían con otra: "Una vez, cuando el registro estaba todavía en la Plaza de Armas, vino una pareja a casarse. El cabro tenía una relación con otra mujer: la hermana de una de las presentes. Y una mujer al verlos le decía 'qué lindo, qué lindo' y yo le pregunté, porque dije 'tan lindo que lo encontraron'. Y claro, me dijeron: 'este desgraciado, se viene a casar con otra, dejó embarazada a mi hermana"". En aquellos casos, Vásquez prefería no meterse en la pelea, porque si peleaban, el matrimonio se terminaba y por tanto, no pagarían el servicio. 

En otra oportunidad, lo llamaron para tomar fotografías en un matrimonio de una conocida familia, pues el novio trabaja en el Liceo Santa Rita. La novia le pidió bailar con él, pues notaba a su marido algo desanimado: "La chiquilla me dijo, que porqué yo no bailaba con ella, si era el fotógrafo. 'Bailemos un rato' me dijo. Yo accedí y después el novio se puso celoso conmigo y los cuñados me echaron". 

El servicio que entrega

El valor de la fotografía es de $3.000. Esto incluye la impresión, que puede ser retirada en el mismo Registro Civil o con previa coordinación en el centro de Los Ángeles. Puede ser contactado a través del teléfono 986971817 o 4436916902. Luego del servicio, Alejandro anota el teléfono celular de la persona y entrega un vale con el suyo, para coordinar la entrega. 

Su lucha contra la diabetes

Hoy Alejandro Vásquez padece de diabetes, enfermedad que casi le ha costado algunos de los dedos de sus pies. Sus colegas cuidan constantemente de él, pues en algunas oportunidades, este padecimiento no lo deja trabajar: "Me vienen a dejar a mi casa". Recuerda una oportunidad, en un 18 de septiembre, donde casi pierde sus dedos: "me empujaron mucho hacia adelante y se me reventaron. Del consultorio me dijeron que en el próximo control me los tendrían que cortar". Es aquí donde buscó un tratamiento alternativo, donde logró sanar y al llegar a control médico, le dijeron que "era un milagro". La señora Josefina aquí fue la milagrosa". 

Su relación con diario La Tribuna

El rubro de los fotógrafos es pequeño, cuenta Vásquez. Tanto así, que en algún minuto llegó a toparse con Alberto Zúñiga, quien fuera fotógrafo de La Tribuna durante mucho tiempo hasta su fallecimiento a comienzos del 2022. Se refiere a Zúñiga como su "pariente", debido a un parentesco civil que precisamente, los vinculaba como familia y a quien recuerda con mucho cariño. 

Síguenos: Google News
banner redes
banner redes banner redes banner redes banner redes banner redes

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a [email protected]

Contáctanos
La voz de la provincia AM

Más visto