sábado 07 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Los Ángeles

Enrique Curt Krause Lobos: pasión por el campo y la política

Este angelino ha dedicado la vida entera a la agricultura. Creció rodeado de animales, cultivos y el exquisito aroma del campo, hoy uno de los productores más grandes de la zona.


 Por GONZALO MELLER

03-08-2018_22-02-171__10.1

“Somos huasos de campo, bien criados y trabajados”. Con esta frase el consejero regional y empresario agrícola, Enrique Curt Krause Lobos, describe su amor por el campo y sus tradiciones.

El hombre, también se definió como una persona introvertida, amante del rodeo y el fútbol.

Su pasión por el campo lo ha llevado a ser pionero en técnicas  utilizadas para la agricultura local, las cuales no tienen impacto en el medio ambiente.

Sus ansias de ir más allá lo llevaron a traspasar las fronteras del fundo familiar. Hoy es presidente de la comisión de medio ambiente del Consejo Regional.

SU INFANCIA Y JUVENTUD

Enrique nació el 5 de marzo de1964. Sus padres son Carmen Lobos y Hugo Krause, quien falleció a los 68 años.

El empresario contó que inició sus estudios en el Colegio Alemán de Los Ángeles.

Sin embargo, cuando él tenía aproximadamente 6 años su familia pasó por un momento complicado. Les quitaron el campo y la casa donde vivían, por este motivo, debieron trasladarse a Concepción para seguir estudiando.

“Muchas cosas no me acuerdo pero sí las cosas importantes que te marcan la vida al final”, indicó.

Luego, en 1973, pudieron volver a Los Ángeles y así terminar la enseñanza media en el Liceo Alemán.

Cuando terminó el liceo, se trasladó a Concepción para estudiar  la carrera de técnico en electrónica, con mención industrial en Inacap.

Hizo su práctica en Asmar y trabajó dos años en los astilleros navales.

“De la empresa tengo muy lindos recuerdos. Se aprende mucho (…) hay toda una vida adentro”, indicó.

Cuando terminó su trabajo decidió volver a Los Ángeles y volcar su vida completamente a la agricultura.

LA VIDA EN EL CAMPO

Para el empresario, la vida en el campo no sólo significó trabajo sino que seguir con una tradición familiar de casi 100 años.

Su abuelo comenzó el rubro como agricultor en el sector El Arrayán de Los Ángeles, luego continuó su padre. Cuando falleció en 2007, Enrique debió continuar con la herencia.

Siguió con el trabajo agrícola orientado a la siembra de trigo, cebada, semilleros, entre otros.

Pero con algo no pudo continuar. Su gran tristeza ha sido cerrar la lechería, después de 90 años de funcionamiento.

El hombre indicó que tuvo que vender los animales porque los precios de la leche no daban para continuar con el rubro.

“Fue con grandes sentimientos encontrados, por tener que dejar un rubro que había comenzado mi abuelo de joven (…) es como abandonar un juguete que uno siempre ha querido en la vida”, aseguró.

CUIDADO DEL MEDIO AMBIENTE

Enrique recordó a su padre como una persona trabajadora y preocupada por la familia. De él aprendió todo lo que es la agricultura, en especial, el cuidado del medio ambiente.

“Los papás nos enseñan a uno lo que es la vida, lo que te depara el futuro”, aseveró.

El angelino recordó que su papá fue pionero en la materia. Siempre fue convirtiendo lo que se perdía del campo en material orgánico para el fundo e innovando en técnicas de riego.

“Nosotros no quemábamos nada ni un rastrojo, siempre todo se guardaba y reutilizaba en la cría de animales, en la reincorporación de esos rastrojos al suelo, incorporándole más materia orgánica”, señaló.

Su responsabilidad con la naturaleza se expandió de tal forma que llegó a ser el presidente de la comisión de medio ambiente de los consejeros regionales.

“El campo es vida, la agricultura es vida, un país sin agricultura no es nada. De ahí nos alimentamos, de ahí vivimos, la tierra nos enseña a vibrar”, indicó.

Sin embargo, uno de los temas que más le preocupa es el déficit hídrico en la zona.

“Ahora que no llueve, hay un déficit tremendo de lluvias y estoy preocupado porque qué vamos a hacer en el verano sin agua, sin río. Eso es preocupante para un agricultor”, aseguró.

Enrique atribuyó este problema a muchos factores, por ejemplo, el cambio de la forma de vivir. “Nos hemos despreocupado de lo que nos dice la naturaleza, solamente vivimos el día a día no más”.

También atribuye la crisis a la contaminación: “estamos dejando un país contaminado con plástico, con chatarra. No podemos seguir construyendo sobre los campos, estamos eliminando la agricultura y un país sin agricultura no es nada”, indicó.

VIAJES DE APRENDIZAJE

Su pasión por la agricultura y su hambre por aprender, lo ha llevado a realizar grandes viajes con el objetivo de buscar técnicas más modernas y avanzadas tecnológicamente.

Uno de sus grandes logros es ser innovadores en la hechura de pasto. Enrique relató que hace 6 o 7 años trajo de Europa maquinaria para hacer fardos redondos grandes, en la cual se procesa el pasto y se saca  mejor rendimiento a las faenas.

“De esta manera podemos tener alimentos de mejor calidad para nuestros animales”, señaló.

El empresario aseguró que estos métodos los ha ido conociendo en sus viajes. Por ejemplo, en China ha descubierto avances técnicos, electrónica, entre otros. Pero lo que más le ha llamado la atención es el cuidado por el campo.

“Allá se construye donde la tierra es mala, aquí construimos al revés. En la tierra buena hacemos casas”, aseguró.

Los viajes a otros países también le han dado espacio para reflexionar respecto a la necesidad de cuidar la tierra y el país.

“Tenemos que cuidar nuestra tierra porque aún es limpia, saludable, tenemos energías renovables. Tenemos que cuidar nuestro territorio porque es una maravilla”, finalizó.

LOS COSTOS DE LA COSECHA

Enrique indicó que su aporte a Los Ángeles se basa en la generación de empleos y la conciencia ecológica.

“No tenemos más aporte que seguir trabajando y aportar un poco en tecnología”, señaló.

Pero para él, la vida del agricultor no es sólo a color. Krause indicó que actualmente el trabajo se ha convertido en escala de grises.

El precio del trigo ha ido disminuyendo. El empresario señaló que el pago por el kilo de trigo bordea los 330 a 150 pesos. Sin embargo, en el supermercado el kilo de pan cuesta 1200 pesos.

“Las grandes empresas tratan de bajar sus costos, peros esos costos los baja solamente al agricultor. No los reducen de otra forma, ni en energía, ni la mano de obra, sino que al que produce el alimento”, argumentó.

También agregó que a partir de lo que les llega, que es el 10% del precio del pan, deben pagar sueldos y educar a sus hijos.

“Es complicado. No estamos cuidando la agricultura en ningún sentido”, finalizó.

SU VIDA POLÍTICA

Enrique Krause es consejero regional en la región del Bío Bío. En marzo de este año asumió el cargo junto al nombramiento de Sebastián Piñera.

En relación a su desempeño político indicó que está muy contento porque así puede tener una mayor cercanía con las personas, en especial con el mundo rural.

Sus objetivos son ir mejorando la calidad de la salud y solucionar la falta de agua potable en algunas zonas.

“Somos cinco consejeros y estamos trabajando muy unidos para traer mejores recursos para lo que es Bíobío”, aseguró.

Además señaló que han llevado adelante muchos proyectos para Los Ángeles y la provincia, sobre todo para las comunas más lejanas.

Pese a ello, uno de sus mayores desafíos es abrir más escuelas rurales, técnicas, agrícolas para enseñar a los jóvenes.

MANTENER LA IDENTIDAD AGRÍCOLA

Uno de los mayores desafíos de Enrique, es mantener la denominación de agroalimentación en la región del Bío Bío. Pero para lograrlo es necesario continuar con las tradiciones.

“Somos huasos de campo, bien criados y trabajados. Nos gusta el campo, el rodeo, la rayuela, el fútbol”, aseveró.

Como criado y educado en Los Ángeles, el empresario señaló que la ciudad tiene mucho futuro, pero ese potencial debe salir adelante.

A su juicio, los ojos deben estar puestos en la identidad agrícola. Se deben generar alimentos de calidad, que se necesiten a nivel mundial.

“La fineza la tenemos nosotros. Lo hemos aprendido por años. Somos agricultores mucho más tecnificados”, finalizó.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes