lee nuestra edición impresa

Finde

Breve historia del cuartel del Cuerpo de Bomberos

El característico edificio de los caballeros del fuego en la avenida Ricardo Vicuña tardó casi 15 años en materializarse e, incluso, estuvo a un paso de no llevarse a cabo.


 Por Juvenal Rivera

Hbb, Cuartel de Bomberos

Fueron 133 años pero se celebraron con bastante sobriedad. Un saludo del superintendente y el izamiento del pabellón frente al cuartel general, situado en la esquina de la avenida Ricardo Vicuña con O’Higgins, en el área céntrica de la ciudad. De esta manera, el Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles festejó – el pasado miércoles – el centésimo trigésimo tercer aniversario de su creación.

En efecto, fue un sábado en la noche del 24 de noviembre de 1888 cuando un grupo de influyentes vecinos dieron vida formal a la Primera Compañía del Cuerpo de Bomberos.

Sin embargo, su cuartel general – el mismo que desde su torreón domina una buena parte de la ciudad – data recién de 1953 y después de un complejo proceso de casi 15 años para hacerlo realidad.

Antes, la institución tuvo su base de operaciones por el lado sur de la avenida Ricardo Vicuña, casi al llegar a Los Carrera, en una casona de dos pisos que se mantiene en pie hasta nuestros días. Y mucho antes se instaló en calle Colón, entre Colo Colo y Rengo, coincidiendo con las zonas más pobladas de la ciudad.

Según la revista de Bomberos de Los Ángeles – editada en 1988 con motivo del centenario-, el 16 de junio de 1939 la institución adquirió el sitio del actual cuartel general. La decisión de compra fue realizada gracias a una gestión del superintendente de ese tiempo, Víctor Ríos Ruiz, y del comandante Luis Muñoz Pal. Ambos fueron reconocidos personajes en aquel tiempo y fue empujada por el terremoto de ese mismo año que afectó a buena parte de la zona centro sur, el cual hizo entender la necesidad de contar con un espacio adecuado para acudir a las emergencias.

El 22 de agosto de ese mismo año, el Directorio General acordó llamar a concurso para confeccionar los planos de la futura unidad. El 21 de enero de 1942 se contrataron los servicios del arquitecto Nivaldo Álamos – el profesional más influyente de la ciudad en materia arquitectónica – para que efectuara el anteproyecto, que finalmente fue aprobado en la sesión del 3 de febrero de 1943.

Sin embargo, el proyecto tuvo un impasse que estuvo a punto de tirar todo el trabajo por la borda. ¿Qué sucedió? El Plano Regulador de la ciudad contemplaba en la calle O’Higgins una franja de expropiación para construir en edificios de altura (sí, se pensaba en la construcción de estructuras de varios pisos de alto).

Fueron necesarias gestiones del más alto nivel para cambiar dicha norma y permitir que la ciudad contara con un Cuartel de Bomberos en ese lugar.

Finalmente, el edificio se construyó con aportes de la Corporación de Reconstrucción y Auxilio que, gracias a que el terremoto del ’39, hizo posible la entrega de 500 mil pesos a la institución.

Además, en mayo de 1940, la municipalidad autorizó a los bomberos que se utilizarán los fierros sacados de la demolición de la torre de la Parroquia de San Miguel, que estaba donde ahora se encuentra el Banco de Chile.

Al cabo, con diversos aportes de empresas, instituciones y de la comunidad angelina, se terminó la construcción de la obra, la cual se inauguró en 1953 con su característica torre.

En el último tiempo, el recinto fue sometido a profundas reparaciones debido a los daños ocasionados por el terremoto del 27 de febrero de 2010 y actualmente se encuentra plenamente operativo, aunque su atalaya – el mismo que dominaba toda el área poblada de la ciudad en ese entonces – ya no se encuentra operativo.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes