lee nuestra edición impresa

Noticias

La importancia de realizar denuncias formales en casos de contaminación

En el último tiempo se han ido acumulando reclamos sobre focos de intervención negativa del medioambiente, los cuales no terminan en fiscalizaciones debido a la inexistencia de denuncias formales.


 Por Nicolás Muñoz

SMA

Durante el último mes, han ingresado a diario La Tribuna diversas quejas sobre daños al medioambiente debido a la contaminación de esteros. Sin embargo, cuando los reclamos no pasan a ser denuncias formales, las situaciones, fuera de ser investigadas, se mantienen por largos periodos de tiempo en impunidad, provocando la impotencia de los ciudadanos.

Para conocer los procedimientos legales asociados al momento de denunciar, Juan Granzow, jefe regional de la Superintendencia del Medio Ambiente del Biobío, entregó información crucial acerca de cómo denunciar.

“Las denuncias deben ser hechas de manera formal, a través del portal de denuncias el cual se encuentra en la página web de la Superintendencia. A su vez, el sitio detalla cuáles son las denuncias que son las materias que son competencias de nosotros. Ya que no todas las denuncias ingresadas nos competen como Superintendencia de Medio Ambiente”, afirmó.

Con respecto a las características de la denuncia esta debe ser: “seria y responsable. La seriedad, en este caso, quiere decir que la descripción de los hechos sea precisa y correcta. Y con respecto a la responsabilidad, hace alusión a la identificación plena del denunciante”. No obstante, explicó que el nombre de la persona que denuncia no será de conocimiento público mientras transcurra la investigación.

Siguiendo con el proceso, una vez recibida la denuncia, el jefe regional explicó que el proceso contiene varias etapas: “En primer lugar se definen las estrategias complementarias junto a una visita al terreno. Luego, el proceso de fiscalización culmina con un informe técnico que emite las conclusiones respectivas. En el caso de encontrarse hallazgos susceptibles de hechos infraccionales, pasa al Departamento de Sanción y Cumplimiento donde un fiscal instructor realiza el análisis legal final y en función de los antecedentes recogidos, puede proceder a una formulación de cargos”.

Frente a esto “el denunciado tiene la opción de defenderse, o en su defecto, reconocer los cargos y bajo ciertas condiciones puede solicitar acogerse a un programa de cumplimiento, el cual busca que el denunciado, mediante acciones concretas, corrija la situación”. Sin embargo, en el caso de que no se cumpla este programa el denunciado arriesga una sanción directa, las cuales pueden involucrar multas de 1 a 1000 UTA en hechos leves, de 1001 a 5000 UTA en hechos graves y de 5001 a 10000 UTA en hechos gravísimos.

Por último, Juan Granzow declaró que: “es importante dejar en claro que el Estado tiene, evidentemente, equipos de fiscalizadores con distintas áreas de competencia, pero nunca van a haber suficientes para ver todos los puntos que puedan generar conflicto. Es ahí donde el ciudadano se vuelve relevante porque es él quien puede identificar episodios de contaminación y su denuncia para nosotros es muy importante”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes