suscríbete al boletín diario

Noticias

Convencionales del distrito 21 explican aumento de asignaciones

Vanessa Hoppe, Luis Barceló y Javier Fuchslocher precisaron que no hay un aumento en los sueldos, pero sí la posibilidad de contratar personal experto que sea un apoyo a la labor dentro del cuerpo colegiado.


 Por Juvenal Rivera

convencion constitucional

La Convención Constitucional, por 111 votos a favor, 37 en contra y seis abstenciones, aprobó aumentar a poco más de 4 millones de pesos las asignaciones para cada uno de los 155 integrantes del cuerpo colegiado.
Dicha determinación generó diversas críticas, partiendo por una parte de los convencionales de Vamos por Chile que votaron en contra de dicha determinación y por representantes de organizaciones sociales, que aseguraron que se debían dar señales de austeridad en el uso de los recursos públicos.

Sin embargo, tres de los cuatro convencionales del distrito 21 de Biobío – Vanessa Hoppe, Luis Barceló y Javier Fuchslocher – explicaron el trasfondo de dicha decisión.

VANESSA HOPPE: “USAREMOS LOS RECURSOS DE MEJOR MANERA”

La convencional Vanessa Hoppe también se refirió a la polémica por las asignaciones, asegurando que “se dijeron cosas que no son exactas ni ciertas. No nos estamos aumentando el salario, no vamos a recibir más recursos por el desempeño de nuestro trabajo. Ese nunca fue el objetivo”.

Según sus palabras, “el fin es tener más recursos para hacer un trabajo como corresponde. No basta con el constituyente. La labor que se puede hacer depende también de las personas con quienes vayamos a trabajar. Los asesores son importantes porque esta función es mucho más de lo que puede hacer un constitucional”.

Hoppe detalló que no hubo un aumento presupuestario sino que un traspaso de lo ya existente: “Lo que estaba para Bienes y Servicios se traspasó a al ítem de Asignaciones para tener un monto un poco mayor para asesorías”.

Además, se consideró un monto “para quienes tenemos que dejar nuestras casas y debemos trasladarnos a la capital por el tema de la centralización” y puso como ejemplo su propia experiencia personal: “Vivo con mi abuela que reside en Cañete y tengo que seguir haciéndose cargo de esa casa. A la vez, tengo que vivir en Santiago. De momento, a la Convención le sale mucho dinero porque nos envían a hoteles con contratos amarrados. Lo que queremos es usar de mejor manera esos recursos. Si ahora se gasta dinero en hoteles, lo que queremos es arrendar un departamento que sale mucho más económico y seguir haciendo nuestra labor”.

También Vanessa Hoppe recalcó que los mismos constituyentes aprobaron un comité externo de asignaciones, que integrarán expertos en la materia de la Contraloría y del Congreso. “Ellos nos pondrán exigencias para rendir los dineros. Incluso, aprobamos que todo debía rendirse y transparentarse. Lo que sea que se use tenga un respaldo. Las rendiciones van a ser revisadas por este comité externo y no será cuestión de poner cualquier boleta trucha. Debe llevar una fecha y una finalidad propia del ítem que se usa”, explicó.

BARCELÓ: “QUE NOS DEN EL BENEFICIO DE LA DUDA”

Luis Barceló, que fue elegido convencional constituyente en un cupo del PPD, también defendió la decisión del cuerpo colegiado sobre las asignaciones.

“La dieta de los convencionales no se ha aumentado. Eso no se ha tocado ni se va a tocar”, aclaró de entrada. A continuación, precisó que “el artículo 134 de la Constitución Política facultó a la misma convención para fijar los montos de las asignaciones que, en forma provisoria, fueron establecidos en un monto de 1 millón 580 mil para comenzar y que se podía aumentar si era necesario.

A todas luces, fue necesario aumentarla porque se necesita contratar asesores”.

Puso como ejemplo que “si conversamos sobre temas importantes como el régimen medioambiental que regirá al país en los próximos 40 años, si queremos redactar los principios que regirán y darán seguridad que vamos a colaborar en disminuir la contaminación ambiental, necesitamos buena asesoría”.

Según Barceló, “ese tipo de insumos es elaborado por especialistas que tienen alto grado de formación académica. Eso se paga y con el millón 580 mil pesos atribuido en un principio, no alcanzaba para cubrir ese gasto y otros más”.

A su juicio, “acá hay una campaña de un sector político, muy minoritario” y afirmó que, a diferencia de algunos sectores que tienen una base de respaldo en universidades, colectividades y centros de estudio, “hay mucho convencional independiente que no tiene la formación jurídica para entender los conceptos en la redacción de un cambio constitucional y que necesita una asesoría de calidad”.

También puso de relieve el rol del comité externo de asignaciones que, bajo los principios de suficiencia, proporcionalidad, transparencia y austeridad, “no le dará el pase a gastos que no estén justificados bajo estos principios”.

“Las experiencias anteriores de platas malavenidas en el Congreso o en todas las defraudaciones del Ejército, Carabineros y en general, del mundo público, nos está pasando la cuenta a nosotros antes que empecemos a funcionar. Por lo menos, que nos den el beneficio de la duda”.

“Cada constituyente tiene un tope para gastar, pero le puedo asegurar que será mucho menor” y aseguró que aunque “puede haber un desaguisado pero eso forma parte de las responsabilidades personales tenemos una normativa para evitar que el gasto esté al arbitrio de cada quien”.

FUCHSLOCHER: “DEBEMOS TENER UN EQUIPO DE CONFIANZA”

Al respecto, el convencional constituyente Javier Fuchslocher, en conversación con radio San Cristóbal, se refirió al aumento de los recursos en materia de asignaciones.

En ese marco, recalcó que la determinación no significa que los convencionales tuvieran un aumento de sueldo propiamente tal, explicando que “la comisión de presupuesto reorganizó los recursos que tenía a su disposición. Esto no significa un alza en los sueldos, que son las dietas de los convencionales porque el sueldo viene regulado por la Constitución y por la Reforma Constitucional. Por lo tanto ningún convencional ha decidido aumentar eso”.

Según sus propias palabras, “lo que se aumentó y se redistribuyó es la mantención para que los convencionales puedan estar en Santiago, trabajando de manera presencial y así evitar el gasto excesivo en hotelería o en traslados, sino que cada convencional tenga un viático que sea rendible, y que va a permitir que ahora tengan recursos para que puedan estar acá, sobre todo para aquellos que son de regiones extremas donde los gastos de traslado son mayores”.

En esa misma línea profundizó que “este concepto no está ajeno al funcionamiento de las instituciones. Hoy en día muchos funcionarios de la administración pública reciben efectivamente viáticos para estar en regiones y cumplir su tarea, por lo tanto, no es nada que esté ajeno a la norma y que sea algo excepcional de la Convención”.

Fuchslocher sostuvo que lo importante es que, desde la perspectiva amplia, “así se reducen los costos de la Convención para que los constituyentes de regiones estén en Santiago. Se puede trabajar de manera telemática pero hay que estar acá para tener un mejor trabajo y estar más compenetrado con el trabajo que se está realizando”.

A su juicio, “cuando pedimos el proceso constituyente, la idea fue que todos los sectores de la sociedad pudieran estar representados con personas que no fueran expertas pero que participaran de la ciencia jurídica. Gran parte de la convención no tiene experticia jurídica pero tiene la capacidad de dar un sello territorial a esta instancia tan importante. Por eso, es importante – por un estándar de equidad – tener recursos para contratar a un abogado y si se quiere presentar una moción, que ese profesional lo traduzca en un lenguaje técnico”.

Al cabo, afirmó, “en un estándar bastante austero, se trata de tener un equipo de apoyo de confianza. Cada convencional debe tener un equipo de confianza que lo respalde y que le permita también tener un vínculo con el territorio”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes