suscríbete al boletín diario

Bienestar

Angelino quiere seguir con el legado de Claudio Valdés “El Gitano”

Matías Álvarez, de 19 años, tiene un registro similar al artista angelino, que falleció en un accidente de tránsito.


 Por Patricio Gallegos

La primera vez que vi a Matías Álvarez fue el lunes 26 de julio. Para muchos no dice nada, pero esa mañana se estaba llevando a cabo el velorio de Claudio Valdés, quien perdió la vida en un accidente de tránsito junto a su polola y un amigo de 24 años, que murió en hospital Las Higueras.

Mientras en esa fría mañana se veían imágenes de dolor y tristeza de la familia del cantante urbano, el joven angelino de 19 años estaba con una guitarra entonando las canciones que “El Gitano” había logrado componer.

Ese mismo día lo entrevisté y le pregunté por qué había estado ahí, a lo que respondió: “más que nada le cantó a él porque me chocó el tema; me partió el alma y siempre me va a quedar marcado en la vida porque teníamos muchas cosas en común, sobre todo en lo musical”.

En esa misma ocasión me dijo que en el funeral pretendía cantar con la guitarra de Valdés, lo que después cumplió junto a familiares y amigos que llegaron a despedir a “El Gitano”.

Pasaron los días y el equipo técnico de radio San Cristóbal 97,5 FM (Daniel Pérez y Nicolás Mayorga) me contó que habían contactado a Matías Álvarez para una entrevista, y el joven de 19 años estaba interesado en dar su testimonio y contar su propia historia.  

El día viernes, pasadas las 16 horas, cuando hacíamos un alto en la transmisión habitual de San Cristóbal para presentar a un artista local, lo primero que señaló fue: “mi nombre artístico es Hmgipsy; es mi nombre, Héctor Matías, y gipsy es gitano”.

¿Por qué te dedicaste a la música?

Bueno, cuando yo tenía aproximadamente nueve años, cuando con mi hermano mayor, que está privado de libertad, cantaba en los buses y yo lo miraba y quería hacer lo que él hacía, sin saber nada de música, sin saber tocar una guitarra. Pasó el tiempo y mi hermano en sus tocatas; yo lo acompañaba y de ahí que le agarré el gustito, cuando él me miraba, cuando tocaba y yo comencé a sentir la música. Y después de eso cantamos en el Liceo Industrial y ahí fue cuando comencé a ver el tema de los micrófonos, el audio, y me gustó como se escuchaba.

Pasó el tiempo y cantábamos en los buses, me enseñó a tocar guitarra, me acuerdo que se enojaba porque no aprendía, pero de a poco le agarré ritmo a la guitarra y le comencé a tomar gustito a la voz, y así comencé a ver que la gente decía: “mira, ese chiquito que canta bien y la dupla que la hacen bien”. La gente me decía que siguiera, después mi hermano cayó privado de libertad y tuve que seguir solito. Igual fue algo fuerte para mí, pero eso me dio más fuerzas para hacer lo que me gusta a mí y lo que me dejó él.

¿Cómo conociste a Claudio Valdés?  

Yo lo conocí un día en las piscinas municipales. Me estaba bañando y de repente escucho, ¡oye, “El Gitano”! Y pensé que lo decían por mí, y miro para el lado y estaba él, todos sacando fotos. Yo llegué al lado de él y nos saludamos, y me dijo qué hacía. Le conté que me gustaba la música que él hacía. Siempre he seguido la música gitana y me pidió que le cantara, para creerme. Canté y comenzó a decir “olé, olé”. Le gustó y me dijo que tenía un futuro asegurado porque cantaba superbién y porque tenía el registro gitano.

¿Qué estabas haciendo cuando te avisan de la muerte de “El Gitano”?

Estaba compartiendo con mi familia en un cumpleaños, pero pasó que yo tenía mi celular perdido, y cuando lo encontré tenía miles de llamadas, me preocupé y en una de esas llamadas contesté, y me dicen: “Matías, ‘El Gitano’ está grave, está en el hospital, creo que falleció”. Yo no podía creerlo y después de eso me dijeron que había fallecido en un accidente vehicular. Yo no lo podía creer, habíamos hablado hace poco, teníamos proyectos, iba a venir a Los Ángeles.

De lo que me acuerdo, le pedí a mi polola que me fuera a buscar. Mi familia me dijo que me acompañaba al funeral y cuando me dijeron que el velorio era en tal parte, recién vine asimilar que había muerto, porque yo quería creer que estaba en el hospital.

¿Te gustaría llevar el legado de “El Gitano”?

Totalmente. Quiero ser yo y el Claudio para ir los dos de la mano porque sería lo más bonito para mí. Es lo que tengo en mente, por si algún productor quiere juntar las voces y hacer un reconocimiento bonito para toda la vida. Quiero dejar huella en la música, sobre todo por Claudio. Él ha sido un pilar fundamental en mi vida.

¿Cómo crees que fue el trato que tuvo Claudio en su funeral?

Personalmente, estuvo todo muy lindo. Yo siento que fue como él quiso siempre que lo despidieran. Quizás hubo algunos medios de comunicación que hicieron críticas, que decían que ahora cómo que venía la familia, y son cosas que hacen daño y que van a marcar para toda la vida a sus más cercanos.

Hay que señalar que Matías entonó varias canciones en los estudios de San Cristóbal, como, por ejemplo: “Madre” y “Vete de aquí”, temas que marcaron la vida del joven de 29 años. Si quieres ver la entrevista completa, entra al Facebook del diario La Tribuna y busca “Claudio Valdés: El legado”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
el gitanoHmgipsyLa TribunaLos ÁngelesMatías Álvarez

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes