lee nuestro papel digital

Identidad

Municipio de Tucapel pidió ampliar comodato para iniciar plan de recuperación de fuerte San Diego

Aunque el Ministerio de Bienes Nacionales cedió el recinto por cinco años, la búsqueda de financiamiento público obliga a extender dicho periodo para ejecutar las acciones tendientes a recuperar ese espacio patrimonial y convertirlo en una atracción turística.


 Por Juvenal Rivera

13, plano fuerte San Diego-4

Aunque a fines de 2020, la Municipalidad de Tucapel recibió el comodato del fuerte San Diego, de 3,5 hectáreas, para llevar a cabo un plan de recuperación y hermoseamiento del recinto histórico, el proyecto ha tenido un compás de espera por la solicitud para ampliar el tiempo de concesión.

En principio, dicho traspaso – realizado por el Ministerio de Bienes Nacionales – fue realizado a un plazo de cinco años. Sin embargo, de acuerdo a lo explicado por el propio alcalde tucapelino, Jaime Veloso Jara, ese tiempo limitaba el acceso a los canales de financiamiento público.

“Por los tipos de fondos estatales, pedimos al Ministerio de Bienes Nacionales que se hiciera a más largo plazo. Ya ha habido conversaciones con el senador Enrique van Rysselberghe y el propio ministerio”, detalló la autoridad.

De acuerdo a sus estimaciones, el proceso – que está en trámite en Santiago – debiera concluir en 2003, luego de lo cual “debe postularse a un fondo de arte y cultura”.

En ese marco, precisó que la iniciativa se llevará a cabo por etapas. La primera sería la construcción de un cierre perimetral y la segunda es la recreación del fuerte propiamente tal.

Jaime Veloso recalcó que “el fuerte de Tucapel es uno de los hitos de mayor identidad en la comuna”, razón por la cual se ha considerado un plan de recuperación integral para recuperar la infraestructura, restaurarla, ponerle iluminación, placas y estructuras conmemorativas.

Esta acción se produce ad portas que la fortificación de la época colonial cumpla los 300 años de su emplazamiento para controlar los movimientos en el valle del Laja, en la margen norte del río del mismo nombre.

300 AÑOS DE HISTORIA

De acuerdo a la información disponible en el sitio web del Consejo de Monumentos Nacionales, el fuerte de San Diego de Tucapel o Tucapel de Laja es una construcción defensiva que originalmente se emplazó donde actualmente está la ciudad de Cañete (provincia de Arauco).

Sin embargo, en 1724 fue trasladada a la zona precordillerana, en la ribera norte del río Laja, para dominar una amplia extensión del valle del mismo nombre, a 18 leguas del Biobío y a 12 de Antuco. En sus cercanías se fundó la villa de Tucapel.

EL artífice de dicho poblamiento fue el gobernador Gabriel Cano de Aponte, a partir de los acuerdos del Parlamento General de ese mismo año.

Un plano del año 1758 lo muestra situado en una colina. Contaba con cuatro baluartes, foso y muros de cantería y barro. Poseía una guardia principal, cuarteles, casas para el comandante, el cura y los oficiales, iglesia, cocinas, casas para soldados y otras dependencias menores.

Un reconocimiento de 1762 describe su estado como ruinoso. Sin embargo, dos años después, un plano lo muestra como un recinto regular, con sus cortinas, baluartes y fosos, y 21 edificios interiores que se asemejan al plano anterior.

Gabriel Guarda indica en su libro “Flandes Indiano: Fortificaciones el Reino de Chile” que para 1793 se encuentra rodeado de un foso profundo y con una nueva villa en sus cercanías. Los planos posteriores, señala, repiten el esquema pero con pequeñas variaciones. En 1796, 1798 y 1800, el fuerte se siguió refaccionando en sus construcciones y defensas.

En 1944, el recinto se entregó a Carabineros de Chile por parte del Ministerio de Tierras y Colonización para que la institución se encargara de su mantención y administración.

El Fuerte fue declarado Monumento Histórico en 1972. Una prospección arqueológica realizada seis años más tarde en el lugar por un grupo de especialistas de la Universidad de Chile, confirmó que la planta de la fortificación tenía 173,2 metros por lado, equivalente a 200 varas castellanas; y que su iglesia era de 16,20 por 28,76 metros, con crucero. En la actualidad, sólo quedan ruinas.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
comodatoFuerte San DiegomejoramientoMonumento HistóricoMunicipalidad de TucapellReconstruccióntucapel
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes