lee nuestro papel digital

Equidad de Género

Llaman a involucrarse en la erradicación de la violencia simbólica

A nivel mundial se trabajan diversas iniciativas con el objetivo de promover una sociedad más equitativa e igualitaria en cuanto a la eliminación de la violencia que sufren las mujeres en diferentes contextos.


 Por Glenda Ahumada

violencia contra la mujer

En 1999 la Asamblea General de Naciones Unidas declaró el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.  La fecha fue elegida en conmemoración de la muerte de Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, activistas políticas de República Dominicana, asesinadas por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo en 1960.

Las cifras de violencia que sufren las mujeres y niñas dan cuenta de que un 88% ha sido acosada sexualmente alguna vez en su vida, según la encuesta Corporación Humanas del año 2016. 

Mientras que una de cada diez mujeres y niñas de entre 15 y 19 años fueron objeto de violencia sexual o física ejercida por la pareja en el último año, de acuerdo al Panorama de Género, ONU Mujeres, 2022. 

Este mismo informe indica que la mitad de las mujeres se sintieron inseguras al caminar solas por la noche en zonas urbanas, y la evidencia afirma que hubo una escalada de la violencia y el acoso durante la pandemia.

En el plano laboral las mujeres realizan solo dos de cada 10 trabajos en el campo de la ciencia, la ingeniería, y las tecnologías de la información y las comunicaciones alrededor del mundo.

Las mujeres conforman sólo el 16,5% de los inventores asociados a una patente.  Por otro lado, más de 380 millones de mujeres y niñas viven en la pobreza extrema con menos de 1,9 dólares al día, según información entregada por ONU Mujeres en 2022.

Con dichos antecedentes se esclarece que existen múltiples manifestaciones de violencia en contra de mujeres y niñas, hay violencia física, psicológica, sexual, económica y destaca una, la simbólica.

LA VIOLENCIA INVISIBLE

En conversación con diario La Tribuna, Carmen Claudia Acuña, doctora en ciencias sociales de Universidad de Chile, socióloga y delegada de la Dirección de Equidad de Género y Diversidad Sexual de la Universidad de Concepción campus Los Ángeles, se refirió a este tipo de violencia que muchas veces pasa desapercibida.

La violencia simbólica es tan invisible para la sociedad que al naturalizar este acto se hace complejo erradicar conductas violentas.

La profesional explicó que “un sociólogo francés (Pierre Bourdieu describe la violencia simbólica como insensible e invisible para las propias víctimas. Se ejerce frecuentemente a través de la comunicación, el conocimiento, el desconocimiento, el reconocimiento y en sentimientos”.

Algunas manifestaciones de este tipo de violencia se evidencian cuando se asocian roles de cuidado, o de limpieza, en estereotipos sexistas, no reconocimiento del aporte que realizan mujeres o criticar constantemente aspectos que deberían “mejorar” para encajar.

“Todos los tipos de violencia que sufren mujeres y niñas dejan huellas, algunas se ven y otras no, pero en todas se ve afectada la autoestima y la forma en la que la mujer se percibe a sí misma”, señaló la doctora en ciencias sociales sobre los efectos que tienen actos violentos sobre las víctimas.

“En la sociedad actual se ha normalizado que las mujeres vivan en contexto de temor, se nos enseña a ser precavidas, a avisar si llegamos bien a algún lugar, a dar la patente del vehículo en que nos movilizamos, no caminar por ciertos lugares, no vestirse de ciertas maneras, por lo que constantemente vivimos situaciones de riesgo en la calle, en la micro, en la escuela, en el trabajo, y casi siempre, a puertas cerradas en el hogar”, señaló la doctora.

En cuanto a integrar acciones que resulten beneficiosas para erradicar la violencia, la socióloga indicó que: “Una de las tareas que ha tomado fuerza las últimas décadas es amplificar esta problemática de la violencia contra las mujeres a distintas instituciones y ámbitos de la vida y no solo a un ministerio o espacio exclusivo de mujeres”.

En ese sentido, una práctica que destacó la profesional que aporta para la erradicación de la violencia simbólica es el cuestionamiento.

Si bien es cierto, los hombres ejercen en su mayoría la violencia de género, sin embargo hay mujeres que naturalizan los estereotipos y malas prácticas, ya sea por aspectos culturales, educacionales o decisión propia.

En este punto, el cuestionarse, desaprender, empatizar y reinventarse son conceptos claves para conseguir una sociedad más justa, equitativa e igualitaria en cuanto al género.

El cambio no puede ser instantáneo, pero mientras más personas se involucren e interesen en hacer propia la problemática de la violencia, las mujeres irán recuperando espacios, que para el desarrollo óptimo y pleno de una persona son fundamentales.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
25 de noviembreConmemoración del Día de la No Violencia contra las Mujeresdía de la No Violencia contra las MujeresNo a la Violencia contra las Mujeres
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes