suscríbete al boletín diario

Editorial

2019: El año de las protestas


 Por La Tribuna

Sebastián Carrizo
Editor general de La Tribuna

No es alejada de la realidad la afirmación con que parte esta columna: la provincia que inició este año el 1 de enero es muy diferente a la que lo termina en estos últimos días de 2019. El cambio ha sido a nivel de país, y la provincia no está alejada de eso; una sensación de un país que acaba este calendario más consciente de sus deficiencias y de los problemas que viven nuestros compatriotas en todo ámbito. Más dividido, también.

Mientras el país se prepara para comenzar a conocer los efectos económicos que traerá consigo los meses de violencia en las calles, la provincia puede decir que ya vivía esos estragos en plena “normalidad”. Los economistas concuerdan en que el desempleo llegará a los dos dígitos, algo que nuestra zona vivimos durante todo el año, que ni siquiera fue matizado por los empleos estacionales de verano. Los 10 puntos nos acompañaron todos los meses.

Por eso se recibió tan bien la noticia de las obras públicas que se llevarían a cabo en la provincia, como el Estadio de Los Ángeles, la ruta Nahuelbuta o el Aeropuerto María Dolores. La promesa de trabajo ayudó a mejorar el ánimo durante los primeros meses del 2019.

Pero las alarmas siguieron latentes: una dura temporada de incendios forestales, una contaminación en invierno que parece no tener límites pese a la entrada en vigencia del Plan de Descontaminación y el grave déficit hídrico que azota a la región y al país. Esos fantasmas, lamentablemente, tienen toda la intención de acompañarnos también en 2020.

A finales de mayo, el tornado. Ese era el hito que marcaría el año hasta el estallido social de octubre. Un golpe de la naturaleza que hasta ese entonces era desconocido en nuestro país y que obligó a responder con lo que se tenía a mano, afortunadamente con gran efectividad. Todavía quedan algunos problemas, pero se pudieron sacar cuentas y prever un fenómeno similar para el próximo invierno.

Lo que no tiene tan buena cara es el invierno en la alta cordillera. Allá, a pesar de que se advierte tempranamente, los meses fríos azotan con todo, dejando miles de familias aisladas y animales muertos. Los problemas, se sabe, van más allá de un simple aviso o un aprovisionamiento temprano; en su caso, las comunidades de Alto Biobío reclaman derechos para poder trabajar tierras y poseer aguas.

La crisis social llegó en octubre para instalar las demandas ciudadanas en la primera línea de todos los sectores públicos. Tantos los alcaldes de la provincia como los funcionarios de Gobierno respondieron desde sus cargos a lo que la calle pedía. Así comenzó una reestructuración de recursos que afectó incluso a las fiestas de fin de año de las 14 comunas. Varias de ellas no la realizarán y destinarán esos dineros a proyectos con más impacto social, como pide la ciudadanía. Ese reenfoque en los recursos moldeará los primeros meses del 2020 sin dudas.

El 2019 fue el año de las protestas, de las demandas. ¿Será 2020 el año de las respuestas?. Como equipo de La Tribuna y Radio San Cristóbal, deseamos a nuestros lectores y auditores unas felices fiestas de fin de año y gran 2020.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes