jueves 19 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

No da para más: de operativo policial a un ataque incendiario

Existe una mayoría silenciosa, que ve cómo todos los intentos por alcanzar la tranquilidad, se ven alterados por diversas razones. Una, porque a alguien se le ocurre realizar mega operativos, de gran impacto visual. Otro, desde el ataque incendiario sin motivo aparente.


 Por LESLIA JORQUERA

15-12-2016_19-52-511editorial.gif

Ya dejaron de ser hechos aislados en nuestra zona. Los ataques incendiarios a la zona se está haciendo más repetitiva, y pareciera que la solución fuese un mega operativo policial, con una gran puesta en escena.

Lamentablemente, este hecho, donde participaron una gran cantidad de Fuerzas Especiales de Carabineros, junto con otros elementos que -a la vista- daban una potente señal de resguardo, terminó siendo el detonante para un nuevo enfrentamiento.

Todo comienza siendo –incluso- confuso, ya que algunos catalogaban como ‘desalojo’ el procedimiento, y otros, como el gobernador provincial de Bío Bío, Luis Barceló, lo ponían a la altura de una acción policial con la que se pretendía evaluar en terreno lo que pasaba en dicha localidad, a través de un mandato judicial de la Corte de Apelaciones de Concepción.

Los dirigentes indígenas cuestionaron el actuar de los representantes de la familia propietaria del fundo Los Chenques, al acudir a la zona con un amplio contingente de Carabineros, viéndolo -ellos- como una provocación.

Sin lugar a dudas que este hecho es intolerable. No se puede justificar, bajo ninguna arista, óptica, los actos de violencia, ni el de la madrugada de este jueves, ni los anteriores, ni los que pudiesen venir en el marco de esta “lucha” -al parecer- inagotable.

Hay que poner punto final a esta situación, y el Gobierno debería tomar el sartén por el mango, y no parecer un mero espectador de estos hechos de violencia. Salir en la prensa repudiándolos no es suficiente, sino que es urgente que la Presidenta instruya al ministro del Interior y Seguridad Pública, a tener una actitud mucho más concreta, y manejada con criterio e inteligencia.

Los dardos apuntan, y así corresponde, al ataque incendiario, pero se debe poner en tela de juicio todo el aparataje con el cual se llegó a inspeccionar la zona, donde evidentemente era, tal como versa el dicho, “apagar el fuego con bencina”.

Este conflicto se debe resolver desde otra tribuna, en una mesa de diálogo, no en enfrentamientos armados, no desde la provocación con las fuerzas de orden. Hay que llevar la discusión al debate generalizado, donde vecinos que no están inmersos en esta pelea por la recuperación de tierras, se sienten amedrentados.

Existe una mayoría silenciosa, que ve cómo todos los intentos por alcanzar la tranquilidad, se ven alterados por diversas razones. Una, porque a alguien se le ocurre realizar mega operativos, de gran impacto visual. Otro, desde el ataque incendiario sin motivo aparente.

Sea cual sea la causa que provoca el terror entre los habitantes de nuestra zona, las autoridades locales están obligadas -hasta donde la ley les permite- a resguardar la integridad física de cada uno, tanto de los empresarios que se han visto afectados por la pérdida de sus implementos, como la de cualquier persona que pierde su casa.

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes