lee nuestro papel digital

Economía

Corredor humanitario entre Rusia y Ucrania no bajaría precio de alimentos en Chile

La crisis alimentaria global no acabaría, sino que el Coronavirus, la cadena de suministros y el cambio climático -que no se han ido- mantendrían el problema, comentó el cientista político Alfonso Leiva.


 Por Jorge Guzmán B.

pm 2 2707
El volumen de embarcaciones que pasará por el corredor será menor de lo que sería bajo condiciones normales, debido a que las naves rusas y ucranianas podrían estar realizando labores relacionadas a la defensa.

El cientista político máster en Estudios Internacionales, Alfonso Leiva, afirmó que el acuerdo al que llegaron Rusia y Ucrania no significa que el enfrentamiento bélico terminará, sino que establece una zona para exportar desde estos países al resto del mundo. Lo anterior podría bajar el precio del pan en Chile en el mediano y largo plazo, de surtir efecto esta medida, gracias a la salida mensual de tres millones de toneladas de trigo desde Ucrania al mundo.

En entrevista con diario La Tribuna, el analista político sostuvo que “todo avance al que se llegue para solucionar la crisis hay que tomarla con optimismo. Efectivamente, hace unos días Rusia y Ucrania llegaron a un acuerdo respecto al bloqueo que persistía sobre los puertos ucranianos y que impedía el transporte de estos productos agrícolas”.

Explicó que “este acuerdo consiste en que tanto Rusia como Ucrania acuerdan que se va a poder exportar al resto del mundo, repartiéndose a sus distintos socios, permitiendo también la exportación de productos agrícolas y fertilizantes Rusos”. Lo anterior “bajo la vigilancia de las Naciones Unidas y Turquía, que es beneficiado al ser Ucrania uno de los principales proveedores de trigo para Turquía. Lo anterior tiene como consecuencia la reducción del impacto de la guerra de Ucrania en la crisis alimentaria”.

ACUERDO NO IMPLICA CESE BÉLICO

Por otro lado, el cientista político destacó el hecho que “la crisis no ha acabado aún, porque este pacto no aborda las hostilidades. No implica un cese al fuego, solo establece un corredor humanitario donde pueden pasar los buques de carga, pero la guerra continúa. Ya hubo ataques en la zona sur de Ucrania y ese es el problema, los enfrentamientos bélicos continúan. Lo que realmente preocupa es que el trigo ucraniano pueda llegar, por ejemplo, a África”, precisó el analista internacional.

Leiva dijo que “Turquía y Egipto son uno de los principales compradores de trigo a Ucrania y ellos están bastante preocupados por la distribución de alimentos. El problema es que mientras no se solucione la guerra esto depende mucho de la voluntad de estos países de respetar este acuerdo, sin mencionar que en el Mar Negro hay una gran cantidad de minas marítimas, que ponen en riesgo a las distintas embarcaciones”.

El especialista proyectó que esto podría afectar “en los precios de las aseguradoras de las navieras, que podrían aumentar el monto de los seguros. Hay que ver cómo sigue este tema a largo plazo. Si las condiciones son seguras, lo más probable es que haya una mayor distribución de trigo y que el alza que estamos viendo de los productos agrícolas pueda ser mitigada”.

Alfonso Leiva recordó que “la crisis alimentaria global no termina con Ucrania, tiene otros factores, como el Coronavirus, la cadena de suministro y factores medioambientales como el cambio climático, que aún no desaparecen. Si bien no se podría hablar de un fin de la crisis alimentaria, la medida ayuda. Tenemos que ver cómo se ejecuta dicho acuerdo, porque cuando se llegó al acuerdo bajó, pero cuando se atacó Odessa subió nuevamente”.

Añadió que “hay que ver si los buques ucranianos pueden salir y ver lo que ocurre ahí. En el mediano y largo plazo los precios debiesen estabilizarse en productos como el pan”.

PRECIO DEL PAN NO DISMINUIRÍA

“El problema del pan es que, la marraqueta por ejemplo, no utiliza el trigo como el que producimos en Chile, sino que uno que tiene ciertas características y ese se importa de otros países”, indicó Leiva con respecto a la situación del insumo alimentario.

“El pan no debiese bajar a corto plazo, sino que se espera que sea a mediano o largo plazo, siempre y cuando esta medida funcione. Todo depende de Rusia y Ucrania, y que cumplan con las medidas establecidas para este corredor humanitario. Va a haber una cierta ruta, que deberá estar desmilitarizada a través de la cual pasarán los buques ucranianos sin el riesgo de ser atacados”, destacó Leiva.

El cientista planteó que “aún existe el peligro de las minas marítimas que andan flotando en el Mar Negro. Esa ruta pasaría por el Estrecho de Bósforo, en la ciudad de Estambul, en Turquía, que une al Mediterráneo con el Mar Negro. Por ahí pasaría para salir al resto del mundo. Por ahora se estima que deberían salir unos 20 millones de toneladas de trigo. Cada mes estarían saliendo tres millones según cálculos del gobierno ucraniano”. Finalmente, manifestó que “la cantidad de barcos va a ser menor, por el mismo corredor y las navieras tienen que organizarse. Si bien están en guerra, posiblemente están realizando labores relacionadas a la defensa”, concluyó.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
acuerdo rusia ucraniaanalisis conflicto rusia ucraniaconflicto rusia ucrania
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes