lee nuestro papel digital

Convención Constitucional

Establecer capacidad de endeudamiento de las regiones podría “aportar a una descentralización del país”

Así lo indicó el cientista político Bryan Smith, señalando que se podría producir un escenario complejo, de no establecerse un mecanismo para evitar que estos organismos incurran en morosidades que no puedan pagar y que defina en qué materias puedan endeudarse.


 Por Jorge Guzmán B.

am 1 0806
Una de las críticas del experto al actual texto constitucional es la determinación de las políticas y el gasto público desde el poder administrativo radicado en Santiago.

La propuesta de la Convención Constituyente respecto a que los gobiernos regionales puedan emitir deuda, permitiría avanzar en materia de descentralización del país, pero arriesgaría a estos a caer en morosidades que no sean sostenibles en el tiempo, de no contar con mecanismos que permitan decidir hasta qué punto y en qué materias endeudarse.

El análisis corresponde al cientista político Bryan Smith, quien en entrevista con diario La Tribuna afirmó que “la propuesta constitucional de la Convención Constituyente debe ser entendida como un todo y no desglosada en las partes que uno quiera leer, y establecen el funcionamiento orgánico de las instituciones”.

Smith explicó que “se debe establecer un sistema político, un Estado, es decir, la forma en que nos organizamos y tomamos decisiones para cumplir estos derechos y satisfacer las necesidades de las personas, organizaciones e instituciones que cohabitan el Estado. Los beneficios de que los gobiernos regionales tengan la capacidad de endeudarse y acceder a préstamos económicos es que les permite invertir directa y prestablecidamente en las políticas públicas que le son pertinentes a su territorio”.

El cientista dijo que esta capacidad, “en materia de descentralización, es una gran ventaja que los gobiernos regionales puedan endeudarse, pero para endeudarse tienen que tener recursos y el proyecto constitucional implica contar con cierta autonomía tributaria”.

EL CAMBIO COMO UN APORTE

“Desde las desventajas, al establecer la capacidad de endeudamiento de un gobierno regional, es bueno contar con un mecanismo para decidir hasta qué punto endeudarse y en qué materias endeudarse”, agregó Smith. Sostuvo que de no determinarse lo anterior “se podrían adquirir deudas que no sean sostenibles en el largo plazo, dejando el espacio para que los gobiernos regionales caigan en situación de morosidad, lo que es complejo. Para pagar esta morosidad se tiene que disponer de parte del presupuesto, que debería estar destinado al financiamiento de las políticas públicas en beneficio de la sociedad que habita el territorio para pagar deudas”, explicó.

A pesar de esta propuesta en particular, el académico en materia política indicó que “en otra materia, la Cámara de las Regiones propuesta en el texto, a nivel legislativo dejaría con cierta desventaja a las regiones, pero esta propuesta de inversiones que permitiría que los gobiernos regionales puedan adquirir deuda me parece bastante beneficioso en materia de descentralización”.

Smith consideró el cambio como algo positivo “porque así pueden determinar cómo utilizar su presupuesto en las distintas políticas públicas. De hecho, uno de los grandes defectos que tiene el Estado centralizado de Chile es que las políticas públicas se determinan en Santiago”. Lo anterior, en vez de decidir “en las localidades”, precisó, añadiendo que “no solamente la técnica o teoría de las políticas públicas se definen en la capital, sino que también los presupuestos”.

A juicio del cientista, esto se produce “porque Chile en la actualidad es un Estado unitario, donde solamente el Gobierno Central tiene la capacidad de adquirir deuda a nombre de todo el país para luego transmitir los recursos adquiridos producto de estos préstamos internacionales o de instituciones privadas”.

Desde su punto de vista, este proceso se da “para redistribuirlo en Chile, en base a cálculos matemáticos y algoritmos prestablecidos a nivel central, por eso este cambio es una ventaja: porque se puede determinar la utilización del presupuesto regional desde la misma región”.

PROTAGONISMO REGIONAL

El académico valoró que “las propuestas se gestan entendiendo los problemas de las localidades y comunidades en el mismo lugar. Todo esto aún está en el papel, pero si las regiones pudiesen determinar sus propias políticas públicas sería un tremendo beneficio para las personas de las regiones de Chile”.

“También es importante establecer mecanismos de toma de decisiones que, además de democráticos, tengan instancias técnicas altamente competentes, para que este tipo de beneficios no se transformen en una gran desventaja competitiva”. Esto último podría suceder en la medida que “al tomar decisiones democráticas no consideren la técnica, haciendo caer en deuda a las distintas regiones”, argumentó Smith. “El caso español, con las regiones autónomas, donde estas toman decisiones en relación a su propio presupuesto y las políticas públicas locales, con un control importante del nivel central y una participación ciudadana mayor a la chilena ha dado buenos resultados”, ejemplificó el cientista, concluyendo que “esto ha dado buenos resultados en el País Vasco y en Cataluña, que además son de las regiones más ricas de España, con muy altos niveles de calidad de vida, aunque hay que reconocer que es otro país y otra cultura”.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
convencion constituyentedescentralizacion chiledeuda gobiernos regionalesdeuda gobiernos regionales convencion constituyente
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes