suscríbete al boletín diario

Destacados

Las tres alternativas de comunicación de la provincia de Biobío con Argentina

El paso Pichachén, por Antuco, es la única puerta de enlace de la región del Biobío con la provincia Argentina de Neuquén.


 Por La Tribuna

6.1 copahue _DSC4944

Después del conflicto que estuvo ad portas de un enfrentamiento militar entre Chile y Argentina a fines de los 70, el interés por superar las diferencias y generar acercamientos no tardó mucho en manifestarse. Ya en 1985, los rotarios propiciaron los primeros encuentros por Pichachén, situado al interior de la comuna de Antuco. Después seguirían encuentros de esa misma naturaleza.

Es que el paso Pichachén, desde tiempos muy remotos, fue un punto permanente de contacto entre los habitantes de ambos lados de la cordillera, gracias a su baja altura (menos de 2 mil metros sobre el nivel del mar) y a que es fácilmente accesible (no tiene mayores accidentes geográficos).


De hecho, es mencionado por el novelista de ciencia ficción francés, Julio Verne, en su libro “Los hijos del capitán Grant”, que se publicó por entregas en una revista gala hacia 1870.
Como sea, los años 90 fueron claves en encauzar ese entusiasmo por Pichachén de la década precedente.
Con el retorno a la democracia, las autoridades de la época tomaron el desafío y promovieron encuentros del más alto nivel.
Lo más trascendente fue el encuentro binacional realizado en Los Ángeles en noviembre de 1997, cita que marcó un precedente: por primera vez se habilitaba oficialmente el paso Pichachén para que las delegaciones argentinas ingresaran al territorio nacional.
Aunque su funcionamiento solo fue por una semana, lo cierto es que ese hito y los acuerdos del citado encuentro binacional fueron la antesala para que cada año, en la época estival, el hito fronterizo abra sus puertas, siendo el único operativo en la región del Biobío.
Desde entonces, el flujo de usuarios ha crecido de manera sostenida. A la par, se han hecho trabajos para mejorar las condiciones del camino con la construcción de puentes y el perfilamiento de la vía, además de elevar el estándar del complejo aduanero.
Ahora se está a la espera de financiamiento para la construcción de un nuevo complejo aduanero integrado y del asfaltado de la ruta hasta el hito fronterizo.

Paso Pucón-Mahuida
Por un camino perfectamente delimitado, solo 195 kilómetros separan a Los Ángeles de la localidad argentina de Caviahue-Copahue, considerada uno de los mayores centros turísticos del otro lado de la cordillera por sus termas y canchas de esquí.
Si bien la distancia parece abordable en un par de horas en automóvil, lo cierto es que si se quiere llegar a esa comuna trasandina, la única alternativa actual es hacerlo por el paso Pino Hachado (región de La Araucanía), en un trayecto de 440 kilómetros de distancia y seis horas de viaje.
Sin embargo, la opción más corta –y por la cual existe un camino perfectamente delimitado en toda su extensión– implica pasar por un hito fronterizo tan hermoso como poco conocido: Pucón-Mahuida (“entrada a la cordillera”, en mapudungún).
Situado en la comuna de Alto Biobío, siguiendo por el cajón del río Biobío, después de pasar por las centrales Pangue y Ralco, la ruta se aparta en el sector de Ralco Lepoy hacia un camino por el costado sur. De ahí continúa una vía trazada hace décadas por empresas de aserreo forestal que considera el paso por ríos y bosques de araucarias milenarias hasta llegar al hito fronterizo.
Hasta la fecha, nunca se ha habilitado, ni siquiera en la época estival. Sin embargo, en el hito se han hecho encuentros binacionales con los cuales se pretende dar a conocer su existencia para impulsar su habilitación y uso en la temporada de verano. La idea es propiciar un tránsito en que se aproveche la zona turística trasandina y los atractivos naturales y étnicos del territorio por el lado chileno.

Paso Copahue
Desde tiempos ancestrales, el paso Copahue ha sido usado por las comunidades pehuenches de uno y otro lado de la cordillera.
De hecho, era muy habitual la búsqueda de agua en la laguna del Agrio, caracterizada por su elevada acidez y que se comercializaba en botellas de un litro en Los Ángeles como un remedio natural para las afecciones gástricas.
El trayecto por Copahue está expedito y habilitado todo el año hasta la zona de Trapa Trapa, a unos 10 kilómetros de la frontera. Sin embargo, la parte final es la más compleja: implica cruzar por una huella peatonal en el sector conocido como Chanchocó, en las faldas del volcán Copahue, en que se producen fumarolas y emanaciones de vapores sulfurosos.
Esta condición geográfica, sin embargo, no ha sido obstáculo para que, de manera permanente, las comunidades pehuenches mantengan el contacto, ya sea a pie o a caballo, como ha sido desde tiempos inmemoriales.
La propuesta de las autoridades trasandinas, que habría sido acogida por la contraparte nacional, es mejorar su estándar para que sea transitable para todo tipo de vehículos, de tal forma que aumente el flujo de usuarios.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes