lee nuestro papel digital

Desarrollo

Estudiar la composición y características de la miel chilena impulsaría desarrollo apícola

Se hace necesaria una promoción del rubro y del producto, considerando los altos estándares que se les exige a los productores, muchas veces más estrictos que en otros rubros agroalimentarios.


 Por Jorge Guzmán B.

pm 5 1903
El valor agregado con el que se podría posicionar la miel chilena en el extranjero se basa en lo exótico que resultan las particularidades geográficas de las distintas zonas donde se produce.

La certificación de la miel chilena permitiría posicionar las características únicas del producto chileno, dijo el doctor Enrique Mejías, investigador de la Comisión Chilena de Energía Nuclear, quien agregó que el reconocimiento de la calidad de esta ayudaría a los apicultores a generar mayores réditos económicos de su actividad y a impulsar el consumo tanto interno como externo.  

El investigador explicó a diario La Tribuna que “las mieles tienen distintos atributos y pueden certificarse por diversas características, como su pureza, su origen botánico o su origen geográfico, que pueden ser algunos de sus motivos de certificación, además, se tiene que ver si se puede analizar o no para que se certifique, pero para poder hacer esto se tiene que contar con un laboratorio que esté acreditado para su certificación, y en este momento hay laboratorios que pueden certificar que se esté dando alguna técnica en particular, con estudios que avalen que la miel no tiene antibióticos, está libre de pesticidas o que está libre de fibra o hidratos de carbono”.

Mejías dijo que “sí hay métodos particulares de producción que le pueden dar un valor agregado a la miel, pero los laboratorios que certifican cumplen con parámetros internacionales, por lo que estos tienen estándares que se estudian a nivel mundial, porque se requiere que esa validación se acepte a nivel internacional”.

DESARROLLO PRODUCTIVO GRACIAS A LAS PARTICULARIDADES CHILENAS

El investigador agregó que “para los apicultores esto implica un problema, sobre todo a los más pequeños, porque los costos de hacer esto son caros, lo que se hace hoy es un estudio para analizar el origen floral de esa miel, pero finalmente es un informe de su composición, pero nosotros aún estamos lejos de poder hacer análisis de certificación de calidad”. Enrique Mejías manifestó dijo que “en el caso de la miel de Quillay, que es única en el mundo, tiene un valor agregado per se al no encontrarse en otras partes, lo que les da un valor agregado porque además de tener propiedades antioxidantes, es exótico producir miel de un producto que no se encuentra en ninguna otra parte del mundo, lo que le da ventajas comparativas a la hora de comercializar esa miel fuera de Chile”. Lo anterior, sin embargo, obedece a “tendencias que se dan en el mundo, porque durante un tiempo hubo un boom por las mieles multiflorales y todo apuntaba allá, pero la verdad es que si uno compara cuál es la cantidad de miel que se produce en el país y ve cuánto de ella es multifloral o monofloral, vemos que la miel multifloral tiene mayor presencia en el mercado, cosa que le quita valor agregado desde esa  perspectiva de mercado”, indicó Enrique Mejías. “La oportunidad de comercialización, es que muchas de las mieles que están presentes en nuestro país no se producen en otras partes del mundo, pueden no tener un atributo específico y ser multiflorales, cosa que he podido confirmar en el análisis de varias mieles de Isla de Pascua, pero tienen un valor altísimo porque son exóticas, lo que demuestra que otra posibilidad para la miel nacional está ligada a explotar la particularidad de la zona geográfica donde se produjo”, indicó el investigador de la Comisión Chilena de Energía Nuclear.

Mejías expresó que “hay varios caminos para certificar la miel, de acuerdo a su origen, lugar geográfico donde se produce o sus cualidades, por lo que el peligro de certificar miel consiste en qué estamos certificando, lo que hace fundamental trabajar en la promoción y la difusión de las ventajas de los productos de la colmena en todas las regiones del país, porque en Chile se da el problema de que tenemos un consumo per cápita muy bajo, y se le trata de agregar valor con diferentes procesos para cobrar más por el mismo kilo, pero nadie estará dispuesto a pagar más si al precio que se vende en la actualidad la gente regatea o simplemente no lo compra”. Otro de los problemas mencionados por Mejías es “la cantidad de productos adulterados que circulan en el mercado y que se venden a un valor muchísimo más bajo del que debiera tener la miel, por lo que es una competencia por donde se mire desleal”.

SE HACE NECESARIO UN POSICIONAMIENTO INTERNO DEL PRODUCTO

El investigador de la Comisión Chilena de Energía Nuclear sostuvo que “lo que se tiene que hacer en Chile es una fuerte promoción del rubro, de manera que el consumidor que elige comer miel o algún producto originado en la colmena, conozca el valor del producto y que además se muestre el trabajo y el esfuerzo que implica la línea productiva, porque a los apicultores se les exige cosas que en muchos otros rubros son más flexibles, se les exige una sala de extracción con resolución sanitaria, una sala de envasado con resolución sanitaria, que las colmenas estén en buen estado para producir y que estén registrados en el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), cosa que la gente no sabe y creen que el valor de la miel es caprichoso, pero el trabajo con las abejas es todo el año, considerando además que los productores son campesinos de baja escolaridad y bajos recursos y una vez que se reconozca el valor y particularidades del producto y aumente el consumo, se podrá ver un mayor desarrollo apícola en Chile”.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
Apiculturaapicultura chiledesarrollo apicola chilemielmiel chilenaprecio mielprecio miel chile
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes