suscríbete al boletín diario

Ambiental

Regantes preocupados por la sequía a pesar de la lluvia pronosticada para la próxima semana

A pesar de las precipitaciones anunciadas, Canalistas aún recomendarían no sembrar cultivos muy demandantes hídricamente.


 Por Jorge Guzmán B.

foto déficit hídrico
Las lluvias aún no permitirían mejorar el déficit hídrico que experimenta la región.

Las precipitaciones anunciadas para la próxima semana aún no son suficientes para paliar la crisis hídrica que ha afectado a toda la región y especialmente a los sectores que dependen de estas para asegurar su productividad.   

El gerente de Canalistas del Laja, Héctor Sanhueza, señaló que en estos tiempos “las lluvias siempre se agradecen, independiente de que las faenas y tareas agrícolas podrían verse afectadas por el cambio en las condiciones climáticas”. 

“Valoramos las lluvias para el aumento de los niveles del embalse y las napas subterráneas”, remarcó Sanhueza. 

Sin embargo, considerando el déficit de lluvias y la demanda de aguas proyectada para la temporada de riego, la pluviometría según Sanhueza “sería interesante, aunque no permitiría aflojar la preocupación de los sectores que hacen uso de las reservas de agua del Canal del Laja”.

Lo anterior dado que, aún con los 9 milímetros diarios que caerían en promedio entre el domingo 15 y el viernes 20 de agosto, se mantendría el escenario deficitario que la región ha debido enfrentar. 

“Hasta el momento, ha caído el 43% del agua hasta la misma fecha en otros años”, remarcó Sanhueza en entrevista con Diario La Tribuna. 

Por lo tanto, según el vocero de Canalistas del Laja “el mejor escenario es que llueva más y mejor distribuido”. 

LAS CONDICIONES AÚN NO SERÍAN IDEALES

También mencionó el hecho de que “las temperaturas no bajarían significativamente durante este periodo de lluvias”. 

Esto también deja a los usuarios de las reservas hídricas de la laguna del Laja preocupados, ya que “el mejor reservorio de agua para las temporadas más secas es la nieve”, explicó Sanhueza.

Por lo tanto, las temperaturas no permitirían un aumento significativo de estas reservas naturales de las que dependen muchas veces los regantes desde primavera hasta el otoño del próximo año. “Aún hay una demanda hídrica que no se sanaría con estas lluvias, pero ayudaría”. También le preocupa que el agua no caiga en grandes concentraciones de cantidad, pero durante pocos días, ya que “más que ayudar, dañaría a los regantes y a la población”.  

El presidente de la Asociación de Regantes Duqueco Cuel, Enrique Tapia, coincidió en que existe “un déficit de aguas y nieve que estas lluvias no subsanarían”. 

Producto de este escenario de escasez hídrica, considera que “toda la lluvia que caiga es bienvenida. Sin embargo, los productores no podrían relajarse aún”. 

“Recién estamos en agosto y en septiembre u octubre recién estaremos regando”. Lo anterior significaría, según Tapia, que “en febrero la escasez hídrica se haría notar”. 

SOLUCIONES DE LOS PRODUCTORES

El agricultor y regante Alfredo Scholz, concuerda que “el problema será más adelante, en verano”. De hecho, cuando reconoció la sequía que se aproximaba, adelantó sus cultivos más demandantes hídricamente “como el trigo o la canola, que se riegan hasta diciembre o enero”, explicó. 

Por lo mismo, tuvo también que disminuir las hectáreas de cultivos demandantes de riego y cambiarlos por cultivos “menos demandantes, que dan menos rentabilidad”.  

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
CanalistasCanalistas del Lajadeficit de lluviaslluvialluvia los angelesriego agrícola

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes