lunes 18 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Crónica

¿Pensión o retiro de ahorros? Angelinos debaten por el dinero para la jubilación

Una jubilada de Antofagasta puso un recurso en contra de su AFP para pedir todo el dinero de su ahorro y poder salvar su situación actual. El caso llegó al Tribunal Constitucional, que de fallar a favor de la mujer podría abrir una puerta para miles de jubilados del sistema actual.


 Por Sebastián Carrizo

11.1 PRINCIPAL TRABAJO (2)

Una profesora de Antofagasta tiene en vilo al sistema de las AFP. María Angélica Ojeda González, jubilada en agosto de 2017, interpuso un recurso de protección contra CUPRUM para lograr obtener todos los fondos de su previsión de manera íntegra y en una sola cuota, cambiando así la manera en cómo se entregan esos recursos actualmente a todos los jubilados del sistema. Como era de esperar, la AFP respondió negativamente a la demanda. Pero lo que encendió las alarmas en la industria de las previsiones fue el fallo de la Corte de Apelaciones de Antofagasta, que de manera unánime optó por pedir al Tribunal Constitucional que se pronuncie sobre la aplicabilidad del decreto de ley 3.500 del año 1980 –principal argumento de la AFP- que faculta a la administradora a entregar los fondos en cuotas y no de una sola vez.

El argumento de María Angélica Ojeda es poderoso y se repite en muchos hogares chilenos. Al final de su carrera terminó percibiendo un sueldo de 1.2 millones de pesos, pero su pensión al mes siguiente fue de 185 mil pesos, lo que obviamente ha significado un cambio importante en su estilo de vida. El fallo de la Corte de Apelaciones hace mención a esto y además al problema de insolvencia que enfrenta hoy. La profesora se arriesga a perder su casa al no poder pagar el crédito hipotecario. Mientras, sus fondos ascienden a más de 46 millones de pesos. Por eso, el fallo argumenta que “se trata de una profesora que acumuló una cantidad de dinero significativo para responder a sus deudas y hacer una vida normal pero ínfima para los efectos de una pensión” y recuerda que la Constitución Política de Chile establece el derecho de propiedad sobre toda la clase de bienes “sin que sea posible ser privado de su propiedad o de alguno de los atributos esenciales del dominio”. El escrito del tribunal se queja por la “evidente contradicción frente al derecho de propiedad que tiene el trabajador respecto de la capitalización individual, cuya regularización no cumple una función social, sino un sistema económico regido por el mercado sin la voluntad del trabajador ni menos su intervención, al punto que su capitalización no puede utilizarla en su propio beneficio para salir de una insolvencia sobreviniente”.

El fallo del TC se espera con ansias en el mundo del empresariado de las pensiones y en los trabajadores que están próximos a jubilarse. Un fallo a favor de la profesora María Angélica Ojeda abriría la puerta a que muchos más casos tomen el mismo camino.

EL CASO DE PERÚ

En Perú se estableció que los jubilados podrían retirar de una sola vez hasta el 95.5% de sus ahorros previsionales. Un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo encontró que la situación para quienes retiraron el dinero se volvió algo compleja. Según sus números, un 13% de las personas que optó por el retiro se quedó sin dinero en septiembre de 2018, otro 28% optó por el ahorro y el 9% lo destinó a una inversión. La mitad restante optó por una combinación de estas tres opciones. Pese a la situación, un 94% de las personas señala sentirse tranquila con la decisión tomada.

¿Y EN LOS ÁNGELES?

Diario La Tribuna consultó en la calle a los trabajadores de la comuna y las respuestas son variadas. Mientras algunos consideran que las pensiones son bajas pero seguras, otros elegirían recibir todo el dinero de una vez si se pudiera, para destinarlo a proyectos personales, deudas o inversiones.

Claudio Zunino.

Por ejemplo, Claudio Zunino opinó que “debiesen dar la oportunidad que las personas elijan lo que quieren hacer con su plata, de alguna forma ellos tomar ese dinero, invertir de alguna forma y generar dinero de forma distinta. Las AFP hoy son un robo porque no se está recibiendo el dinero que uno junta”.

“Si lo quieren invertir en bienes raíces o que quizás lo puedan guardar. La AFP genera una expectativa de vida muy alta y el monto que se recibe es muy bajo. Yo estoy endeudado con el CAE, así que obviamente optaría por sacar mi dinero y optar por otras cosas. Uno no sabe hasta cuándo va a vivir pero vivimos en un mundo donde uno se arriesga y las empresas grandes están jugando con nuestro dinero y no corresponde”, añadió.

Amalia Manríquez.

En tanto, Amalia Manríquez comentó que le gustaría el dinero “en cuotas porque así es mejor para distribuirlo bien. La otra manera -todo de una vez- es muy peligrosa. Podrían pasar muchas cosas en el tiempo. Podría invertirse mal, eso sería peligroso. Yo llevo 20 años trabajando con cotizaciones, no sé cuánto tengo ahorrado, pero en 20 años me jubilaré”.

Omar González.

Por su parte, Omar González Díaz comentó que el actual sistema otorga seguridad pero debe ser perfeccionado. “Si yo recibo mucho dinero me voy a volver loco y no sabré invertir, pero también es cierto que el dinero es muy poco. Pero en cierta forma es más seguro tenerlo ahí. Son muchas variantes. En Perú pasó eso, pero en unos años ¿cómo estará esa gente?, ¿de qué va a vivir? Por lo menos acá tenemos algo… Yo tuve la oportunidad de apoyar a mis padres y el cáncer no respeta. Por ese lado también hay que verlo. Para mí, personalmente, me adhiero un poco más al sistema de ahora. No es lo mejor, ojalá fuera más la plata, pero es más seguro que el otro”.

Angélica Hormazábal.

Por último, Angélica Hormazábal González dijo que preferiría un pago pero también apuntó a que las pensiones deben mejorarse. “Yo preferiría en un solo pago porque como lo dan ahora no tiene asunto, no tiene gracia, son tan bajas las pensiones”, dijo.

“Yo creo que se podrían hacer muchas cosas, se le tomaría más el valor y uno la destinaría a algo preciso. Lo que más necesita uno. Sobre todo para la alimentación, algo de su casa o poner un negocio para poder surgir. También para poder pagar deudas. La salud es otra cosa, porque a veces uno se enferma y no tiene para pagar. Hay tanta gente que ha trabajado toda su vida y cuando llega el momento de que le paguen y la AFP responda, las pensiones son bajas. Todo mal”, opinó.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
afpJubilaciónpensiones

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes