suscríbete al boletín diario

Crónica

Coach holandesa desnudó la personalidad de los emprendedores chilenos

Aunque Karen Karaakman no es chilena, fue capaz de explicar los principales problemas de nuestro país a la hora de emprender.


 Por La Tribuna

21-04-2016_19-42-448.1

Una de las cosas que más se les critica a los chilenos es su poca capacidad de autocrítica, su flojera y su exitismo. Por lo mismo, una coach internacional explicó por qué se producen los problemas que más afectan a los microempresarios del país.

Karen Karaakman es una holandesa que llegó a Chile en 1999, que hoy se dedica al coaching y que ya se considera mitad chilena.

Con una sonrisa y un acento bastante llamativo por lo bien que habla el idioma, la mujer contó que “yo creo que el coach permite que las personas reflexionen sobre cómo hacen las cosas y cómo ven el mundo, a sí mismos, sus pares, colaboradores, jefes, familiares, y qué tiene que ver eso con los resultados que tienen en su vida, entonces permite una reflexión sobre qué hago, cómo lo hago, qué veo, cómo lo veo y qué tiene que ver eso con lo que logro o no logro”.

Asimismo, Karaakman manifestó que es difícil tratar de desmenuzar el pensamiento del chileno, porque ella ya se considera como tal, por lo que ha ido adaptando ciertas costumbres.

Al ser consultada por alguna falencia, mencionó que “una de las cosas que yo traigo desde Holanda es la capacidad de ser más directa, la capacidad de decir las cosas como lo pienso y veo, de compartir eso y de no temer que pueda dañar o doler a otra persona, pero que es una mirada mía, no necesariamente la verdad, pero en ese compartir podemos avanzar”.

A su vez, detalló que en ese sentido los chilenos no son directos y eso nace de la amabilidad que tenemos, el querer ser amoroso y amable.

Un ejemplo de esto, dijo, fue “cuando llegué a acá el 99’, una persona me decía que ‘sí’ a algo, yo tenía que preguntar de nuevo ‘bueno, ¿eso es un sí, sí o un sí no?’, porque las personas no eran capaces de decir que no cuando no querían o no podían”.

 

NO RECONOCER LA CULPA EN LOS PROYECTOS

Lo anterior, dijo Karaakman, también tiene relación a la hora de enfrentar nuevos desafíos o proyectos. La coaching holandesa sostuvo que “una de las cosas que yo creo importante es que cuando nosotros no somos capaces de decirle las cosas a otra persona, tampoco somos capaces de decirnos a nosotros mismos, y yo creo que cuando emprendemos, lo que necesitamos poder hacer es darnos cuenta que los resultados en algún modo tiene que ver con nosotros”.

Por lo mismo, afirmó que cuando se emprende en algo y se fracasa, siempre se le echa la culpa a alguien más, lo que no permite obtener un aprendizaje al respecto.

“Los chilenos siempre decimos ‘uno fracasa’, no ‘yo fracasé’ o decimos ‘es que es un problema del mercado social, por eso no pude’ siempre la culpa está en otro lado, sobre todo cuando fracasamos, entonces hay poca capacidad de ver en los fracasos una oportunidad de aprender, hay poca posibilidad de adscribirlo al actuar de uno mismo”, aseguró.

Un ejemplo de lo anterior, afirmó, es cuando juega la selección chilena de fútbol, donde cuando gana decimos “ganamos” y cuando pierde decimos “perdieron”, desligándose de la derrota.

Por lo mismo, reiteró que los fracasos son una oportunidad para aprender, pero no se aprende si el fracaso no es propio.

Manifestó que “yo no aprendo si la culpa la tienen otros, porque yo no puedo cambiar a otros, al único que puedo cambiar es a mí mismo y desde ahí se transforma la sociedad. Cuando estoy queriendo que los otros cambien para que yo pueda hacer lo que quiera hacer, eso no funciona, entonces necesitamos hacer el vuelco de querer hacer las cosas y poder aprender para poder tener los logros y eso es algo que pocos hacen”.

 

EL EXITISMO

Otro de los puntos importantes que menciona Karen Karaakman es el exitismo de los chilenos.

La coaching aseguró que “los chilenos somos exitistas, y eso produce un problema de frustración. Buscamos aparentar, yo creo que hay un tema, que está disminuyendo, pero la apariencia es muy importante, cómo nos vestimos, qué cargo tengo. Hay miles de jefes aquí, hay un gerente general, gerente de recursos, gerente de no sé qué, entonces es increíble”.

Por lo mismo, aseveró que si necesitas aparentar, no puedes fracasar y si tienes un fracaso te frustras rápido.

 

EL CHILENO NO ES FLOJO 

 

Es conocido el argumento que dice que el país podría tener mucha más productividad, si se dedicaran 100% a hacer su trabajo y no a sacar la vuelta, para muchos el chileno es flojo.

Pese al comentario anterior, Karaakman aseguró que es todo lo contrario, y manifestó que “yo no podría decir lo mismo, yo no lo he visto y creo que el chileno trabaja demasiadas horas, pero lo que sí podría decir es que probablemente no estén motivados como para sacar la tarea adelante como sea”.

Por lo mismo, destacó que el problema no es de quienes trabajan, porque la motivación viene de afuera.

 

LAS CUALIDADES POSITIVAS

Desde otro sector, la holandesa sostuvo que una de las cualidades positivas de los chilenos es su amabilidad, es una sociedad súper amorosa, quieren cuidarse, tratarse bien y lo hacen.

Asimismo detalló que “son súper inteligentes, de los grandes pensadores muchos son chilenos, o sea si yo veo en el coaching por ejemplo las personas que yo admiro son todos chilenos. En el ámbito emocional, de ciencias, Humberto Maturana, Susana Bloch, Julio Laya, Rafael Echeverría o Fernando Flores”.

A su vez Karaakman aseguró que hay más emprendimiento del que se ve, entonces quizás parte de la frustración se refleja en esta imagen negativa que tienen los propios chilenos.

Además manifestó que “yo no sé si ponemos las cifras más frías de Chile y Holanda si los de acá son más malas. En el nivel micro hay grandes empresas en ambos lados, entonces la situación acá no es tan negra como a veces se piensa y entonces ahí yo creo que hay mucha inteligencia, mucha habilidad, pero el tema es cómo logramos validarnos como chilenos y validar las cosas buenas”.

En ese sentido recordó que el coaching ontológico nació en Chile y desde ahí se exportó al mundo.

De la misma manera aseguró que pasa mucho que las grandes figuras no son reconocidas en el país donde nacieron y eso ocurre con los pensadores chilenos a los que ella admira.

“En general para los humanos es difícil reconocer lo que tiene cerca y creo que acá también es así”, dijo.

Por último, subrayó que esto sucede “porque hay una sensación de ser isleños, sin ser isla y eso influye harto, aunque yo sé que se está abriendo”.

Por lo mismo dio el ejemplo de Humberto Maturana al que calificó como un rockstar en Chile.  

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
CoachingLa TribunaPymes

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes