lee nuestro papel digital

Agroforestal

Reservas de nieve y mayor pluviometría dan un respiro al riego agrícola en Biobío

Desde la Asociación de Canalistas del Laja llamaron a planificar el riego pensando en un escenario restrictivo. Bajo ese escenario, que lloviera durante el verano favorecería la recuperación de las reservas hídricas.


 Por Jorge Guzmán B.

am 3 0310
Este año, la Asociación de Canalistas del Laja invirtió cerca de 2.000 millones de pesos en mejoramiento de infraestructura de aprovechamiento hídrico para minimizar las pérdidas de esta durante su conducción.

El gerente de la Asociación de Canalistas del Laja, Héctor Sanhueza anticipó que la temporada de riego 2022-2023 se prevé mejor que la de años anteriores, gracias la mayor pluviometría registrada durante este año, que podría llenar con agua de deshielos la reserva en la que consiste el Lago Laja y permitir a los usuarios contar con una cantidad del recurso que les permita operar con mayor tranquilidad.

En entrevista con diario La Tribuna explicó que “la temporada, hidrológicamente, ha sido mucho más normal de lo que se vio los últimos años. La pluviometría fue cercana a lo normal, con algunas diferencias en términos que los últimos 30 días pasamos de una situación de superávit a déficit, porque ha dejado de llover”. “Respecto del año pasado, la situación es más benévola. Tenemos más tecnología y tenemos más nieve acumulada en la alta montaña. Todo eso hace ver que el escenario será menos restrictivo que los últimos años”, adelantó el vocero del conjunto de regantes. Sanhueza agregó que “el Lago Laja, que es nuestra principal fuente de recursos, todavía no tiene una gran recuperación, estamos expectantes a cuál será el impacto del deshielo en la acumulación, pero será mejor de lo que hemos tenido los últimos años”.

MAYOR ACUMULACIÓN DE HIELO Y TECNOLOGÍA ENTREGAN MÁS HOLGURA

El vocero de los regantes dijo que “la idea es hacer esfuerzos para que podamos propiciar una mejor recuperación del lago, y eso lo hacemos siendo un poco restrictivos en las extracciones. Como regantes nos abastecemos de agua desde el Río Laja mientras los deshielos y el régimen natural nos abastezca”. “El lago lo dejamos como una reserva para cuando el río no es capaz de satisfacer la demanda. El año pasado por ejemplo, el lago se tuvo que abrir en noviembre, este año esperamos que se tenga que hacer en diciembre”, dijo el gerente de la Asociación de Canalistas. Héctor Sanhueza explicó que de darse así, “el volumen total de agua que saquemos desde el Lago Laja para la temporada de riego podrá ser menor o igual a la del año pasado, en una condición un poco más favorable en cuanto a deshielos, lo que permitiría que el Lago Laja tenga más recuperación para la próxima temporada”.

Respecto a la inversión en infraestructura para aprovechar mejor el recurso, el dirigente del conjunto de regantes observó que “recorriendo los sectores, uno se puede dar cuenta de que se ha continuado con la inversión en tecnificación de riego intra-predial, cosa que felicitamos y promovemos porque es la forma de hacer más racional el uso de un recurso que es cada vez más escaso”. “Respecto a nuestra función de conducir agua, este año hemos hecho inversiones cercanas a los 2.000 millones de pesos en revestimiento de canales y en mejoramiento de infraestructura, tendiente a hacer más eficiente este rol de conducir las aguas y hacer que las pérdidas por conducción sean lo menores posibles”, detalló el gerente de la Asociación de Canalistas del Laja. Sobre cómo se ve la próxima temporada de riego para aquellos usuarios que cuentan con derechos de aprovechamiento del Río Laja, el dirigente del conjunto de regantes llamó a “planificar según las estimaciones de la hidrología y las temperaturas”.

PIDEN REGAR RESPONSABLEMENTE A PESAR DEL MEJOR ESCENARIO

“Todo indica que lo que nos afectará en el panorama hidrológico será el Fenómeno de la niña, que implica menos lluvia y más calor” adelantó el vocero de los regantes. “Hay que prepararse y nuestra planificación es esa, pensando en un escenario muy restrictivo y altamente dependiente del agua de riego que nosotros conducimos, por lo que cualquier lluvia de primavera o verano a no muy altas temperaturas serían escenarios que favorecerían la recuperación del lago”, dijo Sanhueza. El vocero del conjunto regante explicó que “cada día que llueva nosotros dejamos de extraer agua del lago y eso se va reservando, pero la planificación siempre se hace pensando en el escenario más restrictivo”. “Solicito a los regantes que el uso del agua sea lo más eficiente posible, que seamos solidarios con aquellos que tienen cultivos más prolongados, propiciando más economía de agua para años que pueden no ser tan benevolentes como este”, finalizó Héctor Sanhueza.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
Canalistas del Lajalluvia biobiolluvias chilepluviometria chileriego agricolariego agricola chile
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes