lee nuestro papel digital

Salud

Conmemoran Día Internacional de las Personas Cuidadoras promoviendo la interdependencia

La iniciativa busca dar visibilidad y apoyo a la labor que realiza este grupo de la sociedad, brindando acompañamiento y capacitación a quienes se encargan de las personas en situación de discapacidad o de edad avanzada.


 Por Glenda Ahumada

personas cuidadoras 2

Cada 5 de noviembre, según estableció la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas, se conmemora el Día Internacional de las Personas Cuidadoras.

Se define a la persona cuidadora como aquella que da lo mejor de sí para brindar atención y cuidado a quienes por enfermedad o edad, dependen de otro para subsistir.

La Fundación Chilena para la Discapacidad está comprometida hace más de 15 años con la visibilización de las temáticas vinculadas a este grupo de la sociedad.

En conversación con diario La Tribuna, María José Salazar, quien es encargada del área de Familia y Personas Cuidadoras de la institución, entregó algunas recomendaciones útiles para las mujeres y hombres que ejercen labores de cuidadores.

En primer lugar, mencionó la profesionalización de las labores, es decir, contar con el aporte de la academia en cuanto a conocimientos sobre cuidados, extendiendo las competencias a personas que tienen directa relación con los cuidados como funcionarios y profesionales del área de la salud y familiares, que se desempeñan como cuidadores.

Otro aspecto abordado fue coordinar el mundo privado con el público en cuanto a los cuidados, por ejemplo, impartiendo cátedras formativas en centros de formación profesional, cursos que realice el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence), talleres en instituciones de diversas categorías, etc.

Con relación a la calidad de vida, María José llamó a que se considere el bienestar físico, mental y emocional de una persona que cuida y, de esta manera, garantizar un buen cuidado.

Algunos datos estadísticos entregados por María José fueron que “el 66,8% de las cuidadoras en Chile son del tipo informal, tienen 56 años en promedio y, cuando se les pregunta por su escolaridad, el 43,4% señala tener educación básica o menor”.

En ese sentido expresó que las mujeres que cuidan no reciben remuneraciones, al tratarse de familiares directos; tampoco cuentan con horarios establecidos para ejercer el cuidado y no están lo suficientemente capacitadas, expresó.

También, quienes participaron en la encuesta respondieron que “generalmente las personas que cuidan tienen un vínculo de parentesco, más cuando se cuida personas mayores, ya sea de parejas en un 33,6% o de hijos en un 44,5%”, según afirmó la profesional.

Estas cifras son reveladoras en cuanto a la feminización que existe de las labores de cuidado, añade la experta “que afortunadamente es un poco más reconocido en nuestro país” y habla de que no hay recursos, tanto intelectuales como económicos en cuanto a lo que significa cuidar de otro, por lo que se genera una crisis de los cuidados.

Lo anterior provoca consecuencias en el cuidador o cuidadora tanto económicas, sociales y físicas, por la demanda que conlleva el trabajo.

SISTEMA NACIONAL DE CUIDADOS

En términos económicos, Chile aporta el 26% del Producto Interno Bruto (PIB) en labores de cuidado, lo que corresponde a 64 billones de pesos al año, según un estudio sobre valoración económica y trabajo doméstico no remunerado.

Desde la fundación están de acuerdo con avanzar en el Sistema Nacional de Cuidados, programa que ejecuta el Ministerio de Desarrollo Social y Familia, ya que, actualmente, se están sembrando las bases sobre acceso y cobertura de los cuidados, garantizar los derechos de las personas que cuidan, llevar un registro de personas cuidadoras.

El sistema busca fortalecer los programas de cuidados domiciliarios y promover la universalidad de estos de forma progresiva, también impulsa la prevención y el retraso de la dependencia, tanto en personas mayores como en situación de discapacidad.

Otro método de abordar el tema de las personas cuidadoras es prestar atención en cómo ejecutan los planes otros países, sobre todo en otros contextos latinoamericanos.

“En Uruguay, por ejemplo, desde 2015 tiene instalado un sistema nacional de cuidados, con un plan quincenal y cuatro componentes muy interesantes asociados a la gestión de la información, al levantamiento de conocimientos, y también a instaurar los asistentes personales y colaboración privada. En Costa Rica desde 2001 que plantean la necesidad aumentar el PIB asociado a materia de cuidados y que se mantenga al 2030. Ahí hay desafíos importantes, porque, así como queremos implementar políticas públicas debemos financiarlas”, explicó la profesional. 

“Concientizar acerca de que el cuidado nos corresponde a todas y a todos, desde el ambiente comunitario hasta las políticas públicas, finalmente el cuidado es la actividad económica que permite sostener la vida”, señaló María José.

REFORMA DE PENSIONES CON CUIDADORES INCLUIDOS

Respecto a la reciente reforma al Sistema de Pensiones que busca aumentar los montos de jubilación, María José opina que “a través de esta modificación se visibiliza la importancia económica que tiene el cuidado, todo el aporte que realiza en el PIB, por lo que formalizarlo es reconocer la labor que tienen en nuestra sociedad”.

El cuidado de otros es también una actividad económica legítima por lo que requiere de mayor soporte de la misma manera en que otros trabajadores que reciben pensión, atención en salud, seguros contra accidentes, y por eso deberían estar al mismo nivel, e incluso más, ya que las labores de cuidado son de alto riesgo y alta demanda”, explicó la encargada de Personas Cuidadoras.

Junto con ello, la profesional agregó que al reconocer los cuidados “tal vez formalizando este trabajo se haga más atractivo, puede que las personas quieran cuidar y quieran capacitarse”.

PROMOVER LA INTERDEPENDENCIA

Un factor clave a la hora de trabajar como cuidadora es promover la interdependencia, ya que según lo expuesto por María José “en América Latina estamos muy acostumbrados a dar cuidados en un contexto privado y femenino, cuando en realidad nos compete a todos, desde las políticas públicas hasta la vida en comunidad, todos tenemos algo que decir”, sentenció.

Particularmente, la temática de la discapacidad que trabaja constantemente la Fundación, es un asunto de derechos, ya que de acuerdo al testimonio de María José, “cuando hablamos del cuidado no lo hacemos desde la cima o desde el existencialismo, sino desde la herramienta que permite que la persona pueda ejercer sus derechos, lo que aplica tanto para personas en situación de discapacidad como personas cuidadoras.”

Lo anterior se afirma en la Convención Internacional de los Derechos de Personas con Discapacidad, y particularmente, la encargada del área familiar de la fundación señaló que el “derecho a la vida en comunidad enfocado en que cuidar es un acto colectivo. Cuidador o cuidadora no es solo la persona de da cuidados básicos, yo creo que también es la persona que cuida los derechos de quien necesita ser cuidado.”

En ese sentido, la fundación promueve la realización de la campaña “Ahora yo te cuido”, que busca reunir donaciones para financiar el área de Personas Cuidadoras de la Fundación Chilena de la Discapacidad que pretende impulsar el desarrollo de las iniciativas respecto a personas cuidadores y que no solo queden en planes piloto.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
día internacional de personas cuidadorasinterdependenciaPersonas Cuidadoras
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes