lee nuestro papel digital

Salud

Cáncer de cabeza y cuello es el quinto más común en el mundo

Cuando son detectados en etapas precoces, la sobrevida es mayor al 80 por ciento. Sin embargo, más de la mitad de los casos consultan en forma tardía con cánceres avanzados.


 Por Nicolás Muñoz

endocrinologist-examining-throat-of-young-woman-in-clinic-women-with-thyroid-gland-test-endocrinology-hormones-and-treatment-inflammation-of-the-sore-throat (1)
Foto de contexto creado por stefamerpik - www.freepik.es

Mañana se conmemorará a nivel internacional el Día Mundial contra el Cáncer de Cabeza y Cuello, fecha instaurada en Chile desde el 27 de julio de 2015. En torno a esto, se busca principalmente educar a las personas para una detección precoz de esta enfermedad, que puede aparecer en la piel, cavidad nasal, senos paranasales, labios, boca, glándula tiroides y laringe.

A nivel mundial, de acuerdo con el International Agency for Research on Cancer, más de 630.000 pacientes son diagnosticados por este tipo de enfermedad al año. En el caso de Chile, el Instituto Nacional del Cáncer, señala que “se estiman entre 400 y 500 muertes anuales, lo que corresponde a una muerte por cada cinco de cáncer de mama”.

La sintomatología asociada a este cáncer es variada y, en muchos casos, puede no provocar una alarma para quienes lo padecen en etapas tempranas. Por lo mismo, se pueden originar diagnósticos tardíos, donde los tratamientos son menos efectivos y con mayores efectos adversos.

En este sentido, es relevante destacar que la importancia de un diagnóstico precoz se basa en que la sobrevida para quienes son evaluados a tiempo llega hasta el 80 por ciento. Sin embargo, las autoridades afirman que más de la mitad de los casos consultan cuando el cáncer se encuentra en una etapa avanzada.

Al respecto, la doctora Irina Arias, señala que “es clave consultar con un especialista si, al menos, se padece uno de los siguientes síntomas durante un periodo de tres semanas: dificultad para tragar, bultos en el cuello, cambios en la voz o ronquera que no mejora, sangrado por la nariz, úlceras o heridas que no curan y/o ahogos frecuentes”.

Usualmente la aparición de estos síntomas están relacionados con un estilo de vida poco saludable. Por lo mismo, la profesional detalla algunos factores de riesgo. “Para prevenir el cáncer de cabeza y cuello es importante limitar el consumo de tabaco y alcohol, acudir al dentista regularmente, evitar el consumo de marihuana y usar protección cuando se practica sexo oral para evitar infecciones por el virus del papiloma humano, el cual es reconocido como un factor importante en la etiología de este tipo de cáncer”, recomienda Arias.

Además del tabaquismo, el consumo excesivo de alcohol, la exposición solar prolongada y la infección por Virus Papiloma Humano, existen factores genéticos que también inciden en el desarrollo de esta enfermedad, por lo que, la experta reitera que ante cualquier sospecha se debe acudir a una consulta médica de inmediato.

PREVENCIÓN Y AUTOEXAMEN

Existen diversas recomendaciones por parte de las autoridades de salud a la hora de prevenir este tipo de cáncer. Algunas de ellas son: no fumar, no consumir alcohol, visitar en forma regular al dentista (cada seis meses), evitar el daño solar (protegerse al estar expuesto con ropa y bloqueadores), considerar medidas de protección para evitar potencial riesgo de contagio por Virus Papiloma Humano y la realización de un autoexamen periódico.

Con respecto al autoexamen, este puede ser realizado por un médico, dentista o la propia persona en un periodo no mayor a diez minutos. Y consiste, básicamente, en una revisión minuciosa tanto de la cara y cuello, como de la boca y las encías, en busca de algún síntoma sospechoso.

Para quienes deseen realizar esta actividad preventiva tan solo se deben situar frente a un espejo y comenzar a palpar cuidadosamente toda la zona del cuello en busca de bultos o masas.

Una vez terminada esa área es momento de revisar los labios y la cara interna de las mejillas. La boca puede ser un buen indicador de que algo no anda bien, por lo mismo se requiere también inspeccionar exhaustivamente las encías, lengua, paladar, amígdalas y garganta. La presencia de bultos o úlceras puede ser un signo de alerta.

La revisión concluye examinando la piel del rostro, cuello y cuero cabelludo. La existencia de lesiones o manchas de la piel que sangran, crecen o no cicatrizan está considerado como uno de los síntomas de esta enfermedad.

Finalmente, es necesario recalcar que en el caso de mantener sospechas fundadas de que se puede estar padeciendo cáncer de cabeza y cuello, la consulta directa con un profesional de la salud para un diagnóstico certero es fundamental y a fin de cuentas, puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

REVISA TAMBIÉN:


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
27 de julioCáncercáncer de cabeza y cuellonacionalSalud
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes