suscríbete al boletín diario

Reportajes

El decisivo aporte de René Petersen Salamanca en la llegada de la Planta Iansa a Los Ángeles

El médico cirujano impulsó la idea de producir azúcar desde la remolacha, iniciativa que tuvo el apoyo de empresarios franceses. Incluso, iba a dar forma a un consorcio que iba a trabajar en su elaboración. Sus esfuerzos coincidieron con los de la Corfo que buscaba desarrollar el cultivo e instalar una fábrica. Nuevamente, Petersen hizo gestiones de alto nivel para que la fábrica se instalara en las afueras de Los Ángeles.


 Por Juvenal Rivera

720 por 480, acceso Planta Iansa, hacia 1965

Nadie duda del rol fundamental que tuvo la planta refinadora de azúcar de la empresa Iansa en la ciudad de Los Ángeles, que operó por 66 años y que cerró sus puertas, quizás de manera definitiva, el pasado 30 de septiembre.

No solo fue la primera de su tipo en el país, sino que marcó un hito en el desarrollo industrial de la ciudad y de la provincia de Biobío.

Su puesta en marcha fue trascendental en la generación de puestos de trabajo en una zona altamente empobrecida como lo era la provincia de Biobío.

Es que toda la actividad productiva, desde la siembra hasta el refinamiento de la remolacha en la fábrica, demandó la contratación de cientos de jornales, empleados y profesionales en cada una de las etapas del proceso de elaboración del azúcar.

Pero no fue todo. Los cultivos de remolacha obligaron a incorporar tecnología y a tecnificar el riego para mejorar los rendimientos, a introducir la rotación de suelos con otros cultivo, entre otros aspectos.

Sin embargo, en el tintero de la historia local se ha quedado pendiente el nombre de una persona que fue fundamental para la instalación de la fábrica en las afueras de Los Ángeles.

Estamos hablando del médico cirujano René Petersen Salamanca, cuyo recuerdo pervive en la memoria de las pocas personas que quedan de aquella época. Como ha sucedido como muchos angelinos, su aporte al país y la zona fue tremendamente importante pero ha caído en una suerte de olvido que no se compadece con la magnitud de su obra.

RENE PETERSEN

El profesional, que era oriundo de la Región del Maule, fue designado intendente de la provincia de Biobío durante la administración del Presidente radical, Gabriel González Videla.

Estando en el cargo, fue el promotor de una una idea que fue trascendental para la zona.

Como intendente, impulsó los estudios para ver la factibilidad de cultivar la betarraga sacarina con algunas pruebas experimentales con muy buenos resultados, los cuales se llevaron a cabo a fines de los años ‘40. Ese trabajo lo harían empresarios franceses, a propósito que el país galo llevaba una experiencia desde la época napoleónica en la producción de azúcar a partir de ese tubérculo.

Incluso, se planteó la decidida intención de crear el denominado “Consorcio Azucarero Nacional de Biobío”, que lo integrarían inversionistas galos y la Junta de Beneficencia (entidad que administraba los hospitales) y que disponía de propiedades, como la hacienda de Santa Fe.

En esos mismos años, la Corporación de Fomento a la Producción (Corfo) estaba en los mismos afanes. Este organismo, que fue fundamental para la industrialización del país en el siglo anterior, también estaba explorando las alternativas para sustituir las importaciones de azúcar de Cuba, Perú y Brasil por producción propia.

René Petersen Pavón, hijo de René Petersen, recuerda que su padre se dedicó por completo a su trabajo en la intendencia, abocándose en cuerpo y alma a cumplir con sus funciones, incluidos los viajes a la capital para las diversas gestiones sobre la planta remolachera.

En esa tarea, cosechó una amistad muy fructífera con el ministro secretario general de Gobierno, Darío Poblete Núñez, también angelino. Este personero gubernamental, según rememora Petersen hijo, fue clave para inclinar la balanza a favor de Los Ángeles en detrimento de las pretensiones de Chillán o, incluso, de la misma ciudad de Santiago que quería una planta de ese tipo en su territorio.

Al cabo, todo este esfuerzo del doctor Petersen se trasuntó en un documento oficial fechado el 11 de noviembre de 1953. Ese día se publicó el decreto supremo N° 10.008 del Ministerio de Hacienda, que ordenó la creación de la Industria Azucarera Nacional Sociedad Anónima (Iansa), como filial de la Corfo.

MÁS APORTES

Pero no fue todo. Como intendente, Petersen fue quien delineó las nuevas vías de comunicación entre la provincia de Biobío y la capital penquista (que se conocieron como las transversales). La ruta de la Madera (Nacimiento-Concepción por Santa Juana) y la carretera Concepción surgieron de varios sobrevuelos por zonas prácticamente inexploradas.

Además, René Petersen estuvo a cargo del hospital de Los Ángeles en los años 60. Eran habituales sus gestiones y misivas solicitando mejoras en el recinto de salud, al punto que consiguió construir una sección de maternidad con aportes fiscales y de la propia comunidad, que otorgó un poco más de dignidad al proceso de parto de los recién nacidos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes