jueves 17 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Reportajes

¿Por qué genera tanto revuelo el proyecto de Admisión Justa?

La verdad sea dicha, la respuesta a la pregunta no es exacta, ni tampoco pretendemos aventurarnos en darla antojadizamente. Lo cierto es que una de las razones es que apela a los valores propios de cada sector político.


 Por Gustavo Soto

4.1

En el gobierno anterior se pretendía “igualar la cancha” para que todos los niños y jóvenes pudieran acceder a la educación con las mismas oportunidades. Una máxima que para algunos resulta hasta casi inspiradora, pues habla de establecer para todos el concepto de la igualdad de condiciones.

Sin embargo, al poco andar, este cambio en el sistema de admisión escolar –SAE- se transformó en la parte práctica en la tristemente célebre tómbola, con la que al azar los alumnos eran escogidos para quedar o no con los cupos disponibles en los establecimientos educacionales. Algo indigno dirán algunos, experiencia de igualdad pensarán otros.

Lo cierto es que con este sistema se dejaron caer las críticas, pues se les quitó de alguna manera a la comunidad educativa la opción de elegir, y además dejaron de lado los méritos académicos, pues a la tómbola ingresaba con las mismas posibilidades de quedar, el primer lugar del curso y el que pasaba raspando el 4,0.

Es por eso que el Gobierno actual presentó este proyecto denominado “Admisión justa” para devolver a los colegios cierto rango de autonomía para ejercer la selección de alumnos, y para entregar un cierto reconocimiento a los estudiantes con mejores calificaciones: la “meritocracia” como dicen algunos.

Sobre esto comentó el seremi de educación del Biobío, Fernando Peña: “Lo que busca ‘Admisión Justa’ era poder reponer la selección para los alumnos de enseñanza media en establecimientos de alta exigencia, toda vez que con la ley de inclusión se prohíbe la selección en todas las modalidades de educación para la Enseñanza Media, cosa que como gobierno consideramos que no se justifica”.

Opinión distinta tiene el presidente del Colegio de Profesores de Biobío, Hugo Morales, quien cree que esta iniciativa del Gobierno es “un proyecto segregador, que continúa discriminando entre los que pueden y los que no pueden acceder a una educación de calidad. Nosotros entendemos que la educación debe ser igual para todos, y no sólo basarse en las notas, pues hay otros méritos que definen a una persona”.

Sobre este punto en desacuerdo, el seremi Peña apuntó sus dardos a la ex Nueva Mayoría y al Frente Amplio: “Lamentamos la controversia con la oposición en torno a lo planteado en el proyecto, pues no toda forma de selección genera segregación, y esa es la confusión en que han caído usualmente. Lamentamos que hayan tomado una actitud de trinchera, carente de toda autocrítica, pues para nosotros era importante generar ajustes y cambios en el sistema de selección. Esperamos que en esa evaluación la oposición tome una actitud más dialogante respecto del sistema de admisión escolar”.

El diputado Iván Norambuena cree que la oposición está siendo obstruccionista.

El congresista por la Unión Demócrata Independiente –UDI-, Iván Norambuena tiene una opinión similar, pues sostuvo que: “Este es un atentado absoluto al mérito. A mí me parece que la oposición está actuando de una forma,  que a los únicos que perjudica, no es a las autoridades de Gobierno, sino que es a las familias y a los propios estudiantes que hacen todo un esfuerzo por tener mérito, por mejorar y superarse y el Estado hoy en día no se los reconoce; es por eso que este proyecto de ‘Admisión Justa’ viene a corregir este punto”.

Por otro lado, el diputado socialista Manuel Monsalve puso en duda lo anteriormente expuesto, señalando que este proyecto induce a error, pues el Gobierno quiere “hacer pasar por sinónimos las palabras ‘privilegio’ y ‘mérito’, y quiere reponer un sistema de selección, en donde cada establecimiento discrimina quién entra y quién no a su antojo, dependiendo de quienes tienen más capital social”. Para Monsalve este se llama derechamente “privilegiar a las personas que tienen más recursos”. A su vez, el parlamentario insistió en que es bueno que “la mayoría se exprese”, y según sus palabras “ellos ya se manifestaron apoyando que sean las familias las que eligen el establecimiento y no al revés”.

El diputado Manuel Monsalve señaló que el Gobierno confunde “selección” con “privilegio”.

Ante las críticas, el diputado Iván Norambuena hizo hincapié en que “el Gobierno ha sido muy claro con sus planes que estaban en el programa del Presidente Sebastián Piñera. Ahora, con esta actitud obstruccionista de la oposición, ellos sólo van a recibir el rechazo de la ciudadanía. Es por eso que destacó como el Gobierno ha tenido la valentía de insistir por hacer justicia con este proyecto de admisión justa y con otros similares”, entregando así su respaldo a la gestión gubernamental.

FALTAN RECURSOS

El dirigente de los profesores, Hugo Morales manifestó que entre tanta discusión sobre cómo ingresan los niños y jóvenes a los recintos educativos, el Gobierno oculta el verdadero problema de la educación pública: No hay inversión para infraestructura.

El profesor ejemplificó: “Más de mil niños postulan al Liceo Comercial y quedan 500, y los que quedaron fuera… quedaron fuera no más; es por eso que el Estado debe invertir para ampliar los establecimientos, pues no han puesto un solo peso en construir o ampliar”.

En la provincia se estima que habrá 50 mil solicitudes de admisión para 2020.

Para reforzar esta idea, el líder del Magisterio expuso su caso: “Yo trabajo en la escuela Arturo Alessandri Palma en Paillihue, que es una escuela modular, provisoria producto del terremoto… provisoria pero ya llevamos ¡9 años!, y nos está quedando chica. Ahí queda demostrado que deben construir, pero sólo se preocupan de seleccionar”.

Sobre qué proponen como gremio para mejorar la admisión, el dirigente reconoce que a estas alturas aún se está elaborando una idea en el comité central del Colegio de Profesores. Alega eso sí, que “No hemos tenido la posibilidad de sentarnos a conversar directamente con el ministerio, así podríamos haber podido opinar al menos que ante cualquier propuesta, la selección debe quedar fuera”.

EN QUÉ ESTÁ EL PROYECTO

En la mañana del viernes se supo que la segunda parte del proyecto quedó en tabla para votarse -en general- en la comisión de Educación del Senado durante la próxima semana, esto luego que la Cámara de Diputados rechazara la primera parte de la iniciativa, que era la que modificaba el actual sistema de admisión escolar.

En un punto de prensa en el Congreso, la senadora de la Democracia Cristiana e integrante de la comisión de educación, Yasna Provoste dijo que como oposición están disponibles para dialogar, pero recalcó que “se oponen al lucro y a la selección de estudiantes”.

La idea principal del Gobierno es acabar con la “tómbola”.

Puntos importantes que contempla el proyecto del Gobierno:

– Mérito con inclusión
Permite selección, a partir de 7mo básico, por criterios académicos para el 100% de las vacantes: Establecimientos deciden si usan notas, ranking, pruebas de admisión o combinación de ellas, e incorpora una cuota de inclusión del 50% de alumnos vulnerables.


– Incorporación de nuevos criterios de prioridad:
Niños, niñas y adolescentes bajo cuidado de la red Sename, y también a estudiantes con Necesidades Educativas Especiales Permanentes. Permite a los establecimientos utilizar mecanismos propios de admisión para hasta el 30% de sus vacantes de acuerdo con criterios vinculados con sus proyectos educativos.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
admisión justaLiceosMineduc

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes