jueves 17 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Reportajes

El sueño de San Rosendo: rescatar la industria del ferrocarril a vapor

En la historia del ferrocarril en la región, San Rosendo tiene un papel clave a partir de 1869 con la construcción del ramal Chillán-Talcahuano, financiada por el Estado.


 Por Claudia Robles

FOTO-DRON-YERSON-SALAZA6

Claudia Robles Maragaño

[email protected]

Ingresó como limpiador de locomotoras y, luego de años de trabajo y cientos de kilómetros de experiencia, terminó por jubilar como jefe de máquinas en San Rosendo. Hoy, a sus 76 años, don Eusebio Suárez comparte sus recuerdos, sueños y vivencias a bordo del tren turístico de la empresa de ferrocarriles, al que ahora sube como guía de los turistas en un desafío que comenzó hace cuatro años.  

Don Eusebio es uno de los ex trabajadores ferroviarios que mantiene vigentes cada uno de los recuerdos que dan vida a la época de gloria del ferrocarril, en un pueblo que mira con nostalgia aquellos años con el anhelo de rescatar un gran potencial de desarrollo a través del patrimonio tangible e intangible.

El 13 de agosto de 1961, poco después de cumplir los 18 años, ingresó a la empresa por un periodo de 6 meses de prueba. “Ferrocarriles del Estado estaba dividida en secciones y cada una tenía divisiones entre Arica y Puerto Montt. Al ingresar a ferrocarriles, se entraba como limpiador de locomotoras por seis meses. Siempre a prueba y después, si se era bien evaluado, se pasaba a la planta a contrata”, recuerda Eusebio.

Así, rememora sus inicios, cuando logró su primer ascenso como aspirante de la casa de fuego, una vez que las locomotoras ya terminaban su recorrido, o a la inversa. “Esa era la función del caldeador o aspirante de ferrocarriles. Luego, estaba la posibilidad de participar de concursos para fogonero, como ayudante del maquinista, en una locomotora a vapor, que también tenía diversas posibilidades de ascender, hasta llegar a los trenes de carga hacia diversos lugares del país”, desempeño que también alcanzó en San Rosendo, convertido en ese entonces en un centro neurálgico de desarrollo, con servicios al norte y sur del país, entre Talca y Chillán, y también a los ramales de Santa Fe, Los Ángeles, Santa Bárbara, Coihue, Mulchén, Nacimiento, Renaico, Traiguén y Purén, entre tantas otras estaciones.

El ex trabajador ferroviario, que vive a un par de cuadras de la estación de San Rosendo, recuerda como si fuera ayer sus años en la firma, donde llegó a convertirse en maquinista de primera clase, “recorriendo desde Concepción a Santiago y, también, en el Rápido Los Lagos, desde Laja a Osorno”. Don Eusebio cumplirá 77 años el próximo 16 de julio y se siente orgulloso de compartir sus vivencias junto a los curiosos pasajeros que abordan el tren turístico en la zona.

COMPLEJO FERROVIARIO

Durante 1929 se construyó en San Rosendo un gran complejo de edificios industriales de características monumentales, destinados a los requerimientos de mantención de los trenes a vapor de la época. En un principio, la casa de máquinas y la carbonera. La primera instalación fue construida bajo un modelo único en todo el país, con un diámetro de 100 metros, y era capaz de atender simultáneamente a 36 máquinas de vapor. La segunda, con una altura de 40 metros y con una capacidad para 450 toneladas de carbón, es considerada única en su tipo en Chile y Sudamérica.

A estas verdaderas moles de hormigón armado se sumaba la construcción de dos copas de agua con una capacidad para 50 mil litros que, junto a edificios de maestranzas, materiales y oficinas, configuraban armónicamente un recinto ferroviario en el que llegaron a trabajar 400 funcionarios durante el periodo de mayor auge de ferrocarriles en el pueblo.

A este complejo se le llama el Conjunto Ferroviario de San Rosendo. Sin embargo, en la década de 1970 comenzó en Chile una progresiva disminución de la actividad ferroviaria, lo que provocó desde entonces una crisis insalvable para la comuna. Así, con los años, las monumentales instalaciones del conjunto quedaron en un total abandono y deterioro, siendo completamente desvalorizadas.

OPORTUNIDAD HISTÓRICA

La carbonera, es considerada única en tu tipo en Chile y Sudamérica

El arquitecto Jorge Fuentes, de la Secplan de la Municipalidad de San Rosendo, destaca que en la comuna se recuerdan con nostalgia los años gloriosos, con la posibilidad actual de rescatar el gran potencial de desarrollo a través de su patrimonio tangible e intangible.

“Existe hoy una oportunidad histórica única, si es que este patrimonio se conserva y pone en valor. Esta acción debería estar orientada a transformar a San Rosendo en uno de los principales pueblos con un rol patrimonial enfocado al turismo cultural, que lo posicionaría tanto a nivel regional como nacional, generando una industria cultural que podría elevar la calidad de vida de sus habitantes”, comentó Fuentes.

Agregó que estas construcciones y piezas antiguas de valor histórico, a pesar del precario estado en que se encuentran, son exhibidas durante todo el año a una gran cantidad de visitantes o turistas.

“Mantener, restaurar y cuidar estas áreas y piezas emblemáticas es de suma importancia para potenciar el turismo de San Rosendo”, resaltó el profesional respecto de la puesta en valor y restauración de esta infraestructura como un gran punto de atracción turístico del patrimonio ferroviario, generando así el arraigo local e identidad ferroviaria en toda la comunidad con las actuales y las futuras generaciones.

LOS PROYECTOS

Entre las iniciativas a desarrollar a futuro se pretende construir un parque temático, utilizando una superficie aproximada de tres mil 800 metros cuadrados, en una propuesta que actualmente está en estudio y en solicitud en usufructo de los terrenos al Grupo EFE.

Actualmente, el conjunto se compone de la casa de máquinas con tornamesa, dos torres de agua, el taller de fabricaciones, galpón de coches, la casa de administración, bodegas y la carbonera. Si bien la casa de máquinas es única en Chile, por su tamaño y forma circular cerrada, la monumental carbonera, además de ser única en Sudamérica, se puede considerar un símbolo del origen industrial de la ciudad dispuesta como una gran escultura en medio de la planicie.

El alcalde Rabindranath Acuña sostuvo que desarrollar este proyecto u otros complementarios, como el proyecto “Construcción Paseo Ferroviario San Rosendo”, que fue presentado al Programa de Espacios Públicos 2019-2020 y que logró primera prioridad de la región, adjudicándose cerca de 820 millones de pesos, contribuirá a fomentar exponencialmente el turismo.

“Que la comuna crezca, y como consecuencia de esto, lograr un sistema autosustentable de ingresos, generando también una serie de equipamientos privados, proveer de nuevos servicios públicos y proyectos turísticos, sociales, culturales y económicos, que apoyen esta iniciativa, como lo podrían ser hoteles, restaurantes, locales comerciales, puestos de artesanía y/o de emprendedores locales, entre otros, por lo que es una oportunidad que, sin lugar dudas, traerá un beneficio al desarrollo local, y en general, en diversos ámbitos que hoy por hoy se encuentran carentes en la comuna”, explicó.

Subrayó que el conjunto ferroviario merece ser protegido como parte del patrimonio industrial, arquitectónico, histórico y social de Chile, y que debe ser puesto en valor por su forma de emplazarse en la comuna y, además, por su belleza en relación con el paisaje de su entorno.

REIMPULSO A LA ACTIVIDAD 

Los edificios patrimoniales de San Rosendo son la casa de máquinas, las oficinas de administración, la carbonera y la maestranza del ferrocarril. A las instalaciones se suman el pescante y otras dos máquinas a vapor.

El alcalde Rabindranath Acuña dijo que “las autoridades que han pasado, han tenido el objetivo de conservar y poner en valor nuestro patrimonio”, donde más que un museo tradicional, se consideren zonas residenciales, dependencias municipales del área de la cultura, desarrollo urbano, arquitectura, proyectos o desarrollo social, entre otros.

Además, generar zonas de contemplación, así como nuevos parques y espacios donde se pueda interactuar con el patrimonio. A modo de ejemplo, mencionó países que, a menor escala, emulan máquinas a vapor. El propósito sería “trasladar a los turistas por toda la zona patrimonial de San Rosendo” en un megaproyecto que involucre a la comunidad local.

TROPIEZOS Y DIFICULTADES

La autoridad comunal indicó que actualmente enfrentan ciertas complicaciones que frenan los proyectos en torno al rescate ferroviario. Indicó que ha sostenido tres reuniones con el directorio de Ferrocarriles y que “el último acuerdo adoptado con Pedro Pablo Errázuriz, actual presidente de Ferrocarriles, es presentar un proyecto que resulte atractivo en términos de llegar a un usufructo en el cual el cobro hacia el municipio sea mínimo, producto de inversiones que asumiría la Municipalidad”.

En este sentido, comentó la posibilidad de presentar a financiamiento proyectos para remodelar la estación o recuperar oficinas de administración. “Antes de que termine el año se les va a presentar una propuesta para que se resuelva. El contar con el terreno bajo este comodato permitiría postular a proyectos y aspirar a conseguir recursos. Esa es la idea que tenemos para trabajar en lo más próximo”, dijo.

Sobre este sueño para la comunidad, las autoridades comentaron lo siguiente:

En primer lugar, el arquitecto Jorge Fuentes comentó lo siguiente, “mantener, restaurar y cuidar estas áreas y piezas emblemáticas es de suma importancia para potenciar el turismo de San Rosendo”.

En tanto, el jefe comunal, Rabindranath Acuña, recalcó lo siguiente “el último acuerdo adoptado con el actual presidente de Ferrocarriles es presentar un proyecto que resulte atractivo en términos de llegar a un usufructo, en el cual el cobro hacia el municipio sea mínimo, producto de inversiones que asumiría el municipio”.

Por ultimo, el ex ferroviario Eusebio Suárez (76) manifestó lo siguiente “Ferrocarriles del Estado estaba dividida en secciones, y cada una tenía divisiones, entre Arica y Puerto Montt. Al ingresar, se entraba como limpiador de locomotoras por seis meses. Siempre a prueba”.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
FerrocarrilpatrimonioReportajeSAN ROSENDO

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes