lunes 22 de julio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Reportajes

Cerezos, nogales y avellanos europeos: los frutales que se abren paso entre pequeños agricultores

En Nacimiento y Negrete pequeños productores agrícolas participaron de reuniones con la Comisión en Gestión Integral de Riesgos, organizada por la Seremi de Agricultura.


 Por Claudia Robles

SAMSUNG CAMERA PICTURES
SAMSUNG CAMERA PICTURES

En Biobío, actualmente la producción ha variado, incorporándose frutas y cultivos que tradicionalmente eran de las regiones del Maule e incluso O’Higgins. “Esto abre nuevas oportunidades” destacó el presidente de Socabío.

Claudia Robles M.

[email protected]

Las proyecciones del clima al año 2030 y cómo adaptarse a los distintos cultivos que pueden convertirse en una oportunidad fueron los temas que despertaron la atención de más de 200 pequeños agricultores de Nacimiento, que se dieron cita en la Casa de la Cultura Pablo Neruda, donde se desarrolló la jornada de la Comisión en Gestión Integral de Riesgos –CARGIR.

En la ocasión, se entregó información agroclimática, medidas para enfrentar el cambio climático, procedimientos de quema de desechos e instrumentos de riego, en actividad que se replicó también en Negrete.

En la jornada, el seremi de Agricultura Francisco Lagos enfatizó que no sólo se trata de proyectarse en el tiempo sino que de adoptar medidas inmediatas para mitigar eventuales riesgos, resguardando siempre el buen uso del agua, “y orientando a los agricultores en cómo hacer un buen uso de cada litro de agua promoviendo la eficiencia” mediante la tecnificación que se impulsa a través de diferentes programas de la Comisión Nacional de Riego.

Según el informe del Plan de Acción Nacional de Cambio Climático 2017-2022 del Ministerio del Medio Ambiente para el sector silvoagropecuario se prevé un desplazamiento de los cultivos hacia el sur junto a una menor disponibilidad de aguas para riego en la zona centro, generando cambios en la producción y en los ingresos netos, siendo negativos en las zonas norte y centro, y positivos en las zonas sur y austral; también, es previsible efectos negativos no sólo sobre la cantidad sino que también sobre la calidad de los productos. Los más vulnerables serían los agricultores del secano interior y secano costero, entre las regiones de Valparaíso y del Biobío, los agricultores de los valles transversales y los ganaderos del secano, precisa el documento.

POTENCIAL AGROALIMENTARIO

El seremi de Agricultura, Francisco Lagos destacó el interés de los agricultores de Nacimiento y Negrete por sumarse a la actividad, “estamos viendo las previsiones del clima al año 2030 y hay que adaptarse a distintos cultivos, que pueden ser una nueva oportunidad” destacando como alternativas entre los frutales, a los cerezos, nogales y avellanos europeos.

En la actividad, a la que se sumó el Instituto de Desarrollo Agropecuario Indap, Comisión Nacional de Riego CNR, Instituto Nacional de Riego y del Instituto de Investigaciones Agropecuarias INIA Quilamapu, se abordaron diversas aristas del cambio climático, “con información valiosa enfocada en la sustentabilidad que tiene que ver con cuidar el medioambiente y las actividades productivas”.

Lagos destacó que “la provincia de Biobío tiene potencial

agroalimentario enorme, con un sello de alimentos frescos, inocuos, sanos y por lo tanto tenemos que ver de qué forma todos nuestro agricultores enfrentan el cambio climático que viene para quedarse”.

Respecto del aumento en las temperaturas en la zona, indicó que tal condición obliga a dar un buen uso del agua, “ya que es un bien cada vez más escaso pero también una oportunidad para productores para hacer una transición quizás a rubros más rentables”, en alusión a la incorporación de cerezos, nogales o los avellanos europeos.

La regióndel Biobío actualmente aumenta su superficie de frutales, como lo hizo hace un par de años con los arándanos, demostrando además interés por parte de pequeños y medianos productores de rubros tradicionales-como trigo o ganadería menor- en incorporarse a la producción de hortalizas en invernaderos con riego por goteo, “con sistemas muy eficientes e intensivos, que van a generar, al largo plazo, mayores utilidades y una mejorar calidad de vida”.

El seremi de Agricultura afirmó que los cambios pasan por seguir intensificando el riego con mayor tecnología, incorporando más superficie al riego tradicional, “el riego por goteo, con aspersores o con pivotes centrales, van a proporcionar un mejor uso del agua, en una forma más eficiente y al finalizar el día, van a tener mejores productos”. El tal sentido, llamó a los agricultores a conocer respecto de las diversas líneas de apoyo para impulsar un uso eficiente del agua.

DESPEJANDO DUDAS

En Nacimiento y Negrete, la Comisión Asesora Regional en Gestión Integral de Riesgos, abordó varios temas relevantes para la agricultura como información agroclimática, medidas para enfrentar el cambio climático, procedimiento de quema de desechos e instrumentos de riego, que se llevó a cabo en la Casa de la Cultura de ambas comunas.

La Comisión Asesora Regional en Gestión Integral de Riesgos tiene que ver con un cambio ante las respuestas de gestión anticipada y programada de las emergencias agroclimáticas que puedan existir en la región.

En relación a este último panorama, Cristóbal Campos, investigador de Inia Quilamapu abordó aspectos relacionados con el tornado, que se registró a fines del mes de mayo en Los Ángeles, el déficit de precipitaciones, el Fenómeno del Niño, “que se viene a futuro y cómo eso va a afectar, en un alza en las precipitaciones, durante el resto del invierno”.

LOS RIESGOS Y DESAFÍOS

El presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío, José Miguel Stegmeier manifestó que existe evidencia de sobra, basada por lo demás en información estadística dura, de que nuestra provincia está sufriendo una considerable baja en precipitaciones, sobre todo en una menor caída de nieve. “Esto sin duda, corresponde a una tendencia que se alinea con el cambio climático global, anunciado por los expertos y que hoy ya se verifica con una enorme cantidad de datos que respaldan esta realidad”.

Agregó que un cambio en el clima de esta naturaleza y magnitud, sin lugar a dudas, conlleva ahora y en el futuro, a una serie de fenómenos que impactarán a nuestra agricultura. “Se nos ha dicho por ejemplo, que el clima de la zona central se trasladará cada vez más al sur y esa situación efectivamente la estamos comenzando a vivir” en referencia a frutas y cultivos que tradicionalmente se asocian a las  regiones del Maule e incluso O’Higgins. “Esto abre nuevas oportunidades, que debieran ser muy interesantes para nosotros, pero a la vez, trae desafíos y riesgos que deberemos saber manejar, como nuevas plagas, aumento de eventos climáticos a los que no estamos acostumbrados y menos preparados… pero el efecto que más nos preocupa, es el que mencioné al comienzo, y que tiene que ver con el hecho de contar con menos lluvia y nieve”. En paralelo destacó que en este aspecto existe un espacio de acción en el que se puede influir positivamente, “el cambio climático, dadas sus características de origen natural, es imparable, pero en las particularidades sí podemos aminorar, corregir y aprovechar algunos de sus efectos. Fundamentalmente debemos tener la capacidad de almacenar más agua para sus distintos usos, entre ellos el riego”. Agregó que es imperiosa la eficiencia de uso con más y mejor tecnología, “de tal manera que podamos satisfacer adecuadamente las necesidades alimentarias de la población”.

Planteó que es prioritario realizar las obras de mitigación relativas a crecidas anormales de ríos, tormentas eléctricas, temporales con mucho viento, entre otras condiciones, y al mismo tiempo “cuidar nuestras cuencas, mediante la plantación de más bosques y así, evitar la erosión y permitir una mejor infiltración de las aguas lluvias”.

El dirigente agrícola subrayó que es muy relevante conservar las aguas de las cuencas para su uso y disposición en el territorio, impidiendo su traslado a otras zonas. Al respecto precisó “ya tenemos una muy mala experiencia con el canal Laja Diguillín, lo que ha significado una serie de efectos negativos, los cuales se manifiestan gravemente en el lago Laja y en el caudal del río. Basta ver el nivel del lago y la precariedad de los Saltos del Laja, para darse cuenta de ello” enfatizó de manera categórica José Miguel Stegmeier.

FRASE DESTACADA

“La provincia de Biobío tiene potencial agroalimentario enorme, con un sello de alimentos frescos, inocuos y sanos. Por lo tanto, tenemos que ver de qué forma todos nuestros agricultores enfrentan el cambio climático que viene para quedarse”.

Francisco Lagos, seremi de Agricultura.

FRASE DESTACADA

“Esto, abre nuevas oportunidades, que debieran ser muy interesantes para nosotros, pero a la vez, trae desafíos y riesgos que deberemos saber manejar, como nuevas plagas, aumento de eventos climáticos, a los que no estamos acostumbrados y menos preparados”.

José Miguel Stegmeier, presidente Socabío.

TIPS USO EFICIENTE DEL AGUA

-Mejorar sistema de riego

-Limpiar canales y acequias dentro de los predios

-Mantener cultivos libres de maleza

Avellano Europeo.

  • Compartir:
etiquetas
AGRICULTURAAvellano europeoSeremi Agricultura Biobío

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes