domingo 13 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Reportajes

Científicos de la UdeC: tumores cancerígenos sobreviven al fortalecerse con el consumo de vitamina C

Los estudios concluyeron luego de 20 años de investigación desarrollada por académicos de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UdeC.


 Por Claudia Robles

investigadores udec

Los científicos se ven enfrentados a la limitación de recursos para avanzar en la investigación, subrayando que Chile está entre los países que menos invierte en el área.  

Claudia Robles Maragaño

Junto con la llegada del invierno es común aumentar el consumo de la vitamina C, indispensable en la dieta por sus diversas funciones y propiedades. Sin embargo, un estudio realizado por científicos de la Universidad de Concepción descubrió otra de sus propiedades: fortalece las células cancerígenas, que resisten a tratamientos como las quimioterapias.

La investigación, realizada por profesionales de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Concepción, liderados por la doctora Coralia Rivas, reveló que los tumores cancerígenos se protegen y fortalecen gracias a la absorción de vitamina C, lo que evita su oxidación, haciéndolos resistentes.

La investigadora detalló: “descubrimos una característica inesperada de las células tumorales y es que estas son capaces de acumular grandes cantidades de vitamina C en su interior, comparadas con las células normales”.

Luego de 20 años de estudio, identificaron la fórmula utilizada por diversos tipos de tumores para sobrevivir al estrés oxidativo e incluso, a la acción de muchos tratamientos antitumorales, gracias a la utilización de vitamina C, y a partir de este descubrimiento esperan crear nuevos blancos terapéuticos orientados a cortar los suministros que permiten sobrevivir a diferentes tipos de cáncer, siendo el estudio publicado recientemente por la prestigiosa revista Free Radical Biology and Medicine.

En la publicación anunciaron el descubrimiento del mecanismo por el cual diferentes tipos de cáncer logran satisfacer su necesidad de grandes cantidades de nutrientes a través del reciclaje de vitamina C.

Hasta ahora, se había establecido que existen dos formas de vitamina C en el organismo: la oxidada (ácido deshidroascórbico o DHA), que se encuentra en altas concentraciones en ambientes pro oxidantes alrededor de tumores, y la reducida (AA, ácido ascórbico), que posee la beneficiosa función antioxidante.

LAS INMORTALES

El mecanismo descubierto consiste en que las células tumorales adquieren la vitamina C oxidada, que se encuentra en grandes cantidades a su alrededor, la transportan a su interior y la convierten en vitamina C reducida, la molécula antioxidante que le permite continuar viviendo.

La doctora Coralia Rivas explicó que “descubrimos inicialmente que las células tumorales de mama, próstata y leucemia eran capaces de acumular intracelularmente mucho más vitamina C que las células normales”.

La experta agregó que “esto es de suma importancia, ya que significa que la vitamina C está fortaleciendo a las células tumorales y las hace más resistentes a los tratamientos, y esto es debido a la propiedad antioxidante de la vitamina C, que cumple un rol protector contra el daño oxidativo”, aclaró.

En tanto, la doctora en Ciencias Biológicas e integrante del equipo de investigación, Carola Muñoz, añadió que “a diferencia de las células normales, las células tumorales tienen un transportador que toma esta vitamina C reducida y la lleva directo a la mitocondria. ¿Por qué a la mitocondria? Pensamos que es un mecanismo mediante el cual las células tumorales se hacen inmortales, a pesar de estar rodeadas de señales oxidantes que de otra forma inducirían a la muerte de la célula tumoral”, detalló.

De esta forma, la célula tumoral logra continuar creciendo y resistiendo incluso a la acción de los tratamientos contra el cáncer. Este descubrimiento permitiría generar nuevas líneas de tratamiento para bloquear el ingreso de vitamina C a la mitocondria y, de esta forma, obligar la apoptosis o suicidio de la célula tumoral. 

LA SOBREVIVENCIA

Según la investigación, la clave de la sobrevivencia de diferentes tipos de cáncer no solo estaría en la capacidad aumentada de los tumores de adquirir la forma oxidada de la vitamina C, sino además en un evento clave y específico de la célula tumoral. Se trata de la presencia de un transportador de vitamina C mitocondrial denominado SVCT2, que sería literalmente el “vehículo” que le permitiría a la mitocondria del tumor trasladar la vitamina a su interior y, de esa forma, evitar su propia muerte.

La doctora Rivas explicó que “nuestros estudios demostraron que los tejidos tumorales sobreexpresan este transportador, mientras que está ausente en los tejidos normales”.

En este sentido, la doctora Carola Muñoz agregó que este transportador se ubica dentro de la célula y no en la superficie, como era esperable. “Para nuestra sorpresa, al analizar la localización de SVCT2, se ubicaba en la mitocondria, un organelo fundamental para la sobrevivencia celular”, expuso.

Es por ello que el SVCT2 mitocondrial se constituiría en la clave para la sobrevivencia de los tumores. “Nuestro estudio sugiere que los tumores con mayor expresión de este transportador presentarían mayor protección frente al daño celular, lo cual podría tener implicaciones en la capacidad de supervivencia de las células cancerosas frente a los ambientes pro oxidantes”, puntualizó Muñoz.

LA INVESTIGACIÓN

Coralia Rivas, que lidera esta investigación, partió con los primeros estudios hace 20 años aproximadamente. Luego fue apoyada por una serie de tesis, entre ellas, la de la doctora Carla Muñoz, y posteriormente similares investigaciones que apoyaron los datos que se iban recopilando. Rivas indicó que “nuestras perspectivas son seguir en la búsqueda de moléculas que pudieran servir para bloquear el ingreso de vitamina C a la mitocondria”.

Esto abre enormes posibilidades de desarrollar nuevos blancos terapéuticos orientados a impedir que este mecanismo permita la sobrevivencia de diferentes tipos de cáncer.

SABER DIFERENCIAR

La vitamina C es considerada un nutriente esencial, es decir, que no puede ser sintetizado en forma natural por nuestro organismo, por lo que debe ser ingerido a través de la dieta. La falta de este componente puede causar enfermedades como el escorbuto e, incluso, la muerte. Ya antes del año 1700, el 50% de los marineros, en sus largos viajes, desarrollaban escorbuto al quedar sin verduras ni frutas frescas. Actualmente se sabe que la enfermedad es consecuencia del déficit de vitamina C.

En conversación con Diario La Tribuna, Carola Muñoz expresó: “lo que nosotros podemos decir como científicos, y no como médicos, porque no conocemos el ámbito clínico, es que la vitamina C es necesaria para la dieta de todos las personas y, por lo tanto, la gente no debe dejar de consumir vitamina C”.

Subrayó que se debe diferenciar la manera en que se debe consumir dicha vitamina: “es importante que la gente sepa que estas dosis altas de vitamina C que se compran en las farmacias en tabletas no es la forma ideal en que uno debería consumirla, sino que uno debe consumir la vitamina a través de las frutas y verduras”.

EL CÁNCER Y LA VITAMINA C

“Los pacientes que ya tienen cáncer, evidentemente deben continuar consumiendo vitamina C, de otro modo su calidad de vida se ve deteriorada, pero con la salvedad de que pueden consultar con su médico, por ejemplo, si cuando están siendo tratados con radioterapia o quimioterapia sería ventajoso dejar de consumir vitamina C durante estos periodos”, sugirió Carola Muñoz.

Puntualizó que dejar de consumir vitamina C significa también dejar de comer frutas.“La gente cree que lo que viene en la vitamina C es lo que contiene la tableta. La vitamina C está presente en lo que contiene el kiwi, la naranja, por ejemplo. Esa es la forma normal de consumirla”, comentó.

Sobre la relación entre vitamina C y cáncer descubierta recientemente, aclaró que “si bien el cáncer efectivamente adquiere esta capacidad extra para tomar la vitamina C del ambiente y con esto poder sobrevivir a los ambientes oxidantes, no significa que eliminando la vitamina C de la dieta vas a eliminar un cáncer”.

En este sentido, agregó que “la identificación del transportador mitocondrial de la vitamina C, el SVCT2, que no está en las células normales y sí en las tumorales, nos permite desarrollar una terapia farmacológica específica para el cáncer. Lo que hay que hacer es eliminar de la célula la capacidad para sobrevivir con ese mecanismo”, especificó la investigadora.

DESAFÍOS

Conocidos los resultados de los estudios, el equipo de investigadores de la Universidad de Concepción asumió nuevos desafíos respecto a cómo bloquear el mecanismo de transporte de vitamina C.

“La idea es generar fármacos y de esta forma favorecer la muerte de la célula tumoral. No sabemos si clínicamente será efectivo, pero apostamos a que es un mecanismo clave y que podría funcionar perfectamente como un fármaco para tratar distintos tipos de cáncer”, expresó Carola Muñoz.

Entre los obstáculos para seguir las investigaciones, mencionó que “en este minuto, el límite más importante al que nos vemos enfrentados como país es la limitación de fondos. Somos uno de los países que invierte menos en investigación y de esta forma no estamos fomentando que nuestros científicos, y quienes se dedican a esta área de la investigación, sean capaces de generar estos procesos”.

Los investigadores de la UdeC esperan continuar con sus estudios. El descubrimiento permitiría crear nuevos blancos terapéuticos orientados a cortar los suministros que permiten sobrevivir a diferentes tipos de cáncer.  

Frase destacada

“Descubrimos una característica inesperada de las células tumorales, y es que son capaces de acumular grandes cantidades de vitamina C en su interior, comparadas con las células normales”.

Coralia Rivas

Investigadora de la Facultad de Ciencias Biológicas.

Frase destacada 

“Laidea es generar fármacos y de esta forma favorecer la muerte de la célula tumoral. No sabemos sí clínicamente será efectivo, pero apostamos a que es un mecanismo clave y que podría funcionar perfectamente como un fármaco para tratar distintos tipos de cáncer”.

Carola Muñoz

Académica del Departamento de Fisiología de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UdeC.

Célula tumoral.

Datos a destacar

-En el año 2016, el cáncer en Chile fue la segunda causa de muerte, luego del sistema circulatorio.

-Según las proyecciones de mortalidad, cada año mueren más personas por cáncer y se espera que hacia el año 2023, sea la primera causa de muerte en el país.

-En menores de 15 años, el cáncer es la segunda causa de muerte, después de los accidentes de tránsito.

Carola Muñoz.
Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes