lunes 24 de junio, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Reportajes

Cuáles son los combustibles que más se usan a la hora de temperar las casas

Una vivienda promedio en Chile de 77 metros cuadrados consume alrededor de 10.000kWh al año de energía, de esa energía un 56% es destinada a calefacción.


 Por Leyla Bascur

ESTUFAS 2019 (2)

Leyla Bascur Contreras

[email protected]

A raíz del inicio de la época de frío y con temperaturas que ya marcaron un grado bajo cero en Los Ángeles, es inevitable pensar en la mejor forma de calefaccionar el hogar, ya que gasto de energía para calefacción es aún más relevante en el sector sur del país, llegando a representar más del 80% del gasto energético.

En invierno, uno de los mayores gastos del hogar corresponde a los consumos por calefacción. En términos monetarios el gasto por este ítem para todo el período invernal bordea los $200.000 para una vivienda promedio, e incluso se puede superar cuatro o cinco veces esta cifra (llegando a más de un millón de pesos) dependiendo del tipo de combustible y la eficiencia del equipo que se utilice.

En el tema conversamos con el seremi de Energía de la región del Biobío, Mauricio Henríquez, quien primero que todo explicó qué son y dónde encontrar las etiquetas de “eficiencia energética”.

“Lo primero que debe hacer el usuario es buscar la etiqueta de eficiencia energética, esta es una etiqueta que tiene varias letras y colores que va desde el verde en la A y hasta colores rojos en la E o G dependiendo del producto. Hay que buscar los que tengan una letra A con varios signos + porque eso asegura que son más eficientes o se va a gastar menos en electricidad o en leña, o en gas al final del mes” apuntó Henríquez.

Asimismo agregó “Es importante decir que no todo tipo de calefacción sirve para cualquier lugar y va a depender de nuestra casa de la aislación de nuestra vivienda, va a depender por supuesto del lugar donde está ubicado. Por ejemplo la estufa a parafina es barata de adquirir y mantener, al igual que la que utiliza gas generan contaminación intradomiciliaria. Desde ahí uno tiene que buscar otras alternativas que son menos contaminantes como la eléctrica pero que implica un alto costo”.

REACONDICIONAMIENTO TÉRMICO

Tan o más importante que la generación de calor es la conservación de este, por lo que la alternativa más eficiente será siempre tener una vivienda bien aislada térmicamente.

Dependiendo del grado actual de aislación de nuestra vivienda realizar un reacondicionamiento térmico nos permitirá obtener importantes ahorros.

Lo primero es identificar posibles filtraciones de aire en puertas, ventanas, muros o techumbres.

En caso que la vivienda sea de una construcción de baja aislación térmica, lo recomendable es invertir en base a las posibilidades económicas, en Reacondicionamiento Térmico (RT), ya que este permite generar ahorros en calefacción de al menos 60%. Si bien realizar este gasto puede parecer costoso, es una inversión que se recuperará rápidamente con los ahorros.

En este sentido, el RT se puede hacer por etapas y/o en función de las capacidades económicas de cada hogar. A continuación distinguimos dos tipos de RT.

El primero es el llamado Reacondicionamiento Térmico Básico, y consiste en el Sellado de Puertas y Ventanas, mediante cintas aislantes, sellos o burletes, que se pueden encontrar en el mercado desde $3.000, se pueden generar ahorros de un 20%. Además, se deben detener las filtraciones existentes en vidrios, muros o techumbres agujeradas. Con estas medidas se puede ahorrar en promedio $20.000 al año, y lo más importante, evitar la entrada de aire frío, mejorando el confort al interior del hogar. En estos casos la inversión es muy baja, y genera mejoras considerables en el confort y ahorro energético, en especial en viviendas más antiguas.

El segundo es Reacondicionamiento Térmico profundo que consiste en aislar térmicamente la vivienda, lo que implica realizar trabajos al interior. Este tipo de intervenciones son especialmente recomendables para viviendas de baja aislación térmica, es decir, construidas antes del año 2000.  La aislación térmica de techos, que puede costar entre $250.000 y $500.000, puede generar ahorros de hasta un 35%, y es especialmente recomendable para viviendas de 1 o 2 pisos es decir, ahorros de hasta $70.000 al año, pagándose la inversión en pocos años y aumentando considerablemente el confort.

Lo mismo pero sólo de muros, ya sea interior o exterior también genera ahorros importantes de hasta un 30%, y aunque sus costos son más elevados, es una inversión que se recupera de todas maneras.

La incorporación de ventanas termopanel es muy relevante sobre todo en departamentos, ya que en este tipo de viviendas las mayores pérdidas de calor se dan a través de las ventanas, por lo tanto, los ahorros son más importantes.

Finalmente cabe destacar que si a una vivienda de baja aislación térmica se le aplican todas estas medidas de reacondicionamiento térmico, puede lograr ahorros de 60% o más, lo que implicará en ahorros de al menos $120.000 para el periodo invernal.

CERO COSTO

Si bien las medidas antes mencionadas son las que generan un mayor impacto, sabemos que a veces no se puede hacer este tipo de inversiones, por lo cual también entregamos otros consejos que son bastante más sencillos y que igualmente generan un ahorro, como por ejemplo, mantener la temperatura de una habitación entre los 19° y 21° grados, ya que aumentar un grado la calefacción aumento el gasto de energía en un 7%.

También se sugiere ventilar como mínimo de 10 a 15 minutos al día, esto genera menor concentración de humedad, aumentando la conservación de calor. Además, hay que tener presente que la quema de combustible al interior del hogar daña la calidad del aire.

CÓMO ELEGIR LA CALEFACCIÓN ADECUADA PARA NUESTRO HOGAR

La forma en cómo las personas deciden calefaccionarse pasa por varios factores, hay temas económicos, medioambientales, geográficos e incluso culturales, a veces se prefiere un tipo de calor por sobre otro. No existe una “única” solución de calefacción, o un tipo de calefactor o combustible indicado, todos tienen ventajas y desventajas.

Por esto el Ministerio de Energía busca entregar a las personas la mayor cantidad de información, para que ellos en base a sus posibilidades y gustos elijan aquello que más les conviene.

Sólo por mencionar algunas características de las diferentes tecnologías y sus combustibles, se puede indicar que los calefactores eléctricos no presentan contaminación intradomiciliaria, son accesibles de comprar, sin embargo, generan un mayor gasto en electricidad en su operación mensual, su potencia térmica es baja, por lo que se recomienda para espacios pequeños.

Otra alternativa son las estufas de gas licuado, el precio de compra en este caso también es relativamente bajo, sin embargo su gasto mensual es alto y además, que producen contaminación intradomiciliaria, por lo cual no es bueno colocar este tipo de estufas en las habitaciones, lo mejor es que sea en lugares ventilados. También se encuentran las estufas a parafina, en cuyo caso, tanto el precio del artefacto como el costo mensual del combustible no son elevados, sin embargo, el mayor problema se presenta por la contaminación intradomiciliaria que genera, que es lo que finalmente genera enfermedades respiratorias, por lo que también, su uso se recomienda en lugares que permitan una buena ventilación.

Otra opción son los calefactores a pellets de madera, los que tienen un alto precio del artefacto pero un combustible más barato en comparación con las alternativas anteriores. Estos poseen etiqueta de eficiencia energética por lo que se recomienda elegir aquellos más eficientes.

Actualmente han salido otro tipo de calefactores que son los aire acondicionados inverter, tienen la cualidad de darnos frío en verano y calor en invierno, no genera contaminación intradomiciliaria y su gasto mensual es bajo, sin embargo, tiene un precio alto de inversión. Hay que considerar que la mayor inversión inicial se recupera con el ahorro mensual en combustible.

LA TEMIBLE LEÑA

Finalmente, mencionar los calefactores a leña. Tanto el precio como el combustible de estos calefactores es bajo, sin embargo su mal uso genera emisiones contaminantes al interior de la vivienda y al ambiente. Estos poseen etiqueta de eficiencia energética por lo que se recomienda elegir aquellos más eficientes. En Los Ángeles, con la entrada en vigencia del Nuevo plan de descontaminación atmosférica (PDA) regula el uso de éstas. Asimismo, existen restricciones en otros PDA de la zona sur por lo que se recomienda informarse acerca de estas medidas (www.mma.gob.cl). Este es el energético más usado en el país, sobre todo en el sector centro sur, cerca del 74% de las viviendas del centro sur del país consumen leña para calefaccionarse.

Seremi del Medio Ambiente, Mario Delannays señaló al respecto que “para nosotros como Gobierno es sumamente importante que la gente pueda considerar artefactos de calefacción sustentables. La calidad del aire afecta a todas las personas, pero por sobre todo adultos mayores, embarazadas, niños y enfermos crónicos. El cambio de hábito es importante para poder evitar enfermedades respiratorias e incluso, no tener que lamentar el fallecimiento de alguien. Preferir estufas a pellet, gas, parafina, estufas eléctricas, entre otras, ayudarán a mejorar las condiciones que hoy tiene Los Ángeles. Sabemos que son productos con un costo mayor, y es por eso que a través del Plan de Descontaminación contamos con un programa de recambio de calefactores, el cual anunciaremos procesos de postulación para este año dentro de los próximos meses. Dicho lo anterior, también es importante dejar en claro que como ministerio, incluso sin tener un PDA vigente, realizamos esfuerzos para recambiar calefactores, por lo que nuestro compromiso no va por la retórica, sino que desde una perspectiva propositiva, de acciones concretas. La mala calidad del aire va a cambiar en la medida en que todos tengan conciencia que al calefaccionarse con equipos menos eficientes, van a perjudicar a los abuelos, recién nacidos, entre otros”.

El mayor consejo, en este sentido, para un buen uso es usar leña seca, esta se puede identificar por su corteza semi desprendida, trozos livianos de color opaco, agrietada en sus extremos y no debe tener hongos.


  • Compartir:
etiquetas
calefacciónestufas

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes