Regístrate Regístrate en nuestro newsletter
Radio San Cristobal 97.5 FM San Cristobal
Diario Papel digital
La Tribuna

Integrantes de la banda de "Los Corbata" serán llevados a juicio: Fiscalía pedirá perpetua calificada

por Juvenal Rivera Sanhueza

Son cuatro venezolanos y tres chilenos arriesgan penas que van desde 22 años hasta dobles presidios perpetuos por 2 homicidios consumados y 2 frustrados, en disputas de agrupaciones delictuales en Los Ángeles.

En la villa Parque Norte fue asesinado un joven cuando estaba a bordo de su vehículo. / Diario La Tribuna

La banda de Los Corbata fue una de las más sangrientas que se tenga recuerdo en Los Ángeles. A punta de asesinatos ejecutados por sicarios contra miembros de organizaciones delictuales rivales, trataron de imponerse sin contrapesos en el ilícito negocio de la distribución de drogas en la ciudad que traían desde el norte.

Sin embargo, en septiembre de 2021, el grupo liderado por Luis Corvalán Novoa, fue capturado, ocasión en que se encontraron en que les incautaron más de 254 millones de pesos, además de cinco kilos y medio de marihuana, 678 gramos de cocaína base, 387 comprimidos de MDMA, 22 plantas de cannabis sativa. También se incautaron cinco vehículos, un chaleco antibalas, cuatro armas de fuego de distintos calibres y cartuchos.

Aunque fueron condenados a penas de presidio efectivo, desde la misma cárcel siguieron articulando para sacar de circulación a los integrantes de otros grupos delictuales con los cuales rivalizaban por la distribución de las sustancias ilícitas.

Una de esas víctimas fue Facundo Riquelme Pérez, a quien identificaban como integrante de una banda rival. Según el Ministerio Público, el joven fue asesinado en su vehículo en la noche del 5 de julio de 2021 en la Villa Parque Norte de Los Ángeles, por el venezolano Moisés Bastardo Bastardo y el chileno Sebastián Catalán Vargas, ambos pertenecientes a la agrupación delictual conocida como "Los Corbata". Además, hirieron de gravedad a una adolescente que acompañaba a la víctima fatal.

Sin embargo, el episodio más lamentable ocurrió en la madrugada del 30 de abril del año pasado en la discoteca Club K.O., en la avenida Las Industrias, que costó la vida de un adolescente que celebraba su cumpleaños, y dejó herido de gravedad a uno de sus amigos.

El Ministerio Público estableció que el venezolano Moisés Bastardo Bastardo, pese a estar en la cárcel cumpliendo condena por tráfico de drogas, mandató telefónicamente a sus connacionales Ronnie Vanegas Herrera, Reiner Valero Suárez y Leiger Betancourt Rodríguez, que viajaran desde Concepción e ingresaran al local nocturno a matar a su enconado rival apodado "César Betino", con quien tenía disputas cuando estaba en libertad.

El punto es que el rival no estaba en la mencionada discoteca. Los sicarios terminaron asesinado al escolar por error al ser confundido por el objetivo de la banda.

A esta confusión contribuyeron los acusados chilenos Diego Seguel Urra y Nicolás Faúndez Sepúlveda, quienes comunicaron a Moisés Bastardo que habían ubicado a "César Betino". Seguel pidió a Faúndez que ingresara al recinto y le enviara fotos del sujeto para remitirlas a Bastardo Bastardo, con el propósito de concretar el crimen.

Debido al parecido físico del inocente estudiante con "César Betino", las imágenes remitidas al ideólogo en la cárcel, sellaron el fatal destino. El joven fue asesinado de 13 balazos. Otro joven salvó, pese a recibir varios impactos de bala.

Debido a estos hechos, el 17 de abril se llevará a cabo la audiencia de preparación del juicio oral, tal como fue agendada por el Juzgado de Garantía de Los Ángeles.

Los imputados son siete, cuatro de ellos venezolanos y tres chilenos. Además de los que estaban recluidos, durante el año pasado fue capturándose a los otros implicados. La Fiscalía de Análisis Criminal del Biobío estableció su participación en los homicidios consumados y homicidios frustrados.

Del grupo de imputados, cuatro son venezolanos que actuaron como sicarios ejecutores de los disparos, y tres chilenos que participaron en la planificación y acompañamiento al momento de los crímenes. Todos tienen la calidad de autores de los delitos.

El fiscal jefe de Análisis Criminal del Biobío, Michelangelo Bianchi, explicó que por el homicidio consumado se pide para ambos acusados 15 años de presidio y por el homicidio frustrado 10 años de cárcel. En este caso, la Fiscalía pide para Moisés Bastardo presidio perpetuo calificado, más presidio perpetuo simple.

Para Ronnie Vanegas, Reiner Valero y Leiger Betancourt, el Ministerio Público pretende las penas de presidio perpetuo simple, más de 20 años de privación de libertad. En cuanto a Diego Seguel y Nicolás Faúndez, se piden 12 años de presidio, más 10 años.

Síguenos: Google News
banner redes
banner redes banner redes banner redes banner redes banner redes

¿Quieres contactarnos? Escríbenos a [email protected]

Contáctanos
La voz de la provincia AM

Más visto