suscríbete al boletín diario

Policial y Judicial

Agricultores y empresarios de Biobío solidarizaron con fruticultor de Malleco cuyo fundo fue tomado por Víctor Ancalaf

El dueño de “Taitamito” denunció al ex líder de la Coordinadora Arauco Malleco como el responsable de fuertes hostigamientos que se arrastrarían desde el 17 de julio de este año y que nacieron hace 20 años cuando, Ancalaf llegó a la zona tras recibir el predio vecino por parte de la Conadi.


 Por Benjamín Ahumada

Taitamito

El viernes, Víctor Ancalaf se habría instalado a la entrada del Fundo Taitamito, en Collipulli Provincia de Malleco, para amenazar a todos los trabajadores directos e indirectos de que ese sería el último día que dejaría de funcionar la faena frutícola, según relató al programa Conexión San Cristóbal, el dueño del terreno, César Hompart.

La familia del agricultor compró esas tierras en la década del 60 con la visión de convertirlas en un lugar que produjera frutas: hoy arándanos, nueces y cerezas, entre otros.

Hace 20 años y en medio del trabajo de Conadi, dijo Hompart, esta compró los terrenos colindantes a los suyos, recibiendo de inmediato la visita de su nuevo vecino, Víctor Ancalaf que le habría advertido que esas tierras estaban en recuperación.

Como la familia de Hompart no se fue, según su propio relato al programa radial, el victimario y su familia lo habría agredido (todo tipo de amenazas) hasta con un machete, cuestión que lo dejó gravemente herido.

Para ejemplificar sus dichos el agricultor de Collipullli recordó como, a nombre de la “causa Mapuche”, le han talado árboles adultos, quemado portones, roto cercos, destruido sembradíos y botado torres de telecomunicaciones.

El tema, dice Hompart, ya no da para más, sobre todo desde ayer cuando los comuneros encabezados por Ancalaf, simplemente se tomaron el fundo.
Taitamito, tenía hasta ayer a 300 personas trabajando en las cosechas, el 70 por ciento de ellas, pertenecientes a familias Mapuche del sector, por lo que dice no entender la actitud y comportamiento de un grupo menor, separando con ello la legítima demanda ancestral, de estos hechos de violencia.

Además y sin dar cifras exactas, el agricultor detalló que con la toma de su fundo se pone en riesgo el trabajo e ingresos de proveedores como el transportes, insumos y otros que giran en torno a su producción frutícola.

APOYO DE LA SOCABIO

Hace un par de años, la Sociedad Agrícola de Socabío decidió dejar de ser un espectador de los problemas que genera la violencia rural a sus vecinos y colegas de La Araucanía.

Junto a empresarios y otros gremios afectados, decidieron crear grupos que logren apoyar a quienes se ven afectados por actos que usan la demanda Mapuche para validar todo tipo de ataques.

Con las experiencias vividas en Alto Biobío, Mulchén y otras comunas de nuestra Provincia, tomaron sus cosas y en grupos de 5 comenzaron a visitar a las familias y empresarios afectados.

De esta forma, tras enterarse de la toma del Fundo Taitamito, cinco personas encabezadas por Jorge Guzmán, presidente de la Multigremial de Biobío y el vicepresidente de la Socabío; Boris Solar, respectivamente, llegaron hasta Collipulli para apoyar a su colega, César Hompart.
Ir hasta el fundo, dijo Boris Solar en Conexión San Cristóbal, implicaba no sólo apoyar a Hompart, sino también establecer un diálogo con los comuneros.

La idea de los representantes de Socabío se cumplió solo a la mitad, pues fue imposible establecer un diálogo o una conversación con Víctor Ancalaf y su familia.

Así, Solar relató que “se creó un grupo que se llama Alerta Biobío que está integrado por cerca de 160 personas que estamos atentos o en condición o situación de alerta, frente a cosas que puedan afectar el funcionamiento normal de la agricultura, ya sea porque hay una toma de campo, un robo, abigeato o un incendio, entonces así nos apoyamos, nos protegemos y tenemos una reacción más rápida para ir en ayuda de la persona que está afectada”.

Agregó que “la primera vez hubo un intento de toma en Mulchén, llegamos más de 100 camionetas y de alguna forma mostramos presencia, apoyo y solidaridad y lo otro es que la autoridad nos toma más en serio”.

Por lo mismo, dijo el vicepresidente de Socabío y “a raíz de lo que pasa en Collipulli, donde lo que está pasando no es un terreno forestal ahora está pasando en un terreno frutícola, entonces de alguna forma, con este mismo grupo nos pusimos de acuerdo y se generó una estrategia de, simplemente, ir a apoyar a César, haciendo presencia y estando con él”.

En medio de su relato, el dirigente gremial agregó que mientras hablaban con Hompart “a la salida del predio un grupo reducido de cinco personas cerró el predio, prendió una fogata, liderados por Ancalaf y su familia en la cual hablaban de sus reivindicaciones, nosotros, poco conocedores de esta realidad, nos acercamos a conocer sus lineamientos para aprender y nos encontramos con una situación desproporcionada en el lenguaje”.

Dada la crudeza del momento vivido, Boris Solar concluyó señalando que “creemos, sin ánimo de generar conflicto, que la situación del diálogo está súper lejos de la realidad. Hoy día, definitivamente se le ha escapado de las manos a la autoridad la forma como ha estado manejando el tema”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
HompratsocabiosolarTaitamito

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes