suscríbete al boletín diario

Policial

Yumbel y Los Ángeles continúan con focos activos de incendios forestales

En ambos lugares trabajan brigadas tanto de Conaf como del Ejército, además de maquinaria pesada y helicópteros.


 Por La Tribuna

30-01-2017_18-44-3311130-01-172

Dos focos de incendios forestales aún permanecen activos en la provincia de Biobío.

Se trata del siniestro que afecta al sector de Curanadú, emplazado a unos 10 kilómetros al norte de Los Ángeles, donde equipos de emergencia efectúan labores de contención.

Al cierre de esta edición, este incendio se encontraba con muy poca propagación; “solamente tiene actividad al interior del área quemada, algunos tocones que han quedado encendidos”, relató el jefe provincial de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) Biobío, Rodrigo Cifuentes.

Asimismo, relató que lo tienen encerrado con una línea de control; esto es, con una especie de cortafuego perimetral en el cual estuvo trabajando personal de Conaf, brigadas del Ejército y maquinaria pesada.

Al menos hasta el cierre de esta edición, este incendio no presentaba peligro de propagación hacia otros sectores y se estima que la superficie afectada por las llamas es cercana a las 1.100 hectáreas.

 

YUMBEL

El segundo incendio que aún permanece activo en la zona, y que reviste un poco más de complejidad, es el que se registra al norte de la localidad de Tomeco, en la comuna de Yumbel.

Este siniestro, denominado Los Caulles, ha arrasado con una superficie de 7.380 hectáreas, aproximadamente.

“En gran parte de la superficie ya se encuentra contenido, con muy baja actividad, solamente tocones al interior del área quemada y presenta actividad en la parte oeste”, explicó Cifuentes.

En dicho lugar trabajaron tres brigadas de Conaf junto a oras dos del Ejército, lo que se significó que unas 70 personas se desplegaran en el lugar, además de maquinaria pesada y recursos aéreos, quienes realizaron todas las labores para lograr la contención del incendio.

“Hemos tenido la suerte de que no hemos tenido viviendas afectadas; el fuego ha llegado bastante cercano a ellas. Los trabajos se han priorizado en salvaguardar -en primera prioridad- a las personas, sus bienes y realizar todo un trabajo de cortafuegos perimetrales para evitar la propagación a las viviendas”, explicó el director provincial de Conaf Biobío.

Asimismo, agregó que el resto de los recursos están comprometidos en los otros focos de incendio que están en la región.

En el caso del foco registrado en el sector de Alhuelemu, comuna de Mulchén, Cifuentes explicó que se encuentra contenido.

Sin embargo, está bajo observación ya que es necesario esperar algunos días a fin de que no existan rebrotes pero que, de momento, no manifiesta ninguna actividad.

La superficie afectada en esta zona dejó como saldo 2.700 hectáreas arrasadas por las llamas.

Asimismo, detalló que se han registrado algunos focos menores que han sido abordados, principalmente, por bomberos. Un ejemplo de ello, fue uno ocurrido en el sector de El Peral y que afectó a un sitio eriazo que no revistió mayor peligro.

Cifuentes recordó que, por motivos de la situación de emergencia que se vive actualmente, las unidades silvestres que se emplazan en la provincia permanecen cerradas.

Éstas son el Parque Nacional Laguna del Laja; Reserva Nacional Ralco y Reserva Nacional Pemehue.

 

DECRETOS

Por estar en Estado de Excepción, y de acuerdo a lo dispuesto por el decreto supremo Nº 129 de fecha 26 de enero de 2017,  está prohibido efectuar reuniones, fiestas o celebraciones de toda la zona decretada como catástrofe.

Asimismo, está prohibido realizar fogatas, asados y cualquier actividad que implique el uso de fuego tanto en zonas de campings o similares para este uso en toda la zona decretada como catástrofe.

A ello se suma que en los casos de venta de combustible en bidones será necesario seguir algunas exigencias.

El decreto sostiene que “la empresa distribuidora deberá llevar un registro de todas las ventas realizadas de combustible en bidones, indicando el nombre de la persona que compra, número de RUT, número de boleta y el uso que se le dará a ese combustible”.

Asimismo, detalla que “será responsabilidad del comprador portar la boleta respectiva, lo anterior ante requerimiento o control que efectúe personal de las Fuerzas Armadas o Carabineros de Chile”.

Los envases que se utilicen deberán cumplir con las normas establecidas por la Superintendencia de Electricidad y Combustibles.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes