suscríbete al boletín diario

Policial

Robo de cables de cobre ha disminuido en un 5% en Bío Bío

Monte Águila y Saltos del Laja han sido los lugares más afectados por este delito durante este año.


 Por La Tribuna

15-04-2016_19-55-0910115-04-16

Tal como informó La Tribuna, Carabineros detuvo –la madrugada del miércoles- a una banda compuesta por cuatro personas que portaban diversos elementos utilizados -con frecuencia- para la sustracción de cables de cobre, en la comuna de Cabrero.

La comisión de delitos asociados a esta materia ha provocado que comunas enteras quedaran sin luz por días, provocando una serie de inconvenientes, tanto para los habitantes como para las empresas generadoras de electricidad.

Según cifras entregadas por el subprefecto de los servicios de Carabineros de Bío Bío, comandante Eric Flores, durante 2014 se registraron cerca de 15 casos asociados a este ilícito en la provincia.

Esta cifra aumentó exponencialmente durante 2015, registrándose 97 casos; es decir, 82 más que en igual periodo de 2014.

Ello equivale a un alza de un 547% de los casos asociados a la sustracción de cobre y alambres de cobre, especialmente del tendido eléctrico de las distintas compañías generadoras de este elemento.

El oficial sostuvo que estos casos ocurren –la mayoría de las veces- en sectores que abarcan el retén de Santa Fe, las subcomisarías de Cabrero y de Laja y la tenencia de Negrete, entre otros.

Segregadas por comisaría, agregó que la de Los Ángeles es la que concentra la mayor cantidad de casos, con 38; le sigue la de Yumbel, con 30, y la de Santa Bárbara con 12.

 

CIFRAS 2016

El incremento de estos delitos ha obligado, tanto a Carabineros como autoridades y representantes de las empresas afectadas a trabajar en conjunto a fin de combatir este delito.

En lo que va del 2016, “las medidas paliativas y los servicios focalizados que hemos implementado en los lugares donde se está produciendo el delito, nos ha permitido bajar los casos en un 5%”, expresó Flores.

Entre el 1 de enero y el 15 de abril de 2016, se han registrado 19 casos frente a los 20 en igual periodo del año pasado, lo que representa un 5% menos de casos.

La quinta comisaría de Yumbel es la que más casos ha registrado durante este año, afectando –principalmente- a las localidades de Monte Águila y Saltos del Laja, en la comuna de Cabrero.

Esta ciudad concentra 13 de los 19 casos registrados durante lo que va de este año. Flores sostuvo que han bordado esta temática no sólo a nivel institucional sino que también se han coordinado con las mismas empresas surtidoras de electricidad, tales como Transelec, Coelcha, CGE, Frontel y todas aquellas que tienen instalaciones emplazadas en las distintas comunas de la provincia.

Además, han impulsado “un servicio integral con una patrulla especial que se creó en la 5ta. comisaría (de Yumbel) y que el mayor Carlos Fernández ha implementado con gran acierto”, expresó el oficial.

Ello, tras la detención de una banda dedicada a perpetrar este tipo de ilícitos y compuesta por cuatro integrantes provenientes de la ciudad de Rancagua.

Estas personas fueron arrestadas tras ser sorprendidas con una serie de elementos para cometer este delito y que incluía vehículos y con una herramienta que es una especie de extensor que se prolonga hasta por -aproximadamente- 10 metros y que sirve para bajar los cables de las alturas y cortarlos.

Frente a tal escenario, “se presentaron –en coordinación con las empresas eléctricas- las respectivas querellas a fin de que estas personas puedan ser formalizadas y, eventualmente, condenadas, pese a que no los encontramos en delito flagrante, pero sí con una serie de elementos que sirven para cometer este tipo de sustracción”, expresó Flores.

Los delitos asociados al robo de cables de cobre son frecuentemente cometidos en predios particulares y en sectores de difícil acceso a los patrullajes de Carabineros.

Ello, “porque efectivos policiales no pueden ingresar a predios particulares. Esas instalaciones y torres de antena que llevan el cableado eléctrico de alta energía se emplazan generalmente en sectores rurales aislados y en lugares de difícil acceso, por lo que hemos delineado una diagramación georeferenciada de dónde están y patrullamos los caminos aledaños que nos permiten dar con los eventuales autores de estos delitos”, sostuvo el oficial.

 

LLAMADO

Pese a que las denuncias realizadas por la comunidad permiten georreferenciar la ubicación donde se están cometiendo estos delitos, lo importante -agregó el comandante- es que las personas que tienen sus residencias en sectores rurales puedan entregar información respecto a la detección de vehículos o personas extrañas al lugar, especialmente en la noche.

“Tenemos implementado el nivel 133 rural que nos permite desplazar los dispositivos que tenemos operativos, tanto diurnos como nocturnos al lugar, para proceder a su fiscalización y control y lograr la detección y detención oportuna de los eventuales autores de este tipo de delitos”, puntualizó Flores.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes