lee nuestro papel digital

Opinión

Ventanas, el cascabel del gato


 Por Bryan Smith. Cientista político.

bryan smith (6)

En estos tiempos, es un pecado mortal –y con justa razón– no preocuparnos por el cambio climático producido por la contaminación y los efectos nocivos que esto tiene sobre la salud humana, más aún por parte de las autoridades y las instituciones públicas.

El cierre de la Fundición Ventanas de la estatal Codelco, a simple vista parece ser el camino correcto. Y cómo no serlo, si la decisión vela tanto por la salud de los habitantes del territorio, como por la restauración del territorio mismo, tan afectado por los procesos industriales que se han desarrollado ahí durante varias décadas. Pero cabe preguntarnos, ¿es un cierre no abrupto el camino indicado hacia una solución?

El ex presidente del directorio de Codelco, Oscar Landerretche, en su libro “Hacia un nuevo pacto”, explicaba y sostenía la necesidad de cerrar Ventanas y otras fundiciones de la estatal de forma programa y sistematizada, paralelo a la construcción de fundiciones mucho más avanzadas y menos contaminantes, abordando así un cierre sostenible y sustentable, que nos permitieran avanzar como país hacia una “minería verde”, logrando incluso, mejores resultados económicos.

Sin duda que es cuestionable la decisión inesperada del gobierno, dado que genera inestabilidad e incertidumbre local de cierto alcance nacional, producto del paro iniciado el miércoles por parte de los sindicatos de Codelco.  Sumado a esto, el autogol que significa las declaraciones de la ministra de Minería, quien acusa no haber sido informada de dicha determinación, poniendo en entre dicho, nuevamente, la fluidez de información al interior del gobierno. Por otro parte, se pone en cuestión la autonomía del directorio de la Minera Estatal, ya que tampoco habría sido esa la decisión que se tomó en la reunión de la semana pasada.

Entonces, el escenario es el siguiente: una decisión apresurada, con un fin noble, con consecuencias económicas todavía incalculables, en medio de una crisis de confianza institucional y política, con la amenaza latente de una recesión y que ha generado la molestia de los sindicatos y también de autoridades locales. De todo esto podemos dilucidar que el dialogo y la comunicación entre todos los actores, para así lograr decisiones consensuadas ha estado algo ausente en este proceso. Probablemente, de haber tenido más dialogo y fluidez de la comunicación entre actores, la decisión hubiese sido prácticamente la misma, pero con una planificación distinta, con plazos mucho más sensatos y con un abordaje de la comunidad mucho más profundo, logrando así, mayor adhesión y menos problemas asociados.

Por último, aunque no sea el mejor plazo ni la mejor forma, se le ha puesto el cascabel a un gato del que nadie se hizo cargo antes: el cierre de una fundición anticuada que no cumple ningún estándar del presente y que no genera las ganancias que una fundición moderna y absolutamente menos contaminante puede generar para las arcas del país.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
etiquetas
CodelcomineraVentanas
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes