lee nuestro papel digital

Opinión

Día del orgullo condición del espectro Autista


 Por María Florencia Iriarte (*)

florencia iriarte

En la conmemoración del día del orgullo de las personas con condición del espectro autista (18 de junio), quisiera destacar la experiencia de jóvenes que han accedido a la Educación Superior, destacándose por su gran sentido de la responsabilidad, la autonomía alcanzada, recibiendo reconocimientos incluso como la excelencia académica en su paso por la universidad. Posteriormente una vez en la etapa laboral, han conseguido rápidamente un empleo, manteniéndose en sus puestos de trabajo de manera estable por años, aportando significativamente a distintas organizaciones en la región del Biobío.

Destaco el caso de tres ex alumnos. El primero, hoy de 30 años, fue pionero en ingresar al Programa de formación sociolaboral Diploma en Habilidades Laborales el año 2013 y hoy en día se desempeña como asistente administrativo en una empresa proveedora para el rubro minero desde septiembre del año 2018.

Otro ejemplo de orgullo es un alumno que, posterior a su proceso de Práctica en un reconocido supermercado  y restaurante local, quedó contratado automáticamente finalizada su etapa universitaria, manteniéndose en la empresa como ayudante de cocina desde el año 2017.

También una reciente egresada, de 25 años, se suma a las exitosas experiencias universitarias, como también el haber conseguido un contrato de trabajo a poco tiempo de su ceremonia de graduación a fines del año 2021. Actualmente se desempeña como asistente administrativa cajera en una firma del rubro automotriz.

Resulta relevante poder compartir las experiencias de nuestros egresados y egresadas con condición del espectro autista ya que son ejemplos claros de que el derecho a la educación y al trabajo se cumplen, en la medida de que paralelamente estén presentes ciertos apoyos del entorno como son por ejemplo el rol protagónico de las familias y su permanente lucha por la eliminación de barreras, el compromiso de las Instituciones, agrupaciones, los profesionales y las empresas, todos componentes fundamentales para que las personas alcancen una mejor calidad de vida.

Sabemos que las experiencias que destaco no son comunes y que aún queda mucho camino por recorrer. Es por esto que este día nos invita a seguir visibilizando a las personas con condición del espectro autista partiendo de la idea de que no están enfermos, sino que presentan una condición del neurodesarrollo, son sujetos de derecho como todos y todas, necesitan ser potenciados en una sociedad inclusiva, pluralista y diversa en la que se sientan cómodos, cómodas y partícipes en todas las etapas de su vida.

María Florencia Iriarte (*)

Directora programa diploma en Habilidades Laborales Sede Concepción

Universidad Andrés Bello


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes