lee nuestro papel digital

Opinión

Presidente, los alcaldes de Biobío y Araucanía queremos que nos reciba en La Moneda


 Por Jorge Rivas Figueroa. Administrador Público / Licenciado en Ciencias Políticas

Jorge-Rivas-alcalde-de-Mulchen (1)

Salvo honrosas excepciones, la llamada prensa nacional cubrió con todos sus recursos y desde muy temprano la extensión del Estado de Emergencia en la llamada Macro Zona Sur, mientras en paralelo, los alcaldes de Biobío y Araucanía, junto al presidente de la Asociación Chilena de Municipalidades, alcalde  de Huechuraba, Carlos Cuadrado se reunían en Temuco para hablar de la violencia que se vive en las comunas afectadas por el conflicto, pero también de la triste realidad que implica ser alcaldes en un país cuyas decisiones centralistas – del pasado – han causado la miseria de los territorios locales.

Antes de las 8 de la mañana la ministra del Interior, Izkia Siches enviaba mensajes al congreso para que aprobaran la extensión por 15 días más de un intento de solución extremo, pero necesario, dado el alto nivel de inseguridad que se vive en nuestras comunas, inseguridad que nos guste o no está lejos de ser provocada necesariamente por la Nación Mapuche, porque si algo tenemos claro todos los líderes comunales es que esa violencia, está dada principalmente por temas, como el narcotráfico y el robo de madera, entre otros.

Cada relato de mis colegas, incluido el mío por cierto, dio cuenta de una realidad que no se conoce en el centro del poder y que refleja una certeza que no ha sido visibilizada en el resto del país, por ejemplo con detalles de suspensión de clases como consecuencia de un funeral con disparos al aire, tal como ocurre en Santiago con los llamados “funerales narcos”;  asesinatos y secuestros de personas y vehículos municipales con niños a plena luz del día, hechos que solo permiten interpretar lo que ocurre como un abandono total de la población o, al menos, eso se interpreta en las palabras crudas, pero reales, de los colegas de Arauco, Curacautín, Arauco y Biobío. Temas, todos, que como dijo un colega de Malleco, que “no sale en los medios nacionales”.

Pero quizás lo más triste y doloroso fue ver cómo algunos alcaldes afectados directamente por los hechos de violencia  y otros no visibilizados por la prensa nacional, prefirieron guardar silencio, pero no por miedo a represalias de los violentistas – como las amenazas recibidas por los 6 colegas de la Araucanía que dieron pie a esta cita – sino, simplemente porque todas las promesas de mejoras nacidas desde la misma Moneda y el Congreso se han disuelto en medio de los cambios de gobierno. Urge una política de Estado en esta materia, más que nuevas ideas que se diluyen cada vez que deben partir de cero con la llegada de un nuevo/a Presidente/a.

Pero el camino es claro, si los gobiernos siguen tomando decisiones sobre la materia sin considerar la opinión de los alcaldes y sus concejos municipales el conflicto nunca será superado, porque por una parte está la demanda territorial disfrazada con actos violentistas, por otra Chile y otra quizás la más importante”, compuesta por aquellos vecinos y vecinas que viven con miedo por el fracaso en la implementación de esta necesaria política de Estado.

Vamos a llegar a La Moneda, vamos a exponer en la cuna del centralismo nuestra realidad, porque en Chile, hasta ahora, no existe otra opción para visibilizar la realidad local que no sea estando allá, en “la capital” y sabemos que el Presidente Boric nos va a recibir, porque lo hemos visto preocupado.

Pero además y tras casi 20 años de trabajo como servidor público en los gobiernos municipales y si bien, el tema de la violencia fue el central, puedo decir con total certeza que lo cierto es que toda reunión de alcaldes siempre desembocará en los temas que afectan a los municipios y sus administraciones y para ello solo basta dar dos ejemplos: la educación y la nueva ley que regulará el tema de la contratación de funcionarios a honorarios. 

La conclusión, crear un documento de trabajo entre La Araucanía y Biobío que nos permita avanzar junto en el tema de la violencia rural, pero también en todo los que nos afecta, para llegar a aquello que buscamos para todos, el Bien Común y claro, que el Presidente, Gabriel Boric, nos reciba en el Palacio de Gobierno.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes