lee nuestro papel digital

Opinión

Cambio de mando y sintonía idearía


 Por Bryan Smith, director de estrategia y desarrollo Observa Biobío.

Bryan Smith (20)

El gobierno cambia, la visión cambia, las autoridades cambian, pero la gente, sus necesidades y los desafíos de nuestra sociedad siguen ahí. Que la sabiduría, la prudencia y la democracia acompañen al próximo gobierno.

En cuanto a nuestra provincia de Biobío respecta, tenemos muchos desafíos que abordar y que requieren de altura de miras por parte de las autoridades entrantes y las autoridades vigentes – alcaldes – quienes tienen, en gran medida, mayor afinidad ideológica con el gobierno entrante, prácticamente 11 de las 14 comunas de Biobío son administradas por alcaldes que van desde el centro hasta la centro izquierda, lo cual los acerca, en el plano ideológico, a la frecuencia del Presidente Gabriel Boric y la del Gobernador Rodrigo Díaz, por lo tanto, es una gran oportunidad para realizar grandes proyectos.

Pero los proyectos no pueden emanar desde las autoridades, en este proceso, la ciudadanía y en particular las organizaciones de la sociedad civil juegan un papel crucial.

Si los proyectos no vienen visados desde su Génesis por las organizaciones, son proyectos “más de lo mismo”, impositivos y poco participativos. La ley de participación ciudadana, encomienda a las instituciones definir sus mecanismos de participación, que rara vez son estandarizados y abiertamente disponibles, pero se pude… esta vez, con tanta potencial sincronización de visiones, se puede, particularmente en nuestra provincia se puede y bueno, esperemos que se pueda.

La articulación de las autoridades es fundamental también, porque la provincia también sufre de los grandes males que afectan el camino de las políticas públicas: concentración y centralización. Los Ángeles tiene más habitantes, por lo tanto, más problemas y más recursos, pero si seguimos en la lógica de las mayorías a la hora de priorizar políticas públicas y presupuesto en base a la población, no nos podremos librar jamás del centralismo. Tenemos el deber de desconcentrar los recursos y pensar en futuro, porque si no lo hacemos, inflaremos Los Ángeles y será una ciudad mórbida, sobrepoblada, contaminada y estresante, tal cual lo es Santiago, pero manteniendo la escala.

Quizás enfocarnos en las pequeñas comunas y en las localidades intermedias, es una buena solución, no para hoy, sino para el futuro. Pero para eso ser requiere altura de miras por parte de las autoridades, dirigencias locales y un rol, valga la redundancia, activo por parte de las organizaciones de la sociedad civil presentes en el territorio.

Cada cambio de gobierno es una oportunidad, pero ésta en particular tiene la gran ventaja mencionada de la sintonía entre el gobierno central y los gobiernos locales. No desperdiciemos esta oportunidad y trabajemos pensando en el futuro.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes