suscríbete al boletín diario

Opinión

Un frágil avance que nos llama a ser responsables


 Por Miguel Pezoa Presidente Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Los Ángeles A.G.

07-09-2018_18-53-451__miguelpezoa14-1

A muchos no nos tomó por sorpresa que se levantara la cuarentena para Los Ángeles, tras el anuncio efectuado por el Ministerio de Salud el pasado jueves. Por distintos medios, ya se había filtrado la información, pese a que nuestros casos diarios no han bajado como hubiera sido lo esperado. Nos pasó algo similar a Santiago, que salió de cuarentena cuando había distintas voces que indicaban que no se cumplían los parámetros.

La realidad se expresa por sí sola y al día siguiente del mismo anuncio teníamos 126 casos nuevos y 619 casos activos. Nada de lo que podamos enorgullecernos, sino al contrario, porque habla de que pasamos a cuarentena tal vez bajo presión y muy frágilmente, a expensas de la voluntad de cuidarnos cada uno, lo que es tremendamente cierto, pero de algún modo incontrolable.

Como gremio fijamos nuestra posición frente a la autoridad en base a un trabajo responsable, participativo y proactivo, el que ha quedado respaldado en nuestra integración en las distintas mesas regionales y nacionales en las que participamos. Claramente, no somos partidarios de cuarentenas largas, pero –aun cuando deban existir– lo que solicitamos muchas veces es que las pymes fueran declaradas empresas esenciales, independiente de su rubro. Factores a favor de este argumento hay muchos y principalmente apoyan los aspectos de tipo sanitario, ya que las pymes permiten aforos reducidos y garantizan en mayor medida la adopción de protocolos.

Hoy enfrentamos una nueva normalidad. Debemos adaptarnos a las restricciones que impone la fase 2 y acatar el cordón sanitario que, como medida de restricción de movilidad, tenderá a frenar el traslado del virus, pero aportando sus propias complejidades, las que tienen mucho que ver con la actividad comercial y de servicios que representa nuestra ciudad.

Hace bastantes años atrás, nuestra ciudad recibía una población flotante estimada en 30 mil personas, las que se movilizaban para realizar diversidad de trámites y compras. Hablamos de una cifra diaria y no semanal como pudiera creerse, lo que explica la gran cantidad de movimiento que se aprecia en Los Ángeles y que puede ser una suerte de llamado de atención para las autoridades. Y es que en vista de la pandemia, tal vez sea necesario implementar con rapidez más y mejores servicios de atención en las comunas, aun cuando sabemos que buena parte de los trámites pueden resolverse hoy en línea.

En esa misma línea, debemos entender que buena parte de las personas que se trasladaban a nuestra ciudad y lo hacían desde otras comunas ya no lo harán, lo que impactará en forma negativa en nuestras ventas, comparado –por cierto– a lo que vivíamos previo a esta segunda cuarentena. Claro, es mejor que nada. No hay discusión en ello.

Esta semana y las semanas que vienen serán claves para seguir entendiendo el comportamiento de los angelinos en relación a este virus. También veremos cómo se sorteará el atochamiento en los distintos accesos a la ciudad, lo que requerirá de toda nuestra paciencia y organización tanto personal como colectiva.

Es, sin duda, una nueva forma de vivir la que ha llegado y esperamos salir bien parados de esta segunda oportunidad que se nos está dando como ciudadanía. Al fin y al cabo, queremos seguir avanzando en el Plan Paso a Paso y no retroceder, aunque esto esté incluso demasiado cerca. En caso de ser así, en todo caso, no queremos repetir la experiencia de estar cerrados. Queremos autoridades despiertas y conscientes de que la cancha se debe nivelar de cara a las pequeñas empresas, que somos las que pagamos los sueldos de Chile.

Miguel Pezoa

Presidente

Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Los Ángeles A.G.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes