suscríbete al boletín diario

Opinión

Cambio de hora y salud


 Por Mª Alejandra Inostroza Beltrán, Licenciada en Enfermería. Miembro del Colegio de Enfermeras de Chile

María Alejandra Inostroza Beltrán. Licenciada en Enfermería. Miembro del Colegio de Enfermeras de Chile

El pasado 3 de abril se produjo el cambio de hora, los relojes se atrasaron 60 minutos y entramos al horario de invierno. Al tratarse de una variación a nuestro patrón habitual, puede afectar el ritmo circadiano. Pero ¿qué es el ritmo circadiano? Según los Institutos Nacionales de Salud de EEUU, los ritmos circadianos son cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo de 24 horas. Estos procesos responden principalmente a la luz y la oscuridad. En presencia de luz, los niveles de melatonina (hormona del sueño) son bajos. Con la oscuridad se produce más melatonina para inducir el sueño.

Según expertos en el tema del sueño, el actual cambio de hora es favorable y mejor tolerado por las personas, ya que hay una noche en la que se duerme una hora más. Además de esto, hay más luz en la mañana, lo que resulta beneficioso, ya que la mayoría de las actividades cotidianas (como ir a trabajar) deberíamos realizarlas con luz diurna.

El cambio de horario genera un impacto en las personas; sin embargo, la mayoría logra adaptarse. Los cambios nos afectan de diferente manera y los ciclos de sueño se modifican a lo largo de la vida; por esto, los niños, adultos mayores y personas con dificultad para dormir suelen verse más afectados, pudiendo padecer cansancio, irritabilidad, dolor de cabeza, insomnio y pérdida de concentración, etcétera.

Los expertos también señalan que el actual contexto provocado por el Covid 19, ha aumentado la incidencia de insomnio. A esto se suma que ha provocado cambios en las actividades cotidianas (teletrabajo, clases virtuales), lo que desorganiza las rutinas habituales del hogar, como por ejemplo el uso de los dormitorios como oficinas y salas de clase, por lo que ya no son un espacio exclusivo de descanso y sueño.

El cambio de hora puede traer algunas consecuencias negativas para la salud; por tanto, cobra importancia seguir recomendaciones para mitigarlas, como son:

– Mantener rutinas (horario de levantarse, comer).

– Evitar la exposición a pantallas y uso de luces artificiales durante la noche.

– De ser posible, adelantar el horario de acostarse unos 30 minutos.

– Evitar el consumo de cigarrillos, bebidas estimulantes (café, bebidas energéticas, bebidas cola) antes de acostarse.

– Realizar actividades que fomenten el buen dormir (hacer actividad física, leer, actividades de relajación, escuchar música suave, no comer muy tarde).

Estas medidas pueden ayudar a una mejor transición a este nuevo cambio horario y así evitar posibles problemas que pudiesen afectar nuestra salud.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes