suscríbete al boletín diario

Opinión

Salud mental, en tiempos de pandemia


 Por Luis Rozas Mardones, Psicólogo.

Luis Rozas Mardones

Sin duda alguna, las enfermedades tienen un efecto psicológico, que no siempre tomamos en consideración. Cuando  se diagnostica una enfermedad severa o con un futuro gris ¿Qué ocurre con nuestra mente? ¿Cómo afecta lo mental en lo físico?  Este aspecto no tangible, es tan importante como la propia patología y puede ser el punto de inicio de otras manifestaciones psicosomáticas.

Cada vez  es más habitual, que cuando el médico “da la mala noticia”, venga ello acompañado por una contención psicológica, que siempre es bienvenida y a mi juicio, necesaria. Es precisamente en escenarios adversos, cuando aparece el Coronavirus, que desde el punto de vista mental,  genera dolor y preocupación real, además de un cuadro angustioso por la posibilidad presente o futura de ser afectados por el virus y por cierto, arriesgar nuestra vida y la de nuestros seres queridos, alterando nuestra rutina habitual, provocando temor y ansiedad, situaciones que cuando se tornan muy intensas o invalidantes, requieren consulta con el profesional de la salud mental.

Durante el confinamiento, a veces voluntario y otras impuesto por la autoridad sanitaria, nos pueden suceder muchas cosas en nuestras mentes, que nos llevan a preocuparnos excesivamente de nuestra condición física, trabajo, futuro, tornándonos irritables y ansiosos. 

Además es común ya, el hecho de que comencemos a preocuparnos también por los contagiados e imaginar que podemos ser nosotros, presintiendo que lo peor puede suceder, provocándonos angustia y miedo.

El sentimiento de culpa, puede aparecer, cuando hemos ejecutado conductas inseguras, que pudieren provocar contagio, aparejando con ello la soledad, aislamiento y la pérdida de algunas habilidades sociales, ante la interacción limitada o nula con otros. En este escenario adverso, con fecha incierta de término, les entrego las siguientes recomendaciones generales:

a) No se haga parte de rumores y documéntese sólo con la información oficial del Ministerio de salud, ya que existe mucha información falsa o de dudoso origen.

b) Entienda   que bajo nuestro dominio, existen muchas cosas que sí podemos hacer y medidas que podemos tomar para  evitar contagios, no cayendo en pánico,  descontrol y/o riesgo.

c) Mantenga sus rutinas y genere actividades familiares, incorporando otras nuevas que pueden hacerse en confinamiento, como por ejemplo jardinería, construcción, educación etc.

d) Como las finanzas pueden verse afectadas, ahorre (dentro de lo posible) o bien genere emprendimientos a partir de actividades que sí puede hacer en su hogar, como  manualidades, cocina, educación a distancia (difunda sus talentos), etc.

e) Organice una red de apoyo familiar o comunitaria, para ayudar o recibir ayuda, en caso de que su condición  de salud lo requiera o bien que las medidas de aislamiento sean muy severas.

f) Si siente mucha ansiedad, miedo o incertidumbre, que no le permite funcionar con normalidad, busque contención en su entorno; desahóguese, ría, llore, hable, relájese, eso sirve mucho cuando no vemos la salida.

Finalmente, en estos tiempos difíciles, mantenga una mentalidad positiva, viva y repita aquellas cosas que siente que le hacen bien. No está bajo su control, el terminar con el coronavirus y todo lo que ello trae, pero sí puede cuidarse y cuidar a los que más quiere. Respete y acate las medidas que ha impulsado la autoridad. ¡Que tenga un maravilloso día!

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes