suscríbete al boletín diario

Opinión

Segundo retiro de las AFP


 Por Miguel Pezoa Reyes, Presidente de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Los Ángeles

07-09-2018_18-53-451__miguelpezoa14

Resulta curioso ver como tenemos un doble estándar a la hora de tomar determinaciones de importancia para el país, sobre todo por parte de nuestros parlamentarios. Me refiero con esto a los informes y recomendaciones de la OECD. Lo cierto es que siempre les gusta compararnos con el resto de los países que lo conforman cuando es conveniente, pero cuando estos últimos discrepan de un segundo retiro de los fondos de AFP, la opinión técnica carece de cualquier valor a la hora de votar y es desestimada completamente. En una columna anterior ya hablaba sobre el poco respeto que hay por los acuerdos. No olvidemos que el retiro del primer 10% sería “por una única vez” y ya vemos como hoy se concreta un segundo retiro e, incluso, se habla de un tercero.

Ayudar disponiendo de lo ajeno no es una buena medida. Recordemos que lo que se está aprobando es un retiro del dinero ahorrado por los trabajadores con su esfuerzo y sacrificio. Nuestros honorables sólo están facilitando que tengamos acceso a lo que es de cada uno, nada más,  a costa de nuestras pensiones futuras. Querer subir un poco en las encuestas en base a esta aprobación carece de mucho mérito, pero si queremos pensar de buena fe, en el fondo quieren apoyar a la ciudadanía en estos momentos de crisis y no como una maniobra que apunte a una reelección en el parlamento. Ya sabrán ellos, en su fuero interno, qué los motiva realmente a votar esta medida. Ninguno de los señores parlamentarios propuso, en los distintos debates, una alternativa real y objetiva sobre cómo van a enfrentar las jubilaciones de quienes queden hoy sin fondos en sus cuentas. Puede darse la posibilidad que esto se convierta en  pan para hoy y hambre para mañana.

Ahora veamos la otra realidad, la de esos trabajadores independientes e informales o, incluso, aquellos que la primera vez ya retiraron todos sus fondos de pensión hace unos meses atrás, ¿qué va a pasar con ellos?, ¿serán espectadores de este segundo retiro? Parece ser que solo algunos privilegiados podrán nuevamente tener esa opción.

Un segundo retiro nos invita a ser cautos a la hora de administrar esos recursos. Al ser ingresos extraordinarios y no permanentes, lo ideal es que ese dinero se destine, por ejemplo, al pago de deudas o invertir en algo que nos genere una rentabilidad futura. Si optamos por adquirir bienes o servicios, que sean aquellos artículos tecnológicos, televisores, celulares, computadores o vehículos que aumenten nuestra productividad o nos ayuden a reemprender. Ya nos dijeron algunos parlamentarios que harán todos sus esfuerzos para que estén disponibles en nuestras cuentas antes de Navidad, pero –ojo- ésta no es la última Navidad, quedan muchas más. Y nuestro llamado es a ser  sensatos a la hora de invertir.

En este sentido, a futuro, creo que sería bueno que en el parlamento se discutan más incentivos a la inversión y al trabajo, que se tomen medidas para evitar la pérdida de recursos fiscales en burocracia, que se creen más comisiones al estudio y análisis del tamaño del aparato público. Busquemos ideas que nos encaminen al desarrollo para que seamos un país de oportunidades, con fuentes de ingreso permanentes más allá de ayudas circunstanciales y oportunistas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes