suscríbete al boletín diario

Opinión

Salud dental en adultos mayores


 Por Camila Alvarez Helle, Especialista en Rehabilitación Oral, docente Odontología UNAB

Camila Alvarez

Durante la fase IV de la actual pandemia se ha recomendado que solo se resuelvan urgencias dentales y se postergue cualquier tratamiento electivo por algún tiempo. Estas urgencias se definen como aquellas situaciones bucales asociadas a dolor, inflamación aguda, infección y fracturas dentarias dentro de otras. Cualquier otro procedimiento, al menos en el servicio público, será aplazado por recomendación de la autoridad sanitaria.

Hoy más que nunca, debemos evitar la necesidad de acudir a un odontólogo, sobre todo la población de riesgo identificada como adultos mayores y enfermos crónicos. Gran parte de esta población de adultos mayores confinados en Chile, son desdentados parciales o totales (han perdido algunos o todos sus dientes) y a su vez, portadores de prótesis removibles (placas dentales). Estos dispositivos, comúnmente manifiestan complicaciones, que no están definidas actualmente como urgencias que deben ser atendidas en los servicios de salud. Por lo tanto, cuidar ciertos procedimientos en casa adquiere gran relevancia desde el punto de vista de la prevención.

Todo paciente portador de una prótesis dental removible, debe mantener una higiene efectiva y constante tanto de los dientes que permanecen en boca como del aparato removible. Las piezas dentales que sujetan las prótesis, apoyan los “ganchos” de las mismas y tienden a acumular más placa bacteriana que otros dientes. Esta retención de alimentos y bacterias, genera inflamación e infección de los tejidos.

Además, la prótesis misma debe ser correctamente higienizada luego de cada comida para evitar que en ella se alojen restos de alimentos, bacterias y microorganismos fúngicos (hongos).  Esto puede ser realizado con una escobilla y algún jabón. Es durante esta acción, en que ocurren muchas de las urgencias protésicas desencadenadas por caídas de las prótesis durante su limpieza, por lo que es recomendable realizarlo sobre un recipiente plástico y bajo el chorro de agua.

El uso nocturno de estos aparatos tampoco es aconsejable, y deben ser retirados para que tanto los tejidos bandos y duros no sean dañados. Muchas veces, el uso continuo de una prótesis (no sacándola de noche) conlleva la aparición de infecciones fúngicas en el paladar con las molestias propias de esto.

Es así, como una higiene bucal eficiente y un correcto manejo de las prótesis dentales podría ser efectivo para colaborar en el cuidado y protección de los adultos mayores, evitando una exposición innecesaria o un deterioro en su calidad de vida por problemas orales que no se pueden resolver.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes