suscríbete al boletín diario

Opinión

Reinventar la rueda


 Por Alejandro Vega Campos, director Fundación Movimiento Acción

Alejandro Vega

El pasado martes 9 de junio el presidente Sebastián Piñera anuncia el ingreso de un proyecto de ley  que endurece sanciones contra el narcotráfico introduciendo modificaciones a la ley de drogas (ley 20.000);  poniendo énfasis en limitar la capacidad económica de bandas y narcotraficantes, enajenando de forma temprana sus bienes, sin esperar la finalización del proceso legal, además, el presidente señala que estos bienes incautados podrán ser destinados a las unidades policiales que tengan por objeto el combate al narcotráfico mejorando capacidad operativa. También consigna que Carabineros no necesitará del servicio de salud para la destrucción de droga lo que descomprimiría obligaciones generando mayor eficiencia administrativa.

La gran interrogante es ¿Está Carabineros preparado para ejecutar de buena forma lo anunciado en este proyecto ley? la respuesta es no, en la actualidad tenemos una institución cuestionada por sus procedimientos, desde el fraude a Carabineros, la operación Huracán, la muerte de Camilo Catrillanca atribuido al Comando Jungla y el reciente estallido social por las mutilaciones oculares y muertes de compatriotas. ¿Cuán preparada esta entonces la institución para administrar los bienes enajenados del narcotráfico en función de mejorar su capacidad operativa? Vehículos de alta gama, efectivo, poder de fuego, todo esto regulado por la misma institución. Por supuesto son mas las dudas que se generan en este nuevo rol, que las certezas operativas que ello implica.

Se torna clave la revisión de este proyecto de ley por parte de las comisiones de Seguridad de la Cámara de Diputados y el Senado con objeto de hacer prevalecer el control civil sobre Carabineros, con el objetivo de resguardar fiel cumplimiento de la ley apegado a los DD.HH. El Senador Felipe Harboe, siendo presidente y hoy como integrante de la comisión de Seguridad Pública del Senado ha impulsado desde el año 2019 una comisión transversal de reforma a Carabineros junto a ex autoridades, académicos y Senadores tanto de gobierno como de oposición, el objetivo es claro, una reforma contundente que permita revisar los protocolos y procedimientos actuales, la modernización de Carabineros y por sobre todo el control civil en la institución que de las garantías que la ciudadanía espera de la que fue una de las instituciones mejor evaluadas en Chile durante la última década. No hace falta reinventar la rueda para coincidir en que cualquier nueva atribución, debe ser antecedida por una reforma estructural a la institución que incluya a los poderes del Estado, la academia y Carabineros, todo esto de cara a la ciudadanía. 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes