suscríbete al boletín diario

Opinión

Ciao Lorena


 Por La Tribuna

Dra. Carmen Claudia Acuña Zúñiga,
Socióloga, Académica UdeC campus Los Ángeles
Delegada de la Dirección de Equidad de Género y Diversidad

Revisando las redes sociales, aparece una triste noticia. Una médica italiana muerta en manos de su novio, después de que este la acusara de contagiarlo de COVD-19. La noticia presentaba dos imágenes: una de ellas, un letrero de sus colegas italianos donde se lee “Ciao Lorena”.

Seguramente entre el raudal de información que hemos recibido en los últimos días, entre el número de contagiados, medidas de cuarentena, cuidados, fallecidos, sigue existiendo una triste realidad que se ha visto agudizada en diferentes lugares del mundo a partir del aislamiento obligado que son las exposiciones a la violencia, tanto de mujeres, adolescentes niños y niñas.

Del aislamiento podemos aprender varias cosas: la solidaridad con la que tenemos que enfrentar esta situación porque nos afecta a cada uno/a como integrantes de un grupo humano más grande. El efecto dominó quizás es uno de los más ilustrativos para comprender que mi irresponsabilidad hoy es la muerte del otro u otra, mañana. También nos ha mostrado la importancia de la vida social, y de aspectos tan elementales como las salidas, las charlas, las reuniones sociales, los almuerzos familiares; en los que escasamente habíamos reparado antes de esta pandemia.

El llamado al aislamiento social, ha sido el quedarse en casa porque se trata de un espacio seguro. Sin embargo, en Argentina, España, Italia, y Chile entre otros países han realizo un fuerte llamado a que el distanciamiento obliga hoy día a muchos niños, niñas, adolescentes y mujeres a estar en este espacio que resulta ser lo contrario, pues es el espacio de la agresión brutal que se expresa en el silencio del encierro.

Sabemos que este distanciamiento conlleva en muchas familias, la utilización de fármacos, drogas, alcohol y también utilización de armas que se constituyen en importantes detonantes de la violencia al interior del hogar.

Hace escasos días, otra noticia en Chile: en Valparaíso un hombre herido en la calle finalmente resultó ser el agresor de una mujer LGTBIT+, que había sido retenida y abusada sexualmente. De ahí que el llamado a que “debemos cuidarnos entre todas” debe ser a una real solidaridad y cuidado. La violencia de género en la pareja, no solo mata, mutila o hiere a quien la vive directamente, pues los hijos e hijas también resultan muertos, heridos emocionalmente e inclusive físicamente; como el caso del femicidio n°12 del 20 de marzo, donde el hijo de 7 años también fue asesinado.

Los datos señalan que la dinámica de violencia se complejiza en tiempos de crisis, debido a la confluencia de factores: stress, consumo de alcohol y/o drogas, desempleo, problemas económicos, mayor tiempo de permanencia de los mismos espacios, entre otros. De ahí que el trabajo y la escuela son para muchos una vía de escape y refugio.

En tiempos de pandemia más que nunca debemos estar alertas, que la distancia que debemos tener con los otros/as no sea un impedimento para cuidarnos.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes