domingo 15 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

Actuar en conciencia


 Por La Tribuna

Alejandro Mege Valdebenito. 

Con la frase: “Un sabio dijo una vez que lo único necesario para que triunfe el mal era que los hombres buenos no hicieran nada”, se inicia un artículo escrito hace años, bajo el título “Actuar en conciencia”, por quien fuera Jefe de Policía en Carolina del Sur en Estados Unidos, en que se refiere a los hechos de violencia y al desmoronamiento moral de la sociedad. Aclarando que es policía y no predicador,  se dirige a los padres diciéndoles que son los responsables de formar el carácter de sus hijos e implantar en ellos la capacidad de sentir vergüenza al hacerles saber que, tal como hay acciones por las que se les alaba, también hay que representarles las acciones que son reprobables. A los profesores solicita cultivar los controles internos en sus estudiantes al ayudarles a imponer límites en sus conductas para no causar mal o herir a alguien.

En el texto, hace alusión a la escritora Mary Log, cuando expresa: “Quizás la lección más difícil que he tenido que aprender –y que todavía estoy aprendiendo- es la de aceptar la responsabilidad por mis acciones y dejar de echarle la culpa a otros o a la suerte o a los genes. No importa dónde esté, cualquiera sea mi situación, nunca seré libre hasta que no admita que mi paz, mi gozo, mi salud y mi éxito está en mi misma”.

Actuar en conciencia es la capacidad de percibir, sentir, reflexionar y actuar por sí mismo; es tener control sobre sí  y de las acciones que  realiza y donde la experiencia que se tenga influye en el estado de conciencia más, cuando se actúa influenciado por el grupo ésta se debilita y, aun estando consciente de lo que está bien y lo que está mal, la persona acalla su conciencia, se refugia y  justifica su conducta en la acción de los otros.

Relatos que se han conocido de los lamentables, dolorosos e impensados acontecimientos que hemos vivido como sociedad  y que han sido protagonizados no sólo por delincuentes habituales sino que también por personas educadas,  con títulos profesionales y una calidad de vida sin mayores carencias, que participaron en acciones delictuales, robos, saqueos y destrucción de manera directa o que ayudaron a que se cometieran, sin que tuvieran necesidad de las cosas y objetos sustraídos, no se explican a sí mismos porqué lo hicieron aunque, aun así,  algunas lo justifican como una forma de protesta por la injusticia, la desigualdad  y el abandono social que vive gran parte de la población; el temor y  la inseguridad sobre el futuro, así como la debilidad de la ley  para imponer justicia con equidad.

Actuar en conciencia tiene una dimensión ética, social y económica que es fundamental para el crecimiento, desarrollo, la convivencia y la paz de la vida en sociedad y debe cultivarse desde el seno de la familia y ser reforzada por el sistema educativo en todas sus formas.

Sin embargo, no se debe desconocer que la mayor responsabilidad de actuar con conciencia social corresponde a quienes tienen el poder económico y político en cuanto a visualizar, reconocer y establecer políticas equitativas y justas. Por ello, el acuerdo alcanzado para la elaboración de una nueva Constitución requiere previamente la adopción de medidas concretas que vayan en la dirección de solucionar  las necesidades y carencias más básicas de la población, dando credibilidad y esperanzas para calmar los espíritus y participar con entusiasmo, objetividad y realismo en la construcción de un nuevo Chile a través de una Carta Fundamental que  identifique a todos. De no ser así, los resultados pueden ser distintos a los esperados.

Actuar en conciencia es la constante para vivir en paz y mayor igualdad social.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
concienciaEstados Unidos

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes