domingo 17 de noviembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Opinión

La cercanía del municipio como promotor del diálogo ciudadano


 Por La Tribuna

Miguel Abuter León
Alcalde de Antuco

Cuando ya vamos por la tercera semana de agitación social en el país, para nadie es sorpresa que este movimiento ciudadano llegó para quedarse, y que no parará hasta que se ejecuten cambios reales.

A pesar que ha habido algunas señales en pos de trabajar por las demandas sociales, la situación no ha mejorado en el país.

Afortunadamente los hechos de violencia han disminuido, no obstante, en ninguna comuna de Chile se vive un clima de total normalidad.

Esta situación se acrecienta en las capitales de provincia y de región, donde hemos visto que los actos vandálicos siguen ocurriendo, dejando patente que estamos ante un problema que aún no tiene solución.

En ese contexto, se hace necesario que algún estamento público o social encause un proceso de participación ciudadana, que nos permita retornar lo más pronto a la normalidad.

En esa lógica, la institución llamada a coordinar este proceso es el municipio, ya que es la entidad con mayor cercanía con los vecinos y vecinas.

Es –además- el organismo público que conoce de mejor forma los problemas reales de la comunidad, sobre todo en áreas que son más locales y no son de conocimiento total del Gobierno.

Igualmente, porque el municipio domina las principales oportunidades de desarrollo de cada comuna, elementos que potenciados de mejor forma, pueden sacar a un territorio de la pobreza e inequidad.

Es por ello que, como autoridad local y un ciudadano más del país, invito a las casas edilicias a generar los espacios para que la comunidad pueda expresarse.

En ese contexto, debemos ponernos a disposición de toda ciudadanía, para establecer un punto de encuentro y conversación, donde nuestros vecinos puedan plasmar sus demandas de un país más equitativo, democrático y con mayor participación ciudadana. 

En Antuco ya nos impusimos esa tarea, convocando a un cabildo ciudadano, que –esperamos- recoja las necesidades de todos nuestros vecinos y vecinas, para luego transmitirlas a quienes tienen que tomar las decisiones.

Queremos actuar como facilitadores de un proceso, que si no se realiza, pueda llevarnos a terrenos insospechados, donde la paz sea sólo un valor olvidado.

Estamos claros que estos cambios no se generarán de la noche a la mañana, sin embargo, si nadie toma el liderazgo de este proceso, seguiremos en este clima de intranquilidad y convulsión social.

Esperamos que la comunidad sepa aprovechar esta instancia, donde el municipio pone a disposición un espacio al movimiento social, con la única finalidad de plasmar las demandas en algo concreto, que permita ejecutar los cambios que todos anhelamos por años. 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes